EL VIEJO Y TRADICIONAL ESPEJO

31 julio 2017

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política y educación.

“Se es liberal, marxista o nacionalista partiendo del supuesto que el país debe adoptar el liberalismo, el socialismo, o el nacionalismo (y ahora el “socialismo capitalista”(¿?), de creación de don Martí) y adaptarse a él, partiendo del supuesto doctrinario importado, reproduciéndolo y forzando a la naturaleza a condicionarse a él.”

Arturo Jauretche

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

La lectura de la nota titulada “Populismo vs. Estado de bienestar” (que podrán leer de manera completa al final de este texto) que en su habitual columna “Hablemos de educación” el Lic. Martí publicó en el matutino EL ESQUIÚ el día lunes 24/07/2017, generaron en mi algunas preocupaciones que no puedo pasar por alto por dos motivos:

1) La responsabilidad que conlleva construir un texto con valor pedagógico utilizando un medio de comunicación (sabiéndolo “formador de opinión”) para su difusión y…

2) La peligrosa confusión conceptual que tiene su autor respecto de varias cuestiones que intentó desplegar en lo que yo definiría como una disquisición de tipo ideológica en relación a nuestra política que cayó en la volteada dentro de su análisis sobre los populismos latinoamericanos.

De todos modos debo reconocer que independientemente de lo señalado anteriormente resulta interesante el texto porque sirve a los fines de desmitificar ciertos relatos, todo dentro de un sano intercambio democrático ya que estamos en las antípodas en materia ideológica, en mi caso claramente identificable ya que no escondo mi pertenencia al ideario popular (me niego a ser populista) peronista; o sea, para un “intelectual académico reaccionariamente antiperonista” vengo a ser una especie de “nipo-nazi-falange-fascista” jauretcheano (una especie de “trensubtemetrocleta” pero… populista).

Difiero en lo sustancial con el contenido del escrito de marras, aunque debo elogiar ese reconocimiento que hace de los desastres sociales causados en todo el mundo por el liberalismo pero… ¿hasta ahí llego su amor?. ¿Y del neoliberalismo qué? Entonces y con el mismo derecho quiero hacer público algo que me atañe señalar en términos políticos –la educación es un hecho político en si mismo- por ser, primero ex docente y segundo pedagogo responsable dentro del concepto Freireano de educación permanente. Además soy un lector compulsivo por avidez intelectual y defecto profesional (soy periodista) algo que me lleva, entre otras publicaciones, a ser otro lector de los muchos que seguramente tiene ese matutino.

Por las diferente colaboraciones en materia de notas de opinión que en diversas ocasiones y a lo largo de los últimos 4 años realicé para EL ESQUIU.COM, cualquier lector sabe desde qué lugar y posición político-ideológica expreso y escribo. Yo desconozco la del Sr. Martí.

MARTI 1

Hecha esta aclaración me interno Jauretchanamente en el Texto del Lic. Rubén David Martí, que según reza su curriculum es rector de la Universidad Fasta (que en realidad es un instituto de estudios superiores confesional privado subsidiado por el Estado) que funciona en el tradicional Colegio del Huerto de esta capital catamarqueña. Además dice dicho curriculum que es Lic. En Ciencias Políticas y que estudió Ciencias de la Educación en Chile.

Resulta muy interesante cotejar su más que notable admiración por la cultura nórdica (cabe aclarar para cualquier desprevenido que la cultura nórdica tuvo y tiene fuerte influencia anglosajona; o sea influencia de los “bárbaros” de la historia antigua según lo definieron los prohombre de la cuna de la cultura que fue “latina” y estuvo ubicada en el sur de Europa –Grecia y Roma-) resaltada en la primera parte del texto (Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega e Islandia) tan contrastante con su marcado despreció por los “populismos” latinoamericanos como supuestas réplicas –según él- de los populismo latinos de Europa (los ubica y señala puntualmente: España, Italia y Grecia casi al final del texto y no creo por casualidad).

Esto, en mi modesto entender, pone de manifiesto una determinada formación –o colonización cultural para ser más preciso- y un interés de su parte por diferenciarse de manera mitro-marxisticamente de todo aquello que tenga olor a “latino”. Esta identificación anglófila es recurrente en todos sus escritos y para nada es reprochable. Lo grave es venderlo como panacea.

En términos genealógico resulta un tanto ilógico ese desprecio ya que por apellido queda claro que el origen de sus ancestros es español y no anglosajón (El origen del apellido Martí se lo puede ubicar en Aragón, o en Cataluña, en el Levante; o en Valencia, Alicante o Castellón); pero resulta totalmente comprensible si hablamos en términos culturales y más cuando se trata de “academicismo” argentino.

Pero veamos.

MARTÍ 2

Dice Martí: Sin querer hacer un análisis histórico de cada uno de estos sistemas”…   para dos renglones más abajo señalar a la hora de considerar como única opción (obviamente se refiere al populismo y dicho esto dentro de lo que podría llamarse “campaña política encubierta para el FCyS-Cambiemos”) las políticas aplicadas en nuestro país y en nuestra provincia desde hace décadas”. Por empezar un Estado de bienestar no es un sistema en si mismo sino, y en todo caso, el producto de la aplicación de un sistema político. Por otro lado hacer la salvedad de no querer hacer análisis histórico para luego sentenciar sobre una política aplicada por décadas suena a un neologismo más próximo a un raro oxImoron ya que hablar de décadas implica mínimamente un análisis histórico.

Evidentemente el autor desnuda cierto temor por incursionar en determinada historia que nunca fue aséptica ni asexuada y menos aún apolítica. Para eso recurre a ciertos eufemismos. Es clara su intensión de restarle los marcados componentes ideológicos que tuvieron todos los acontecimientos a lo largo de la existencia del hombre.

Estado de Bienestar no es lo mismo que Estado Benefactor aunque desde diversas “escuela de pensamiento político” hayan logrado fundir lo liberal con lo socialdemócrata, el socialcristianismo y el keynesianismo dentro de las Ciencias Política para luego venderlo como un producto terminado a los fines que se lo estudie en ámbitos “académicos”, incluidos los católicos.

Tomar como ejemplo los estados nórdico europeos para una elucubración política con fines de traspolación resulta por lo menos errónea básicamente porque desnuda un profundo desconocimiento de la idiosincrasia del ser latinoamericano en lo sustancial por un lado, porque ninguna historia se repite con iguales características por cuestiones de tiempo, formas y circunstancias (salvo en nuestro país donde la oligarquía nativa con fuerte identificación no por “casualidad” con lo anglosajón –“civilización”-, viene triunfando en materia cultural por no haber perdido nunca el manejo de los resortes educativos, desde Caseros -1852- en adelante) por el otro, y por ultimo porque resulta disparatado comparar valores culturales, modos de ver y concebir la vida, esa cosmovisión que lleva a definir qué se entiende por bienestar tanto social como educativo en un poblador por ejemplo de Hualfín, o Singuil, del propio Villa Cubas de esta capital provincial; o de Charata del Chaco, Añatuya de Santiago del Estero o de Las Plumas de Chubut (que entre ellos ya hay notables diferencias) con los valores que pueden llegar a tener los Sueco de Estocolmo, Gotemburgo o Upsala, o los dinamarqueses de Odense, Copenhague o Arhus.

Suena como muy disparatado!!!      

A continuación y con el subtítulo de “Populismos Latinoamericanos” destaca que dicho sistema fue practicado tanto por partidos de derecha, izquierda y centro; sin dar ningún ejemplo que sustente tamaña teoría.

Si no fuera porque suena a otro oximorón pero esta vez de tipo ideológico referirse a “populismo de derecha”, yo podría inferir sin temor a equivocarme, cierta intencionalidad antiperonista, de esa que está muy presente –pero a esta altura ya desactualizada- en los que no pocos denominamos “psico-bolchaje” vernáculo. A menos que identifique al “menemismo” –que no fue peronismo- dentro de esa categoría. Además conozco a muchos pensadores de izquierda y no pocos de ellos me honraron y honran con su amistad, tal el Caso de Abelardo Ramos, Spilimbergo, Hernández Arregui, Puiggros, Norberto Galasso y pensadores nacionales como el propio Jauretche, José María Rosas, Methol Ferrer, Fermin Chaves, Osvaldo Guclielmino, José Pepe Muños Azpiri, y mi maestro, el pedagogo Gustavo F.J. Cirigliano, y jamás los escuche referirse a un “populismo de derecha” en América Latina. Un descubrimiento “categórico” hecho por don Martí que parece tardío por lo fuera de tiempo.

Pero continuando con lo ideológico, la pregunta cae de maduro: para don Martí ¿fueron partidos populista de izquierda los que encabezaron Augusto Cesar Sandino en Nicaragua, Velazco Alvarado en Perú, Torrijo en Panamá, y mas recientemente el Castrismo en Cuba, el Sandinismo, El Chavismo, el Kirchnerismo, el Lulismo, el Correismo ecuatoriano, el de Evo en Bolivia, el Lugoismo Paraguayo o el Mujicaismo uruguayo?

Siguiendo su línea analítica lo podría ayudar con los ejemplos de populismo de centro. Para no irnos muy lejos… ¿Sergio Massa por casualidad? Es el caso más claro de populismo de centro según su caracterización.  Por su hibridez ideológica, Massa es el que más se aproximaría en tanto usa las necesidades de los más desprotegidos para sus fines políticos que en este caso coincide con su apreciación que sostiene que: “El líder se convierte en el defensor de los más pobres y realiza un pacto tácito con ellos para sostener la lucha por sus derechos y el bienestar”. Lamentablemente Massa no es popular, ; no lo veo defendiendo los intereses del pueblo; con solo avalar   el endeudamiento externo Macrista ya no puede ser popular. Digo esto porque cabe aclarar que Popular: es lo que pertenece al pueblo (comunidad o grupo mayoritario) o tiene su origen en él. En cambio Populismo es una simple tendencia política que usa las necesidades del pueblo para otros fines.

Ahora bien y siguiendo con el texto de Martí, sería muy poco serio de mi parte contra argumentar el rescate que él hace de los dichos de la politóloga Gloria Álvarez: “El populismo ama tanto a los pobres que los multiplica para sostener su existencia” para refrendar su teoría critica del populismo, con ideas extraídas de libros escritos por Sandra Russo o Gabriela Cerruti (que comparados con las definiciones de la “tilinga medio pelo” Alvarez –simple operadora mediática de la derecha centroamericana al servicio de espurios intereses norteamericanos-, pasarían a ser -y  de manera graciosa- importantes “Tratados Políticos”). Seguramente, y de hacer eso, nadie me tomaría en serio. Es más, no pocos me dirían “Martinez, que chistes de mal gusto su refutación basado en semejante fuentes.” En términos comparativos sería discutir sobre historia –en serio- con un interlocutor formado por libros escritos por Lanata o Majul, o las editoriales de los Leucos, Bonelli, Van der Koy, Blanck o Joaquin Morales Sola. Poco serio para un rescatador del “Estado de Bienestar” de los países nórdicos.     

Se torna menos serio aun utilizar como argumento ejemplificador de su “tesis” lo siguiente: Es común escuchar a estos los líderes en sus discursos acusar a distintos sectores por la pobreza de la nación. Ellos son: los empresarios, los organismos internacionales, los medios de comunicación o la oligarquía del campo. Esta dialéctica es clave para generar la confianza; la opción de fe necesaria para justificar ante el electorado la corrupción estatal”.

CRONICA

 

Bastaría que don Martí se respondiera las siguientes preguntas: “¿Por qué las cuentas públicas deben y son abiertas y las privadas no? ¿Hay algo que ocultar? ¿Por qué el privado puede hacer lo que quiere con la plata del Estado? ¿No deberían ser objeto de los mismos controles que le caben al Estado, sobre todo cuando dichas empresas hacen negocios con él? Es lo más lógico toda vez que el dinero es público y las obras, como sabemos, las pagamos todos.”(*),  para entender que el origen de la corrupción estatal parte de la avidez de los grandes grupos privados por hacer negocios con el Estado que es plata segura y más rentable incluso sin trabajar ni invertir nada en tanto hasta suelen tercerizar obras y servicios dedicando los ingresos sacados a ese Estado a buscar mejores ganancias a través de la timba financiera. Si Báez y López son corruptos… Odebretch, IECSA, Calcaterra, la Flia Macri (empresarios todos) ¿Qué son? ¿Quién corrompió a Lopecito? Como dice por ahí algún portal con razonamientos que más que confiables se aproximan y mucho al sentido común: “Si López se quedó con 8 palitos verdes, seguramente los que se lo dieron se deben haber quedado con esos 8 multiplicados por 10 o 100”.  

Más grave aún es disfrazar un  relato que intenta ser crítico del populismo con argumentos que por reiterados no son más que  fieles y respetuosos  del relato PRO_CAMBIEMOS que recitan sus acompañantes mediáticos, o sea: “La Nación dixit, Clarín dixit, TN dixit, o Lanata dixit”, como por ejemplo -y siguiendo la línea del relato “PRO- oficialista” de la “pesada herencia”-: “Aumentan (los “populistas”) el gasto público generando déficit fiscal, ocultan los datos reales para esconder la verdad; luego de esto el Estado, lógicamente, hace crisis, la economía comienza a mostrar el deterioro: inflación, estancamiento y desempleo. Los servicios públicos son cada vez peores;  el transporte, la  salud y educación. Para sostener el empleo se cierran las importaciones y se controla en valor del dólar, los precios y tarifas. Luego aparece el desabastecimiento, el descontento social. Pero el líder populista defiende el planteo ideológico que lo sostuvo en el poder. La culpa de todos los males la tienen los oligarcas y los empresarios que concentran todo el dinero con la ayuda de los EE.UU.; pero jamás se escuchará al líder arrepentirse de algo o reconocer un error.  Como un semidiós, nunca se equivoca.”

No se me ocurre pensar que esto lo escribió por la Gestión Macri…  ¿O sí? Pregunto porque en un año y medio de gestión CAMBIEMOS-EMPRESARIAL  se incrementó el endeudamiento externo a niveles nunca antes conocidos comprometiendo el destino de las generaciones futuras que Martí rescata al final de su texto como: “la materia prima: el argentino que quiere una nación próspera para sus hijos.” . En el último año y medio se aumentó el gasto público (más selectivo desde ya al haber eliminado la “grasa militante” para brindar sueldos mas altos a los “acompañantes aplaudidores” del cambio), se duplico el déficit fiscal, el INDEC es más mentiroso que el anterior del propio Moreno, la crisis económica es mucho más profunda,  con una inflación en el primer año de mandato -2016- que estuvo por encima de la gestión anterior tan criticada. No creo sea necesario recordarle al Sr. Martí que inflación viene del griego “inflatio= inflar, aumentar precios”; o sea, todo proceso inflacionario parte de una decisión política privada que, entre otros factores, actúa buscando mayor rentabilidad en el menor tiempo posible, y no como se la quiere vender asociada únicamente a la emisión monetaria que en materia de circulante también es controlada en nuestro país por las entidades financieras quitándolo de circulación para retornarlo en forma de “prestamos” con alta tasas de interés ya que muchas de esas “entidades” son los nuevos brazos de los monopolios formadores de precios.  La emisión es solo consecuencia de esa maniobra política privada con la cual el Estado busca atenuar sus efectos negativos en la población y que muy bien los detalla Martí pero… corriendo a los responsables reales de la escena del crimen y del hecho criminal.

Evidentemente el retroceso del índice inflacionario a costa del bajo consumo que logra el enfriamiento de la economía en razón del incremento de la desocupación,  herramienta generadora de necesidades que no pueden ser cubiertas y que habilita la  rebaja salarial para conseguir el mínimo sustento, con sus consecuencias de miseria y hambre con el solo fin que los “números cierren”, es lo que lo tranquilizaría al Sr. Martí. Pero las personas no son números y sus necesidades menos. En ese caso, y como ya lo explique en otra oportunidad, la exactitud matemática también es manipulable según sean los fines. Además ni Suecia ni Dinamarca ni Islandia son la panacea que pretende presentar Martí como modelos a seguir, y luego demostraré porqué.

Pero Martí llega al paroxismo cuando manifiesta: “Sólo hay que observar los indicadores mundiales para advertir que donde se practica el Estado de bienestar tienen los mejores índices de educación, desarrollo humano, economía, competitividad, derechos civiles y calidad de vida. Estos países son mucho más limitados (en cuanto a recursos naturales) que la Argentina, sin embargo han logrado sostener en el tiempo un sistema que les ha permitido ser referentes en el mundo.” Podríamos definirlo como un Estado socialista que se desarrolla en una economía capitalista y que asegura el buen vivir de sus ciudadanos. Esta es una aparente contradicción, pero lo cierto es que han demostrado que no es incompatible un Estado activo y presente con la economía de mercado. El Estado interviene en los desajustes económicos evitando la concentración del dinero, distribuyendo equitativamente los beneficios, cobrando impuestos progresivos, asegurando la libertad individual y la igualdad ante la ley, haciendo respetar las instituciones del Estado. 
A Martí solo le faltaría un pequeño detalle para redondear su propuesta; porque estamos en Argentina. Ese detalle es preguntarle al propio Macri, a Magnetto o a  Bulgheroni, a Perez Compac, a Roca, o a los Eskenazi, a Ratazzi,  a Eurnekian, o a Cartellone, Wagner, al Presidente de la S.R., o Rovella Carranza, etc, etc…. al poder económico real  ¿Qué opinan muchachos de mi propuesta socialista-capitalista? Simplemente eso.  

En otro aspecto resulta más que extraño que no se percate que la propia Institución que el dirige está subvencionada por el Estado corrupto que él se encarga de denostar en su articulo(1). Además no debería  olvidar que para dicha entidad el conocimiento es una mercancía cuyo costo debe pagar cualquier estudiante para acceder a él; o sea un “negocio” altamente lucrativo en términos privados gracias a la manito que le “da” el Estado corrupto. ¡Son las leyes del mercado ¿no don Martí?! ¿Cómo se compatibilizaría esa ventajosa situación con su Estado “socialista-capitalista”?

En cuanto a los países “modelos” elegidos por Martí y para poner al lector en tema solo agregaría las siguientes tres “grageas”:

Suecia: Un país un poco más grande que la Pcia. de Bs. As. pero con 6,5 millones de habitantes menos que el actual feudo de la Sra. Vidal. Con una economía hoy en crisis por las olas de migrantes de la propia Europa y el cercano oriente, que harán que en 10 o 15 años los suecos sean una minoría en su propio país. (Le pregunto a don Marti, ¿deberiamos volvernos más xenófobos de lo que actualmente somos -algo que  intenta inculcar el Macrismo- como ya está pasando en Suecia para emularlos, pero en nuestro caso con los hermanos latinoamericanos?)  Con una economía que se asienta en las exportaciones y en tres grandes multinacionales  -Ericsson, Volvo y Astra- pero con conciencia nacional en contra posición con los empresarios argentinos con conciencia “bolsillesca”;  y con una legislación social de avanzada dónde hasta el consumo de droga es legal y se goza del derecho a morir intoxicado por ella, algo que lógicamente  bajó el índice de criminalidad.

Dinamarca: Con una superficie equivalente a menos de la mitad de la superficie de nuestra Catamarca pero con una población de casi 6 millones de habitantes lo que hace que el 33 % de la población activa esté ocupada en el sector publico (en nuestro país la prensa habla del gasto improductivo que significa la “burocracia estatal” que solo insume apenas el 10 % de la población activa). País que cuenta con jornadas laborales de 37 horas semanales y 5 semanas de vacaciones que ahora las propias empresas piensan estirar a 6; con  la posibilidad de jubilarse a los 62 años, algo impensado en el presente y futuro argentino de continuar Macrilandia.

Islandia: Una isla volcánica de 103 mil Km cuadrados y 300 mil habitantes con una economía endeble que está tratando de salir de una crisis muy similar a la que dejo el menemismo en nuestro país. Todo se remonta al 2008, cuando el gobierno islandés se encontró en medio de una crisis financiera que llevó a los principales bancos del país a la quiebra, algo que hizo tambalear  su moneda y  lanzó a las calles a miles de sus ciudadanos en manifestaciones multitudinarias.

Islandia optó por juzgar a los implicados en la burbuja financiera. Como ejemplo están los ejecutivos del banco Kaupthing, entre los que destaca el ex director ejecutivo Hreidar Mar Sigurdsson, que fueron condenados a penas de entre cuatro y cinco años de prisión acusados de manipulación del mercado. También fue juzgado Geir Haarde, primer ministro entre 2006 y 2009, al que se le achacó no haber realizado reuniones de gabinete ante cuestiones de estado importantes -si bien no fue condenado. Pero no todo ha salido como los islandeses esperaban: instancias superiores de justicia han desestimado otros casos, rebajando e incluso eliminando las penas.

Pregunta ¿La justicia de Islandia siguió el ejemplo argentino de Bonadío y la actual Corte Suprema Argentina?  o fue al revés!!!

Como ejemplos a seguir por  Argentina no creo que le sirvan ni sean del agrado de nuestra oligarquía ni para los impolutos empresarios argentinos que según don Martí parecerían ser  “Carmelitos descalzos” en materia de desprendimiento empresarial; menos para los intereses norteamericanos.

Por eso no creo en este tipo de  textos plagados de buenas y “extrañas” intenciones asentadas en dudosos modelos foráneos.

Gracias Jauretche por abrirme los ojos; algo que la educación formal no hizo ni hace: pensar en argentino y latinoamericano.

Notas:

(*)(Juan Salina-MISTERIOS REVELABLES- http://pajarorojo.comar/?p=34776 )

(1)Vinculado con eso, el porcentaje de escuelas privadas que reciben el aporte del Estado es, en Catamarca, del 70%. Catamarca, particularmente, aumentó el porcentaje de gasto (para ser más suave yo lo llamaría inversión del Estado) por alumno en un 136,9%, en el período 1994-2005, (Fuente: El Ancasti-18/10/2008- datos que extrajo de un informe del CIPPEC –Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento-)

LA NOTA DE MARRAS:

MARTÍ 0

HABLEMOS DE EDUCACIÓN

Populismo vs. Estado de bienestar

Sin querer hacer un análisis histórico de cada uno de estos sistemas políticos, intentaré aclarar ciertas confusiones que se presentan a la hora de considerar como única opción las políticas aplicadas en nuestro país y en nuestra provincia desde hace décadas.
Cada uno de estos sistemas nace como consecuencia del implacable impacto social dejado por el liberalismo político y la ausencia del Estado en el resguardo de los derechos más elementales del ciudadano. Desde entonces hay una necesaria revisión del rol del Estado en la sociedad para lograr justicia social, participación política, desarrollo humano y atención de los derechos de los trabajadores. 
En la mayoría de los países latinoamericanos han desarrollado el populismo. Parte de Europa con los países nórdicos, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega e Islandia; pusieron en práctica el llamado Estado de bienestar o Estado benefactor. Sintéticamente haré un simple enunciado de las características de cada uno de estos sistemas.

Populismo Latinoamericano
Cabe destacar que el populismo ha sido practicado por partidos de derecha, izquierda o centro y se ha convertido en una suerte de maquinaria para hacerse del poder, sostenerse, acrecentarlo y perpetuarse.
Si nos concentramos en el discurso y el dato de la realidad, nos vamos a encontrar con lo siguiente:
El líder se convierte en el defensor de los más pobres y realiza un pacto tácito con ellos para sostener la lucha por sus derechos y el bienestar, pero lo cierto es que los índices de pobreza en donde se han practicado estos sistemas han empeorado, han crecido o multiplicado. Al decir de la politóloga Gloria Álvarez: “El populismo ama tanto a los pobres que los multiplica para sostener su existencia”. 
Es común escuchar a estos los líderes en sus discursos acusar a distintos sectores por la pobreza de la nación. Ellos son: los empresarios, los organismos internacionales, los medios de comunicación o la oligarquía del campo. Esta dialéctica es clave para generar la confianza; la opción de fe necesaria para justificar ante el electorado la corrupción estatal y la destrucción de los poderes del sistema republicano, porque todo se hace en nombre del pueblo. Aunque en el discurso se destaque la democracia, lo cierto es que lo único democrático es la forma de llegar al poder. Luego de eso, es una permanente apropiación de los poderes del Estado para beneficio personal y sectorial, utilizándolo para cobijar al aparato partidario, llenándolo de empleados públicos improductivos que sólo se dedican a la política. Aumentan el gasto público generando déficit fiscal, ocultan los datos reales para esconder la verdad; luego de esto el Estado, lógicamente, hace crisis, la economía comienza a mostrar el deterioro: inflación, estancamiento y desempleo. Los servicios públicos son cada vez peores;  el transporte, la  salud y educación. 
Para sostener el empleo se cierran las importaciones y se controla en valor del dólar, los precios y tarifas. Luego aparece el desabastecimiento, el descontento social. Pero el líder populista defiende el planteo ideológico que lo sostuvo en el poder. La culpa de todos los males la tienen los oligarcas y los empresarios que concentran todo el dinero con la ayuda de los EE.UU.; pero jamás se escuchará al líder arrepentirse de algo o reconocer un error.  Como un semidiós, nunca se equivoca.

Estado de bienestar
Sólo hay que observar los indicadores mundiales para advertir que donde se practica el Estado de bienestar tienen los mejores índices de educación, desarrollo humano, economía, competitividad, derechos civiles y calidad de vida. Estos países son mucho más limitados (en cuanto a recursos naturales) que la Argentina, sin embargo han logrado sostener en el tiempo un sistema que les ha permitido ser referentes en el mundo. 
El Estado asegura la equidad y justicia social interviniendo en la vida del ciudadano procurando el bienestar a través de los servicios como educación, transporte, salud, generando una red de contención para que nadie quede excluido. Podríamos definirlo como un Estado socialista que se desarrolla en una economía capitalista y que asegura el buen vivir de sus ciudadanos. Esta es una aparente contradicción, pero lo cierto es que han demostrado que no es incompatible un Estado activo y presente con la economía de mercado. El Estado interviene en los desajustes económicos evitando la concentración del dinero, distribuyendo equitativamente los beneficios, cobrando impuestos progresivos, asegurando la libertad individual y la igualdad ante la ley, haciendo respetar las instituciones del Estado. 
Los líderes políticos, sindicales y empresariales tienen una enorme vocación para la convivencia demostrado esto en la diversidad de ideologías que existen en los parlamentos. Saben que el ciudadano no arriesga el Estado de bienestar, por tanto son muy cuidadosos de los resultados y de los recursos del Estado.
Noruega, Dinamarca y Suecia gozan de índices de criminalidad sorprendentemente bajos y una envidiable esperanza de vida. Sin lugar a dudas, se trata de países sumamente prósperos, donde las personas pueden gozar de un grado mayor de libertad y al mismo tiempo de bienestar. Pero ¿cómo esta fría y poco fértil península ubicada entre el mar Noruego y el mar Báltico pudo convertirse en un verdadero ejemplo del bienestar?
Muchos dirán que no tengo en cuenta que estos países tienen una historia institucional distinta, una población homogénea, elevados niveles de confianza, participación cívica, cohesión social, responsabilidad individual, valores familiares y sobre todo una fuerte ética del trabajo. La inobservancia de estos elementos esenciales que anteceden al Estado de bienestar podría hacerme cometer un grave error. Pero lo cierto es que las ideas políticas y los procesos nunca fueron estáticos y jamás quedaron en un lugar, por el contario se expandieron y en algunos casos llegaron a todos lados. Así como el populismo no es exclusivo de Latinoamérica y hay fuerzas políticas que los representan en España, Italia y Grecia, de igual modo pasa en nuestra nación con el sistema del Estado de bienestar. Confío que nuestro país pueda dar un salto cualitativo en lo institucional para salir del estancamiento crónico, la decadencia moral y la política de la dádiva para ingresar en la etapa del crecimiento y desarrollo. Para ello hay que votar con la razón y no por la tradición o el sentimiento apasionado que los líderes mesiánicos siempre estimulan.
Tenemos la materia prima: el argentino que quiere una nación próspera para sus hijos.

Lic. Rubén David Martí
martiruben@msn.com
https://www.facebook.com/Lic-Ruben-David-Marti-1249940738425522/


CADA VEZ ESTÁ MÁS CLARO…

13 marzo 2015

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO. de nuestra redacción

PEDRO-DEL-ARRABAL-3Por Pedro del Arrabal

Para este texto voy a ir al rescate de fragmentos de otros artículos escritos en esta revista hace ya un largo tiempo y que ustedes podrán encontrar y leer en su totalidad cada uno de ellos acudiendo a nuestro facebook en el ítem “Notas”. La intensión de estas reflexiones solo apunta a tratar de poner a consideración de ustedes Sres lectores lo que nos faltaba para corroborar el diagnóstico que veníamos haciendo (más exactamente desde hace 10 años). Ahora ya sabemos quienes son los “cojos” y hacia donde van. ¿Por qué? Porque se lanzaron a caminar.

Valga la siguiente aclaración. Siempre los que juegan de “pulcros opinadores” nos exigen “altura y civilización” a la hora de expresar nuestras opiniones, mientras nos tenemos que aguantar el basureo y el mierdeo de ellos que sí tienen auto permiso para hacerlo. También nos incitan a la autocensura con el verso de que “no te tenes que poner a la altura de ellos”. Eso es lo que voy hacer. No me voy a poner ni más arriba ni más abajo sino a la misma altura de los destinatarios que aparecerán en el texto. Que espeten lo que quieran y digan lo que se les antoje sobre este escrito y su autor. Los huevos están al plato.

Con declaraciones y opiniones que posteo tras posteo van apareciendo en facebook uno se puede ir haciendo una composición de lugar. A través de opiniones y conceptos twiteados y fallidos en reportajes radiales y televisivos de funcionarios oficiales, candidatos + opinólogos ultra oficialista, los “chochamus” que se colgaron de la baranda izquierda del camión político que hoy conduce la compañera PERONISTA Cristina Fernández empezaron a mostrar más que la “hilacha”, otra intentona por querer crear ese algo político tan gorilamente soñado capaz de borrar de la faz nacional y continental el “hecho maldito” llamado PERONISMO. La intentona de hoy tiene nuevo nombre: “Kirchnerismo”.

Desde una creatividad muy limitada producto del bloqueo neuronal que les produjo el permanente tratamiento pedagógico colonial recibido -y con gusto-(a los de izquierda como a los de derecha; por eso se complementan con tanta facilidad a la hora de operar de manera reaccionaria), difícilmente pueda salir alguna propuesta original.

Veamos y conozcamos cómo y cuándo nace esta intencionalidad “transformadora” de hoy y los antecedentes en la materia, en algunos casos en palabras de los propios “proyectos de autores intelectuales”(digo “proyecto” porque se quedaron en eso nomas, productos inconclusos):

Feinmann J. P.

A)«Tengo que volverme “creíble” para que la derecha me escuche. Esto lo logro de dos modos: o por prestigio o por exhibir mi independencia de criterio.» (Feinmann J.P. ¡Hermoso fallido! Amen del afán de dar examen para ser aceptado por el stablishmen, a confesión de parte relevo de pruebas en cuanto a lo de complementación.)(1)

mocca

B)“También nuestra democracia, como la Roma evocada por Maquiavelo (haciendo referencia a los dichos de este en “ Discursos sobre la primera década de Tito Livio”)creció en el conflicto.”; “Esa apelación a la «responsabilidad» en la contemplación del conflicto sociopolítico provino de voces que venían de la izquierda”(¿?)) rescatando a Carlos Ominami; “…espacios intelectuales como Carta Abierta y de destacadas personalidades del mundo de la cultura popular…han agregado entusiasmo militante y prestigio político a la causa kirchnerista.” (Mocca en sus columnas de Pág/12. años 2013/14)(2)  ¡Claro! ¿Que cultura y prestigio podrían aportar los negros peronistas si nacieron en los cardonales -diría Carlos Vives-. Solo los iluminados de izquierda nos enseñan y enseñarán cómo se deben hacer las revoluciones políticamente correctas.

forster 1

C)“El 17 de Octubre fue un hecho casual y fortuito(¿?) porque las masas ya estaban con conciencia de clase gracias al trabajo previo que los viejos partidos de izquierda habían realizado.” (Forster en una charla en Catamarca ) “–La propia tradición de la izquierda y del marxismo conoce debates extraordinarios en torno de la cuestión nacional (¿?). A comienzos del siglo XX hubo un gran debate alrededor de un libro de Otto Bauer, que fue uno de los grandes socialdemócratas austríacos, que se llama justamente “La socialdemocracia y la cuestión nacional”, donde frente a la complejidad del imperio austrohúngaro con doce naciones, Bauer trataba de pensar esa especificidad.” (Forster en un reportaje en Pag./12) (3)

De los dichos de Forster sobre el 17 de 0ctubre se desprenden simples preguntas. Si el trabajo de las izquierdas fue tan bueno ¿Por qué entonces la reacción popular de aquel 17 de Octubre no se produjo antes? ¿Hubiese existido aquella patriada sin Perón? Los partidos de izquierda preexistentes y sus dirigentes ¿no se la pasaron traicionando los principios clasista de los trabajadores que decían representar poniéndose al lado de la oligarquía porque La Nación le abría sus paginas y el Club del Progreso sus puertas, y porque nuestros obreros no se parecían los obreros europeos (Jauretche)? ¿De que lado estuvieron los dirigentes del PC en el “45”, del lado obrero o al lado del Imperio de la mano de la Unión Democrática? (algo que también eludió señalar aquella noche de charla catamarqueña tanto como se cuidó de mencionar -mientras yo estuve presente en la misma porque en la mitad me retire con nauseas por lo que estaba escuchando- a Galasso, Abelardo Ramos, Jauretche etc, etc.). En cuanto a los “debates extraordinarios que se dieron en la izquierda”(¿?) sobre la cuestión Nacional basados en los análisis de don Otto partiendo de la complejidad del imperio austrohúngaro directamente excede cualquier comentario racionalmente popular.

Por formación y en términos ideológicos resulta imposible que estos “proyectos de intelectuales” alguna vez reconozcan que la última creación político-filosófica universal surgió del genio de Juan Domingo Perón: Las Tercera Posición=Socialismo Nacional=Justicialismo con dirección hacia el Continentalismo y como meta final la Universalización (que no es lo mismo que globalización). ¡Claro! Viniendo de Perón que era un simple “reformista niponazifalangefascista” ¡¿Que valor podía tener tamaña propuesta?!.

Corroborémoslo con Feinmann: Con ese estilo “Yo me amo” que lo caracteriza y que no lo abandona ni cuando se lava los dientes mirándose al espejo, arranca en una entrevista en La Nación con un: «Si usted me pregunta qué soy yo, cuando me definen como un intelectual K, yo digo: “Sí, sí, cómo no, Kant, Kierkegaard, Kafka”. No me insulten, no me tomen el pelo: ¿cómo voy a ser kirchnerista? Yo me formé con Hegel, Marx, Sartre, Adorno, Foucault… ¿y ahora soy un intelectual K?». Y uno se los imagina a Kant, Kierkegaard, a Kafka revolcándose en sus tumbas al enterarse metafísicamente quién es ese que se llena la boca con sus nombres; me los imagino a Hegel, Marx, Sartre, Adorno, Foucault haciendo cola para suicidarse y morirse de nuevo, o buscando dos ladrillos para aplaudirse las de abajo a la vez que gritan a coro ¡¿“Tan mal se entienden nuestras sesudas elucubraciones cuando estas cruzan el Atlántico”?! diría Jorge Abelardo Ramos.

ANTECEDENTES

Buscar superar al peronismo no es nuevo. El Frondi-frigerismo en 1958 fue el primer intento. Con Alfonsín lo intentaron nuevamente recién recuperadita la democracia. Hasta un rebuscado nombre con sonido cautivador le pusieron: «Tercer Movimiento Histórico». Terminó siendo otro fracaso y no solo por exclusiva responsabilidad de Alfonso. Los mismos muchachos -hoy ultra kirchneristas-, apuntalados en aquel entonces por los auto considerados periodistas “Progres” –Lanata al frente de Pag/12 por ejemplo- encaramados en los medios; con Aliverti y Enrique Vázquez incluídos (este último gozando hoy de espacio en la TV pública, lugar que le niega entrada a los peronista), con un Vázquez destilando odio desde radio Belgrano contra lo que él llamaba “el lumpenaje peronista” donde el izquierdista Aliverti lo apoyaba con sus lecturas “Psaicobolche” –dijera Capusotto- de la realidad nacional que ellos veían amenazada por la burocracia sindical peronista; todos colgados de los pantalones del “Coti” Nosiglia eran “Ultra Cordi” (y Feinmann J.P. junto a Tomás Eloy Martínez por tirar dos ejemplares de “hinchas” azuzando desde sus escritos). Con el “Tercer Movimiento…” se regodeaban e imaginaban la desaparición definitiva del peronismo. La pueblada de semana santa contra los milicos “cara pintadas” y en defensa de la democracia los envalentonó. El compañero Ubaldini (¿Otro burócrata y hasta llorón?) junto a los trabajadores les fue mostrando que el pueblo seguía siendo peronista-antioligárquico y fiel a sus postulados porque el verdadero peronismo es el único que nunca lo defraudó. Hasta la intentona de la “Tablada” –una por demás perversa jugada del “Cotí” según filtraron allegados al mandamás de aquella “Coordinadora”, hoy ladero de Luis Barrionuevo en operaciones políticas- fue usada con fines políticos “non santos” y terminó transformándose en un flaco favor al gobierno de Alfonso; todo a espalda del pueblo y dando lugar a lo consolidación de los propósitos “derechosos” que usaban a Rico y Seideldin en sus operatorias.

En su buena fe, inocencia y esperanza (porque el nuestro es un pueblo bueno y noble) se recostó el traidor Menen para arrastra por el fango el ideario popular de Justicia Social y consolidar los intereses de la derecha y los grandes grupos económicos. De esto se cuelgan los reaccionarios de izquierda en su intensión por degradarnos como peronistas. Ni Menem ni Duhalde fueron ni son peronistas; Fueron por derecha “Menemistas” y “Duhaldistas” como hoy por izquierda otros pretenden ser “Kirchneristas”. Se es Peronista o no se es. Con hechos esto se demuestra y uno lo puede comprobar, no a través de masturbaciones ideológicas teóricas. Julio Bárbaro y Jorge Asís podrán decir las imbecilidades que le plazcan pero jamás se animarán a decir que estos Peronista (Néstor y Cristina) en realidad les cagaron los negocios.

CÓMO SE CONSTRUYE POLITICA PERONISTA

En el 2003 la historia le dio a nuestro país otra nueva oportunidad de la mano del Peronismo: puso al compañero Néstor Kirchner como presidente. Pero existe un detalle para nada menor, los que acompañaron aquella anterior y nefasta experiencia Cavallista- Frepasista (continuación del menemato) por izquierda, de golpe renacieron otra vez más como protagonistas en la política nacional cual eternos Fénix de la intelectualidad colonizada vernácula. En el 2001 el pueblo pedía que se fueran todos; ellos, como es habitual en los que juegan desde una “segunda línea”, ni se dieron por aludidos. Es de imaginar que para Néstor –como buen peronistas que era- en el 2003 y con el bajo porcentaje con que había llegado a la presidencia, sabía que para poder hacer un buen adobe, al barro también le hacía falta agregarle “ramas” y bosta, y no solo le agregó con la mano derecha (Lavagna por ejemplo) sino con la izquierda también (entre los cuales están los aporte de la “Fede” vueltos de golpe Peronistas: Filmus por caso).

Volvamos a uno de los ideólogos que ofrecieron producción intelectual de la peor estofa para la construcción del imaginario Kirchnerista: José Pablo Feinmann. El propio “Flaco” –Néstor Kirchner-, de quien mitómanamente se inventó como su “consultor”, lo deschavó en un mail donde le canta la justa:

«Hay veces que me decepcionás y otras que no. Los dos tenemos una historia anterior. Cada uno de nosotros sabe cuál es. (la del “Flaco” se la conoce, pero la Feinmann ¿También?) No sé si pensar que tus declaraciones son el producto de una noche de insomnio o es esa tendencia de algunos que se dibujan intelectuales y se creen superiores, diferentes a los demás y hasta más inteligentes que el común de los mortales. Pero, y disculpame que recurra a una frase peronista, “la única verdad es la realidad.” Ser intelectual no significa mostrarse diferente, tal como ser valiente no implica mirar a los demás desde la cima de la montaña. … tenés miedo. Miedo de que te confundan, porque creés que la individualidad te va a preservar. José Pablo, yo no soy Mandrake el Mago. Soy apenas un ser humano que asumió la presidencia de la Nación con el menor porcentaje de votos de la historia argentina, 22 por ciento, y en el momento más difícil de nuestra historia reciente. Néstor Kirchner

Entre el texto de aquel mail enviado por Néstor y su ego que le gritaba “vos tenés que quedarte con la última palabra”, una vez más triunfó su ego:

«No bien ví ese material tomé una decisión definitiva: jamás voy a aceptar otra vez una nota en un semanario argentino (como si los semanarios extranjeros estuvieran haciendo cola para entrevistarlo). Tampoco en radio. Ni televisión. Nada. Nada –al menos– de notas políticas. Ellos, siempre, presentan el material de un modo en que te hacen decir lo que ellos quieren. (¡Que descubrimiento por Dios!!! Nota: Además esto no fue así. Continuo aceptando notas.)»

Hablando de ego:

Si vos me preguntas qué soy a esta altura de mi vida: soy feinmanneano” sostiene el ¿filósofo? en la entrevista de marras

¡Mierda…! ¡Qué modestia!!! ¿Y que carajo será ser feinmanneano? ¡Gran trabajo para la intelectualidad eurocentrista, si es que alguna vez en la Europa soñada por Feinmann apareciera alguien “loquito” que decidiera perder el tiempo analizando las pelotudeces dichas por un mediocre espécimen sudaca!

Mediáticamente inflado por Tristán Bauer (otro que se las trae) en su Canal Encuentro, Feinmann nunca dejó de ser un simple tilingo ansioso de ser tenido en cuenta por el stablishment culturoso vernáculo; un integrante más de esas tristes “izquierdas leninistas con historias parecidas a la nada. Otro miembro de esa secta de mártires con destino de pasillo universitario” se lo podría identificar rescatando palabras de Nicolás Casullo.

Luego de la lamentable partida del compañero Néstor, los de esta singular y eterna izquierda liberal hoy pretenden ser la vanguardia lúcida que puede aleccionar y conducir a esa nueva creación que ya decidieron, es la instancia superadora del peronismo: “el fenómeno Kirchnerista”.

El verso más perfecto se comenzó a tejer mucho antes; desde el mismo momento que vieron en el kirchnerismo la hendija por donde colar y operar desde adentro. Lo importante era comenzar a trabajar sobre la idea de que la verdadera historia del peronismos comienza con los “iluminados” dirigentes Montos y sus acciones de finales de los “60” y comienzo de los “70”. La resistencia peronista posterior al golpe de 1955 no existió. El peronismo del primer y segundo gobierno fue fascismo y que con Perón en el gobierno en el 73 ese fascismo había regresado.

Feinmann insiste y vuelve con las mismas pelotudeces de siempre. Antes Perón era el “facho” y Evita la revolucionaria de izquierda, hoy: «Cristina está a la izquierda de Néstor»

Independientemente del actual personalismo que acompaña a Moyano y que lo hizo perder de vista la cuestión política de fondo, el odio hacia él surge por su condición de dirigente gremial: «… a nadie le conviene un gobierno de Moyano (cuando se corría la bola que buscaba acompañar a Cristina en la formula del 2011). Ahí sí que van a ver lo que es el autoritarismo peronista. Lo va a llamar a Duhalde, a Menem, a Rodríguez Saá, y viene la derecha peronista.» O sea, Feinmann el diagnosticador, te anticipaba: Si Cristina incorporaba Moyano ya dejaba de ser de izquierda para pasar a ser la boluda de la historia.

Fue clara la intensión: Asociar definitivamente a la clase trabajadora Argentina con el peronismo fascista (Duhalde, Menem, Rodríguez Saá), cuando en realidad fueron los trabajadores los que, con Moyano a la cabeza y por tomar ejemplos recientes, enfrentaron al neoliberalismo menemista. Fue Moyano el que enfrentó a fuerza de “contra piquetazos” peleando en las rutas el intento golpista agrogarca tras la 125, mientras Feinmann se masturbaba “civilizadamente” junto a otros con “elucubraciones intelectuales” sobre cómo combatir aquel intento golpista.

«A veces me invitan a dar una conferencia para gente de La Nación, diario que compro y casi no tolero leer: no leo, por ejemplo, esa basura de “la foto que habla. (Intelectual que gasta guita al pedo en material que no tolera leer, más que intelectual es un boludo masoquista) y voy; y vienen a escucharme quinientas personas y doscientas se quedan afuera. Y modera Nelson Castro» (¡Que lujo!)

Evidentemente al trabajo lo viene desarrollando desde hace tiempo. El objetivo político de “Joseph Paúl” también esta resultando transparente: embarrar la cancha, jugar para los grupos de poder y hacer de Cristina una perfecta antiperonista: « La cosa es más lenta, pero hay signos: a la liturgia del movimiento ya no la usan, no se canta, no hay fotos de Perón ni de Evita, no hay escudos, Cristina jamás cita a Perón. Hay algunos atisbos.»  Leído esto en La Nación elucubremos en joda: ¿Será cierto que Cristina tiene en Feinmann a su maestro en antiperonismo? Cristina ¿Lo tomará como asesor ideológico, político e intelectual a Joseph Paúl en su lucha por desprenderse del peronismo?

Tenemos otra prueba; Forster en Catamarca lo dijo bien clarito. “Poco importa quien vaya a ser el candidato y si pierde Cristina en el 2015. Este gobierno ya generó (¡Por fin! ¡Y está convencido!) esa instancia superadora del peronismo que supuestamente es el Kirchnerismo que caló -según él- en el 30% de la población del país (lo piensa como ese piso propio que ellos, los “lucidos”, conducirán en el futuro”) ¡Pobrecito!

ACIERTO

La Frase de un joven militante Peronista de Gral. Rodríguez de nombre Emiliano expresada en un comentario de Facebook, sintetiza esos errores en el tiempo y en las formas que hoy intenta ganar espacio en la realidad política actual: «El progresismo actual es a lo “70” lo que el “Mitrismo” a la historia oficial». Veamos : “Es inimaginable pensarnos sin Sarmiento y pensar a Facundo sin Sarmiento. Sarmiento pensó el desierto, pensó la campaña, como no la había pensado nadie. Y le dio a la figura de Facundo una relevancia mítica, que sin la escritura de Sarmiento no la hubiera tenido.” Error y menoscabo de parte de Forster. Error porque Sarmiento no pensó, imaginó el desierto y la campaña, algo que engrandece su libro Facundo simplemente como obra literaria ya que todo eso que describe en ella lo desconocía. Pensar algo desde el desconocimiento es ficción, ergo el libro Facundo es ficción y ahí Forster tiene Razón al decir que le dio una relevancia mítica. Menoscabo porque resulta extremadamente perverso e injusto para con nuestro gauchaje que vio en caudillos como Facundo, Peñaloza, Felipe Varela el sindicato que defendía sus intereses y dignidad, pensar que sin Sarmiento Facundo no hubiese existido. Creer que Quiroga fue tal gracias al escrito del “Ilustre(¿?) Sanjuanino” es un menoscabo a la inteligencia y el pensamiento de ese pueblo que vio en Juan Facundo un líder político-sindical como lo fueron tantos otros caudillos provincianos y hasta el propio Irigoyen, o Perón, Alfonsín y hasta Néstor Kirchner.

En ese mismo reportaje Forster tiene la siguiente respuesta a la pregunta periodística –Usted anunció públicamente que invitará a Sarlo para algunas de las actividades. ¿A qué actividades?

–Cuando digo Beatriz Sarlo, también pienso en Juan José Sebreli, Carlos Altamirano, Horacio Tarcus, Maristella Svampa y Luis Alberto Romero, para tomar una diversidad de actores de la vida intelectual académica argentina. Beatriz podría perfectamente participar de “Los Frondizi”, que incluye a Arturo, a Risieri y a Silvio, porque me parece que es una pintura extraordinaria de la compleja trama de la vida política, intelectual, académica argentina. Lo más reaccionario a nivel de pensamiento, todos en una misma bolsa; y no creo que sea para domesticarlos, sino mas bien, y para el caso que la cosa “cambien de mano”, su aséptico modo de gestionar lo libere de cualquier riesgo. Entonces no nos puede asombrar que Abal Medina le quiera rendir homenaje al reaccionario Guillermo O’Donnell, y Galasso siga quedando relegado; o que en un “fallido expresivo” Randazzo se mande el moco de señalar una supuesta superioridad del Kirchnerismo por sobre el peronismo independientemente que el señalamiento aparezca como descontextualizado de la idea general que “trenero” quiso decir. Todo esta quedando muy claro.

REACCIONES COMPRENSIBLE

La miopía política (aunque me inclino más por pensar que en realidad se trataría de otra perversa jugada del gorilismo hecha por izquierda) está tensando la cuerda en la interna política oficialista para impedir cualquier posibilidad de recreación del Frente Nacional con los trabajadores a la cabeza. Con sus más y sus menos están repitiendo aquellas maniobras dispersantes que tanto daño hizo en los “70” y que sirvió de caldo habilitante para el golpe criminal de derecha contra el movimiento popular Peronista. Hasta el mismísimo PC acompañó la cruzada antiperonista nacida el 24 de marzo de 1976. “Para que este país pueda funcionar hay que matar a por lo menos 500 mil peronista” Luciano Benjamin Menéndez (1977) Evidentemente los “zurdos nacionales” y por ende los peligrosos siempre fueron y son los peronistas; el resto, por formación, para la oligarquía son total y absolutamente permeables, maleables y todos los “ables” que existen. Gracias a Perón el pueblo Argentino despegó de esa colonización. Esto, para el zonzaje cocinado en el caldo de un pensamiento liberal de izquierda que los ubica siempre del lado del cipayaje, es imperdonable.

Sobre esta realidad es totalmente normal, lógica y comprensible la reacción de una compañera peronista platense que posteo en su facebook lo siguiente:

“Esta mañana escuchaba en un programa de radio “ultra kirchnerista”, a raíz de la efeméride camporista, la serie de lugares comunes que esgrimen los compañeros en torno a la última presidencia del General Perón que se reducen a la colosal burrada de tildarlo de “derecha.” Si esa gestión fue de “derecha”, diría a los ultra, nuestro actual gobierno PERONISTA está cuanto menos en pañales… cada día me convenzo más que este tipo de juicios o aquellos de que el Kirchnerismo es más que el Peronismo y etc.:

1.- Tienen un trasfondo que lo sostiene que es un entendimiento del Peronismo desde preconceptos negativos de éste último.

2.-El Kirchnerismo es una manifestación del peronismo por su historia, por las acciones implementadas y por compartir sus mismos enemigos.

3.-El peronismo fue y continúa siendo la resolución política organizada y concreta de los problemas de la DEPENDENCIA argentina y se presenta como una experiencia histórica que marcó el punto más alto de la INDEPENDENCIA nacional y del BIENESTAR del pueblo argentino. 

4.-Durante dieciocho años de exilio, millones de argentinos pelearon por el regreso de Perón a la patria. Como el gaucho pobre del poema hernandiano había vuelto, decidido: “A ver si puedo vivir/ Y me dejan trabajar.” El objetivo de su tercera presidencia fue, sin lugar a dudas y fiel a su doctrina y a su historia, la LIBERACIÓN NACIONAL.

La reconstrucción del país continuaba teniendo como columna vertebral al MOVIMIENTO OBRERO organizado, formado y capacitado. El medio para alcanzarla era la UNIDAD NACIONAL y la reconstrucción del hombre argentino a través del pacto social, el diálogo plural con las fuerzas políticas y la puesta en marcha del Plan Trienal. Ganó las elecciones con un 62 por ciento de votos. Del 25 de mayo de 1973 al 1 de julio de 1974 desarrolló una política de gobierno que en pocos meses fue capaz de contener la inflación, elevar el salario real, reducir el desempleo, aumentar la participación de los trabajadores en el PBI en once puntos porcentuales, consensuar una Ley de Contratos de Trabajo, reactivar el mercado interno y fomentar la producción industrial, nacionalizar la banca y el comercio exterior agropecuario, reglamentar el capital extranjero, poner en marcha la construcción de represas hidroeléctricas y el suministro eléctrico por energía nuclear, llenar las aulas universitarias de nuevos estudiantes, diseñar un Plan para el autoabastecimiento energético, incorporar al país al Movimiento de Países No Alineados, expulsar las misiones militares extranjeras de suelo argentino, intentar recuperar diplomáticamente las Islas Malvinas, romper el bloqueo a Cuba, resolver viejos conflictos limítrofes, abrir nuestro comercio a China, la Unión Soviética y los países socialistas, unificar a todos los partidos democráticos en un proyecto de consenso, relanzar el proceso de unidad continental, entre las medidas más relevantes.

5.-En un contexto de grandes fraccionamientos hacia el interior del movimiento nacional, con casi ochenta años y la salud quebrantada, Perón diseñó su último aporte al país: el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional. Síntesis acabada del estadista y líder político más importante que ha dado el Continente. En sus páginas reflexiona sobre los modos de revertir la dependencia colonial del país, el rol del imperialismo, las políticas económicas y las formas de organización política de la Nación, la Justicia social, el desarrollo de una cultura nacional que enfrente el neocolonialismo, la necesidad de lograr la soberanía científico tecnológica, el rol de la Universidad y de los intelectuales, la ecología, la organización institucional del proceso de cambio… Si esto es un programa de “derecha”, la “derecha” es auténticamente revolucionaria.   

Sobraba claridad en todo el texto. Solo se me ocurrió comentar:

Mi muy estimada compañera, agradezco enormemente sus valiosísimos y esclarecedores aportes (le conozco varios y todos excelentes). Me tomo el atrevimiento de recurrir a su reflexión e incluirla en mi próximo artículo para EL EMILIO. ¡CADA VEZ ESTÁ MÁS CLARO!!! No aprenden más!!! Están dispuestos -y por lo visto decididos- a cometer las mismas cagadas político-ideológicas que en el 73/76. Creo que la lucha por la descolonización mental se va hacer cada vez más ardua. Como bien lo decía nuestro maestro y guía, Gustavo Cirigliano: “Al no tocarse la cuestión de fondo en materia de educación y formación docente -en todos los niveles- e insistir en la formación colonizadora eurocentrista dentro de las “capacitaciones” actuales, no solo en el sistema formal sino y culturalmente en el informal, se siguen REPRODUCIENDO los pejertos de hace 40 años y con su aumento en número agravando la situación” (lo de “pejerto” es un agregado mío). ¡Mierda que resulta jodido comprobar que el “cojo, realmente era cojo nomas”!!!. Abrazo enorme compañera y nuevamente gracias.

Notas

1.- https://www.facebook.com/notes/el-emilio/lo-de-feinmann-joseph-paúl-era-cuestión-de-tiempo/10151078808945567

2.https://www.facebook.com/notes/el-emilio/cuestiones-políticas-según-ciertos-medios-de-comunicación-reflexiones/10155234620775567

3.- https://www.facebook.com/notes/el-emilio/la-intelectualidad-y-el-pensamiento-nacional/10154436812100567


UN ACTO DE JUSTICIA

24 abril 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! DESDE EL 11 DE MAYO DEL 2009 EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Norberto Galasso

Profesor Honorario

de la UBA
 

Designado por el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires
a propuesta de la Facultad de Filosofía y Letras
con el aval de más de trescientas personalidades de la cultura y la política
 
Recibirá la distinción el
Viernes 24 de abril
19:30 hs.
en
FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS
Aula 108
Puán 470
Ciudad Autónoma de Buenos Aires


CUANDO UN “CIVILIZAO EUROCENTRISTA” QUIERE DAR LECCIONES DE CÓMO SER PERONISTA A LOS “BÁRBAROS PERONISTA”. (1º parte)

6 abril 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! Desde el 11 mayo EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

A www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Pedro delArrabal

Corrían los últimos días del mes de junio del 2008 –plena crisis desatada por los “hombres del campo”, más conocidos como “agrogarcas”-, y alguien me comentó de un blog reciencito salido del cascarón. Su nombre: “Los Anteojos del Tata” (:http://elmensajerodelotrolado.wordpress.com/). Entré en el mismo por el comentario que me habían hecho sobre una nota que aparecía allí, y me entero que el autor se llama Enrico Udenio y su nota se titulaba “LA CRISIS DEL CAMPO, UNA CONSECUENCIA INEVITABLE DE LA MACROCEFALIA ARGENTINA. En aquella oportunidad y viendo que el “Tata” tenía serios problemas de “visión”, intenté mostrarle desde este blog que: “CUANDO A LA HISTORIA SE LA RECONTRUYE CON SEMIVERDADES, CUALQUIER ANÁLISIS POSTERIOR TERMINA SIENDO FALSO”. (Ver nota en este blog de fecha 25 de junio de 2008)

Pero en esta oportunidad, y en su blog, el mencionado “Don Enrico” asumió el papel tutelar para con el “lumpenaje” peronista (no utiliza el término pero queda implícito a lo largo del texto) he intenta darnos lecciones de cómo deberíamos pensar los peronistas de Perón y el Peronismo. La nota se titula “SI YO FUERA PERONISTA”

Le prometí en el “comentario” que hice en su blog, que le contestaría desde este, nuestro blog, y así lo estoy haciendo. Obviamente que voy a trabajar sobre fragmentos del contenido del mismo que son los lugares del texto donde se encuentran las cuestiones medulares de su “lección escrita”.

Por empezar le diría a don Enrico que, por lo menos a mí, me resultaría muy difícil imaginarlo peronista. Es más, pienso que para el peronismo, que usted lo fuera, sería más que una desgracia (como lo expresé en el comentario en su blog) una pesada carga de sobrellevar aunque significara un necesario voto en las próximas elecciones pensándolo en términos especulativos como usted lo quiere presentar a Perón (¡Por algo somos peronistas!).

“INTRODUCCIÓN NECESARIA”

Pero antes de entrar en los pormenores de su “articulo” me voy a tomar el trabajo de hacer una introducción sobre las cuestiones que le impiden a usted pensar el peronismo como un fenómeno singular de un espacio cultural que le es propio, su espacio de pertenencia, Suramérica.

Así como la ciencia es una cosa –y seria- y el cientificismo otra, existen formas y formas de hacer intelectualismo. Más aún en cuestiones históricas, disciplina propicia para jugar con las palabras en el campo de la lógica formal armando conceptos con proposiciones verdaderas para sacar conclusiones falsas.

En ese sentido la linealidad utilizada para realizar sus análisis y la animosidad puesta de manifiesto en cada una de las temerarias definiciones, terminan resultando un tanto exasperante. Especialmente por la cobertura de “mente abierta” con que Ud. intenta presentarse. En su escrito tira datos sin argumentos consistentes dentro de un fárrago de conceptos donde mezcla bíblias con calefones, datos históricos con datos técnicos, citas ajenas con pensamientos propios, todo “cocido” con un hílo conductor antojadizo. Y como usted bien lo declara en la nota, lo viene haciendo desde hace 8 meses: «“El Mito Peronista” (Marzo); “Sindicalistas Ricos, Obreros Pobres” (Diciembre); “No hay peor ciego que el que no quiere ver -2da Parte” y “El Péndulo Peronista” (ambas publicadas en Septiembre); y “El Otro Yo de Cristina” (Agosto 2008)».

Las preguntas que surgen automáticamente son las siguientes: ¿Con qué fin escribe esto? ¿Qué busca con estas “disertaciones”? ¿Quién se las pidió? Si Borges (¿sabe quién és?) nos definió como “incorregibles”, ¿a que se debe tanto esfuerzo por de demostrar que el peronismo es la encarnación del mismísimo demonio en la tierra? Podrá argumentar que está en su derecho de pensar y hacer público sus pensamientos; pero ese derecho no ampara el engaño; ¡estamos hablando de cuestiones políticas y de decisiones políticas, dentro de un Estado que somos todos (no una porción “calificada” de la sociedad)! ¡Además en cuestiones políticas no hay inocencia! ¡¿O no lo sabía don Enrico?!

Ahora bien, y amparado en el mismo derecho, le podría decir que todos los que piensan como usted son unos ignorantes y usted es un (le íba a poner “un pelotudo” pero voy a ser más académico) samborotudo. ¿Es menester recalcarle que nacimos para romperles bien las pelotas a gente como usted? Hasta me animaría a decir que para usted somos un mal insoportable porque lo obligamos a pensar.

Por todo lo anterior, sigo insistiendo en que deberá levantar mucho la puntería en términos formativos e informativos si quiere que sus lectores lo sigan tomando en serio. Porque en cuanto a formación interdisciplinaria, deja mucho que desear. ¡Ha! ¡Por favor, no se meta a hacer psicologismo barato! ¡Le sale muy mal!

Quizá, y en esta ocasión, atenúen sus “dislates intelectualoides” y perdonen sus altaneros aires de sabiondo (¿o suicida?), la posibilidad de enterarse por este medio que los modelos y parámetros de investigación en las ciencias sociales están siendo revisados aceleradamente dado los pocos buenos resultados que se lograron con las anteriores, tradicionales y acotadas variables que se utilizaban. Muestra de esto son las constantes contradicciones en la que están entrando hasta los propios antropólogos por reconocerse torpes al haber estado estudiando durante tanto tiempo a las etnias americanas colonizadas con el manual de colonizador europeo, por tomar un solo ejemplo. ¡Ni que hablar de otras áreas! En estos tiempo las verdades absolutas se fueron transformando en relativas, y la cuántica terminó de enquilombar más la cuestión

Sin embargo, y en su caso -para tomarlos como ejemplo de lo que no se debe hacer-, esto es una constante en sus “pseudos-análisis”. Las comparaciones descontextualizadas del marco y momento histórico que usted realiza con personajes relevantes de la historia mundial que trae a colación en varias partes de su texto (aunque intenta disfrazarlos de los contrario con comentarios insulsos de ubicación espacio-temporal) y que solo le sirven para sacar conclusiones antojadizamente perversas, son exacerbantes. Analizar la figura y trayectoria de Condorcanqui (Tupaq Amaru iskay ñiqin) con los mismos parámetros y valores con los que se puede analizar a Espartaco, estaría dentro de las barbaridades que usted puede llegar a cometer, sin siquiera ponerse a pensar que los parámetros que utilizaría en realidad fueron introducidos por la conquista y colonización con valor de verdad universal. ¿O usted se siente un descolonizado?

Se me ocurre sugerirle que revea sus criterios analíticos ya que están siendo puesto en tela de juicio por los últimos encuadres científicos dentro de la sociología y la antropología en el marco de los Estudios Sociales ; y por lo que se ve, usted está un tanto desactualizado.

Le tiro una punta, porque como peronista que soy no cultivo el egoísmo; pero fundamentalmente para que entienda a qué se debe lo anteriormente expuesto en cuanto a los valores impuestos por la Europa conquistadora y colonizadora y de qué manera condicionan cualquier análisis.

No estaría de más que usted se informe -antes de seguir tozudamente con la historia que le “deformó” su criterio analítico alejándolo del sentido común-, que la Europa de la cuál usted rescata pensadores y pensamientos, parámetros y valores que aumentaron a lo largo de su lamentable “deformación”, todos los “pre-juicios” con que sostiene sus argumentos “civilizadores”, esa Europa Moderna, no es la misma Europa de las nacientes culturas Greco-Romana. ¡Estábamos convencidos de eso! Es más ¡enseñábamos eso en nuestras escuelas y colegios por nuestra condición de colonizados! Por el contrario, la “Europa moderna” es de origen bárbaro (¿Sinónimos? Europa “inculta”, “incivilizada”, “salvaje”)

Como bien lo sostiene Enrique Duseel (1) «La mitológica Europa es hija de fenicios, de un semita…A Grecia no hay que confundirla con la “futura Europa”(la Europa moderna, actual)… Asia y Africa(Egipto) fueron las culturas más desarrolladas, y los griegos clásicos tenían clara conciencia de ello…la diacronía unilineal Grecia-Roma-Europa, es un invento ideológico de fines del siglo XVIII romántico alemán; es entonces un manejo posterior conceptual del “modelo ario”, racista.»

¡Mire usted don Enrico la buena punta que le estoy tirando. Ya tiene tema para estudiar ¿Cómo evolucionó el pensamiento “bárbaro” hasta volverse civilizado en la Europa moderna?

Como verá don Enrico, la historia siempre se la transmitirá según el entendimiento del que la vivió y luego la contó o la escribió; dependerá del ojo que utilizó para mirarla, el ”derecho” o el “izquierdo”; o los dos ¿por qué no? En la especie humana, y en relación a la lectura que cada uno de ellos haga de cualquier realidad, no existe la asepsia mental y sí la subjetividad producto de una formación cultural.

Le pongo como ejemplo la diferencia valorativa que adquiere el concepto de “Padre de la Patria” para los diferentes “constructores” de modelos sociales según sea la condición social –tal lo que fija la teoría “clasista” clásica europea- del que lo proponga y su grado de colonización cultural. Tomemos como ejemplo algo de nuestro país: Para los miembros del Instituto Nacional Sanmartiniano y los “Generales Mitrista” que la componen: “San Martín seguirá siendo el Padre de la Patria, siempre y cuando jamás se acepte que es hijo de una India. Semejante infundio solo puede provenir de grupos indigenistas”.(2) Para los criollos, los de abajo, los mortales comunes de este suelo Patrio, San Martín es el “Padre de esta Patria” porque tenía unos huevos inmenso y objetivos libertarios; luchaba por las negadas libertades que afectaban directamente la condición humana de los habitantes de estos suelo. Y si era hijo de una india (Doña Rosa Guarú), ¿para ellos? ¡Mejor, carajo!

Entonces “Si la historia la escribieron los que ganaron, eso quiere decir que hay otra historia, la de los que perdieron; que seguramente no será la misma” Si la historia fue “deformada” siempre habra quien la quiera “reformar”

Ahora bien ¿Don Enrico Udenio tiene la potestad para decidir el grado de verdad y falsedad de una y otra? ¡La mierda!

¡SI YO FUERA PERONISTA!

Ahora sí, entremos de lleno en su artículo.

¡Don Enrico! ¡En el comienzo de su lección de cómo ser peronista, ya empieza con chicaneos baratos, de baja estofa! Está bien que su target de lectores tenga determinadas características, ¡pero no los trate como imbéciles!

Por empezar, cuando usted dice muy suelto de cuerpo: «Una de las características que más me llamaron la atención de esos comentarios (se refiere a los comentarios que sobre sus notas antiperonistas hacen sus lectores) fue la imposibilidad de muchos en adentrarse en un planteo teórico de dudas o cuestionamientos hacia Perón y/o Evita. Incluso, alguno llegó a pedir directamente por favor, no hables más mal de Perón”», debe saber que el que le “pidió la escupidera” por sus “lanzadas antiperonistas”, o bien es un invento suyo, o no es peronista. Y sostengo esto porque básicamente, los peronistas no somos minusválidos mentales como intenta presentarnos, incapacitados resolver “planteos teóricos” y dudas respecto de nosotros mismos. Lo que nosotros no aceptamos es que un “aséptico intelectual” de bajo vuelo nos induzca a cómo debemos realizar dichos “análisis críticos”. Los peronista tenemos un vuelo similar al de los Cóndores, por eso nuestra mirada es más amplia y abarcativa, vuelo que facilita nuestros análisis. En todo caso no solemos perder mucho tiempo discutiendo pelotudeces, ni haciendo elucubraciones idiotas con cualquier.

¿A quien le quiere vender “objetividad” y “candidez analítica impoluta” cuanto sostiene: «Lo curioso es que, en realidad, el “hablar mal de Perón” en mis artículos se limitaba a transcribir, en la mayoría de las veces, textuales expresiones del mismo Perón, o a puntualizar sucesos muy bien documentados históricamente. Si bien, se pueden realizar varias interpretaciones de un mismo acontecer histórico, todas son pasibles de análisis cuyas diferencias permiten un enriquecimiento intelectual sin tener necesidad de caer en calificativos burdos como son los habituales casos de “gorila”, “reaccionario”, entre varios.»?

Por empezar su observación no resulta nada “curiosa” porque la misma carecen de originalidad. En infinidad de texto liberales y hasta en los textos “Psico-bolches” aparecen esas curiosidades. ¡Don Enrico, no se crea pionero en materia de desacreditación del peronismo! Vuelvo a insistir, la descontextualización de citas es un recurso, dentro de la contemporaneidad, bastante añejo. Y en cuanto a la documentación que “avalen los sucesos” le puedo recomendar varios falsificadores: mucho de los historiadores Mitrista con Mitre a la cabeza por ejemplo; ¡y sus continuadores por derecha, y también por izquierda sin ir más lejos! ¿Quiere falsificadores chabacanos y recientes? Lo tiene en sus propias filas. ¿No lo reconoce, o no lo quiere recordar? Le refresco la memoria ¡Ese, el que inventó el ataque de un “bárbaro Kirchnerista” que supuestamente había agredido con una navaja a un “inocente concurrente de la carpa verde de los agrogarcas” colocada en la Plaza Congreso! ¡Es muy parecida a las “persecuciones de opositores que realizaba el régimen peronista”!

¿Quiere que sigamos con los sucesos “muy bien” documentados? ¿O prefiere que sigamos con sus chicaneadas?

Más adelante, Don Enrico –y sin querer queriendo- comienza a desnudarse traicionado por su subconsciente: «¿Qué sucede en un liberal, un radical, un conservador, por ejemplo, cuando se encuentran con documentaciones que muestran visiones negativas del accionar de Kennedy, Churchill, Hipólito Yrigoyen, Arturo Frondizi, Raúl Alfonsín, etc.?” Don Enrico ¿Nunca un Lenín, un “Tito”, un Nazert, un Butto, un Chavez, un Castro, Un Torrijo, un Velazco Alvarado?

Pero él continua: “En la mayoría de los casos, más allá del lógico malestar, hay un interés genuino por conocer y analizar esas opiniones. Siempre se puede aprender algo nuevo que ayude a reafirmar o a cuestionar las propias creencias.

¿Por qué esto mismo no sucede con Perón o con la mayoría de los denominados políticos populistas? No interesa, incluso, el alto valor documental o la irreprochabilidad del que lo dice.»

Le pregunto ¿Por qué trae como ejemplo a personajes liberales de derecha y lo mezcla a Irigoyen con ellos? Debería estar enterado que los radicales Irigoyenistas -FORJA- luego se hicieron todos peronistas (Scalabrini Ortiz, Jauretche, Manzi, Discepolo, Orsi, etc,etc) ¿De que absurda parte de su cerebro puede salir la ilusión de que a un liberal de derecha, a un radical Alvearista, y a un conservador le aparezca de vez en cuando las ganas de un “mea culpa”, cuestione su accionar y trate de enmendarlo? ¡Para ellos -y para eso- está la iglesia que les perdona los pecados, los libera de culpa y cargo para que vuelvan tranquilos y sin cargo de conciencia a seguir jodiendo gente. ¿Cuál es valor de reconocer las cagadas y luego seguir haciéndolas? ¡Explíquemelo porque no lo entiendo don Enrico!

Luego y “torpemente” lo menciona a Perón dentro de los políticos “populista” y de paso en la volteada caemos los peronistas que no sabemos reconocer los errores del General. ¿Pero cómo hacemos esos, teniendo a la vista (¿?) el alto valor documental (¿?) que nos brinda un irreprochable pensador como don Enrico Udenio? Sabe que pasa don Enrico, es que a los peronistas, nos ponen de muy mal humor los “gorilas disfrazados”(aunque a usted le moleste el calificativo, pero uno no se puede engañar y a los gorilas no se los puede denominar de otra manera); por deformación cultural europea (no se olvide que las dos tragedias bélicas más grandes de la humanidad se dieron en el continente belicoso, 1º y 2º Guerra mundial) somos un tanto intolerante con aquellos que logran juntar ignorancia e imbecilidad en un solo “frasco”.

Aunque, y por suerte, no soy ni siquiera parecido a “Tio Berni”, por hoy lo voy a dejar aquí. Fundamentalmente para no cansar a los lectores. Pero mañana se la sigo porque hay mucho “tela por cortar”.

pocho-11

(1)Enrique Dussel “La Colonialidad del saber”- Europa, modernidad y eurocentrismo – Deslizamiento semántico del concepto de “Europa” – pág 41

(2) Norberto Falasso. “San Martín ¿padre de la Patria? O Mitre ¿padre de la historia? – Pág 27


EL REGRESO DE LAS POLEMICAS JAURETCHANAS

3 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Afortunadamente hoy vemos como se ha  instalado un debate que hace años se vio postergado por dirigencias cómplices o carente de idoneidad para el desarrollo del mismo, cuando no, con ausencia de autoridad moral. Y no solo con respecto a medidas puntuales sobre un tópico tan urticante como lo es el conflicto con el campo, sino, que proyecto o modelo de país expresan los sectores en pugna y cuál es la cosmovisión del hombre y de la historia que subyacen en las posiciones asumidas, más allá de errores de coyuntura que pudimos advertir como espectadores o activistas en uno u otro sentido. Arturo Jauretche protagonista de las famosas polémicas, nos alcanza hoy; y plumas relevantes asumen opiniones encontradas, como si en el seno del campo nacional estuviera el verdadero debate de la significancia e importancia de lo que nos concierne a todos. Desde otros lugares la cosa parece muy clara, nada se discute. Y también esto despierta suspicacia.

Con Uds. Luis Brunati y Norberto Galasso

Aldo Battisacco

OPINION

El enemigo principal

Por Luis Brunati *

Saludamos el tono del artículo de Norberto Galasso (en Página/12, el 2 de febrero pasado), aunque no la tendencia a eludir los temas de debate. En efecto, Galasso enumera los temas, pero lo que interesa no es saber cuántos son, sino qué opina sobre cada uno de ellos. También se dice que el artículo de Alcira Argumedo (en Página/12, el 27 de enero) no refutó “las apreciaciones correctas de Barcia sobre la mortalidad infantil”. Al respecto, creo conveniente señalar que el hambre es un crimen siempre, e independientemente de la variación de uno o dos puntos en los guarismos. Sin embargo, en el caso particular de la Argentina, el hambre es un crimen calificado, consentido y evitable. ¿Cómo se puede justificar que en un país que produce 134 millones de toneladas de alimentos y una renta inmensa discutamos el tema en base a cifras del Indec, cuyo contraste con la realidad es para todos inquietante? Aquí, es un tema de prioridades y voluntad política. ¿Qué es prioritario, pagar deuda externa o salvar vidas? Tanto Menem, como De la Rúa y la gestión K han privilegiado el pago de los servicios de la deuda externa, además de aceptar que los recursos petroleros y mineros se extraigan sin control público y se exporten dejando las divisas en el exterior. El ciento por ciento para el caso de las mineras y el 70 para las petroleras, tema denunciado reiteradamente por Pino Solanas y Proyecto Sur.

No obstante, la clave del artículo de Galasso está en la definición del “enemigo principal”. Al respecto, ya nadie discute que, utilizando el terrorismo de Estado, la dictadura militar contribuyó a consolidar un nuevo bloque de poder hegemónico en el país, conformado por grupos económico-financieros locales y externos –incluyendo a los grandes propietarios de tierras, cada vez más concentradas y extranjerizadas– con el apoyo de Estados Unidos, países europeos, el FMI y el Banco Mundial. Estos fueron los beneficiarios del saqueo de recursos públicos y sociales durante los treinta años siguientes, comenzando por el carácter fraudulento de la deuda externa y la estatización de la deuda privada, realizada por Domingo Cavallo desde el Banco Central, durante la dictadura. Con el retorno de la democracia, la fortaleza alcanzada por ese bloque de poder, sumada a la escasa voluntad política, permitió desarticular el Estado de Bienestar y el Estado Empresario y la potestad soberana del Estado Nacional, facilitando un descomunal traslado de recursos públicos y sociales en favor de los nuevos dueños de la Argentina.

Así, el saqueo articulado al amparo del terror durante la dictadura se consolidó en democracia a través de verdaderas estructuras de corrupción, conformadas por los grupos económico-financieros, parte de la dirigencia gremial y los dos partidos mayoritarios.

La alternancia bipartidista –incluyendo la cooptación de sectores como el Frepaso– permitió la continuidad de los mecanismos de despojo: subsidios a la descentralización industrial y a las exportaciones; especulación financiera; pago de la deuda sin evaluar su legitimidad; privatizaciones leoninas; altas tarifas en dólares sobre mercados cautivos; prebendas a los “amigos del poder”; complicidades espurias; intercambio de expertos económicos o referentes políticos; “empresarios nacionales” súbitamente enriquecidos y similares; lo cual no está exento de conflictos de intereses y tensiones en su interior. Dadas las dramáticas consecuencia de esta estructura de corrupción, preocupa que se banalice el tema de la corrupción económica. En todo caso, ese bloque de poder y sus cómplices son el enemigo principal. Son ellos los que se benefician con el sacrificio y dolor de nuestro pueblo.

Precisamente, en Venezuela, Bolivia y Ecuador, las fuerzas populares lograron quebrar la trampa de ese tipo de bipartidismo. Por ello, la nacionalización de los recursos estratégicos y empresas clave para esas economías y el repudio a la deuda externa ilegítima no constituyen una “casualidad permanente”, sino movimientos clave para garantizar la redistribución de la riqueza y el bienestar del pueblo. Si se considera que solamente la derecha política, junto a la “nueva derecha” y la oligarquía rural, conforman el “enemigo principal”, por carácter transitivo parecieran pertenecer al campo del pueblo Techint, Monsanto, British Petroleum, Repsol, Pan American Energy, Shell, Esso, Ford, Barrick Gold, Minera La Alumbrera, Grobocopatel, Bunge y Born, Cargill o la Aceitera General Deheza del senador oficialista Urquía, entre otros tantos “amigos del poder”, y entonces se comprende por qué razón muchas de estas corporaciones han recibido subsidios o prebendas del orden de los 10 mil millones de dólares anuales.

En cuanto al tema de la Resolución 125, sistemáticamente se omiten varias claves. Son el diputado Lozano, los diputados del SI y el ex diputado Mario Cafiero quienes denuncian que el proyecto oficial encubre una maniobra que perjudica al Estado, en una suma superior a los 1700 millones de dólares (no pesos) y presentan un proyecto propio a favor de las retenciones móviles segmentadas, que incluye la investigación del ilícito denunciado. Este proyecto no fue llevado a votación, porque en Diputados ganó el proyecto oficial. Para colmo de males, gracias a la maniobra, el Estado nunca llegó a cobrar las alícuotas fijadas en “la 125” y que sí las agroexportadoras descontaron a los productores. Otro dato interesante es que antes del voto no positivo de Cobos, catorce diputados del Frente para la Victoria votaron en contra del proyecto oficial. Por todo ello, no es bueno que se pretenda comparar el sentido de nuestro voto con el voto de la derecha. Nosotros nos negamos a acompañar al Gobierno en el fraude, no en las retenciones. Galasso reconoce el negociado, al hablar de las acciones judiciales iniciadas por AFIP, pero soslaya que son posteriores a nuestra denuncia, cuando la maniobra entre los funcionarios del Gobierno y las agroexportadoras había tomado estado público. Pero la cosa no queda allí, la posterior ley de blanqueo exime a las agroexportadoras también de esa responsabilidad. Por todo ello, nos parece en extremo injusto que el compañero Galasso pretenda adjudicarnos “una grave responsabilidad si se frustra esta gran oportunidad”. En todo caso, si se frustrara esta gran oportunidad, no sería a causa de nuestras humildes críticas, sino a consecuencia de los propios errores políticos del Gobierno y su definición del “enemigo principal”.

Finalmente, en relación con las apreciaciones que el compañero Galasso realiza sobre la obra de Perón y, más allá de que sin duda hubo errores que no intentaré justificar, sus extraordinarias realizaciones en el campo social, los derechos del trabajador, la ancianidad, la niñez, la educación, la salud, energía, infraestructura industrial, obra pública, desarrollo tecnológico e incluso su concepción ambientalista expresada hace casi 40 años en el “Proyecto Nacional” tornan injusta cualquier comparación con gestiones posteriores.

* Docente, integrante de la mesa nacional de Proyecto Sur.

Respuesta de Norberto Galasso

OPINION

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-120467-2009-02-24.html

El enemigo principal (polémica)

Por Norberto Galasso *

En Página/12, el 17 de febrero último, el compañero Luis Brunati se suma a la polémica que venimos desarrollando acerca de si Proyecto Sur debe atacar frontalmente y con todo furor al Gobierno, considerándolo el enemigo principal, como lo está haciendo (Pino dice: “Kirchner es perverso”, “traidor”, “el Gobierno es antinacional y antipopular”, “Scalabrini Ortiz y Jauretche habrían visto con simpatía esta protesta rural”, “Scalabrini no estaría en Carta Abierta”, etc.) o si, en cambio, corresponde una crítica lateral, reconociendo aciertos –empujando, para profundizarlos– y señalando errores. Aquí reside el aspecto central de la discusión: quién es el enemigo principal, que ahora retoma Brunati.

Le contesto: lea el compañero Luis el diario La Nación, mire los noticiosos de TN, observe la perversidad de la casi totalidad del periodismo televisivo y la opinión de la casi totalidad de la dirigencia que aparece en “los medios” –ferozmente opositora al Gobierno– y se convencerá de que no puede coincidir con ellos. López Murphy, Carrió, Escribano, Grondona, la Mesa de Enlace agropecuaria, Longobardi y tantos otros saben bien quién es “el enemigo principal de ellos” y en este momento le apuntan agresivamente, con burlas y saña, al kirchnerismo. Por tanto, Luis, éste no puede ser, al mismo tiempo, el enemigo principal de Proyecto Sur.

Esta gente antinacional y antipopular pretendió “desgastar” al Gobierno, quiso voltearlo con un cacerolazo, logró debilitarlo con sus cortes de ruta, se apropió del cerebro de gran parte de los sectores medios reverdeciendo el gorilismo, apelando al racismo “anticabecita”, al machismo –incluso al “machismo de las mujeres”– ensañándose con Cristina y ahora intenta organizar algo parecido a la Unión Democrática, aunque en dos alas. Una, la liberal-oligárquica de Carrió –UCR en declinación conservadora, traidores como Cobos y hombres de paja del imperio como “el Bulldog”, con el aporte de la hija de Pepe Estensoro y la prepotencia aristocrática de una Bullrich Luro Pueyrredón, renegada de sus osadías juveniles. La otra, la monstruosa degeneración de un sector del peronismo, que retoma la línea menemista-duhaldista, con millonarios como De Narváez, oportunistas como Solá y el fantasma del viejo Pinedo resurrecto en su nieto. Todos ellos, juntos o separados, se esmeran por bajar el telón sobre la experiencia de Néstor y Cristina. A su vez, Fidel, Chávez, Lula, Evo y Correa no quieren que esto ocurra porque consideran a la pareja como compañeros del hundimiento del ALCA y de la necesaria reunificación de América latina con Banco del Sur, moneda latinoamericana y comité de defensa ante cualquier prepotencia imperialista.

De esto no hay duda alguna. Vos me decís en tu artículo que también son enemigos Bunge y Born, Urquía, la Aceitera General Deheza, Monsanto, etc., ¡qué duda cabe! Sólo que el diputado de Proyecto Sur votó a favor de esos intereses sojeros contra la Resolución 125 con el alborozo de La Nación, Clarín, Perfil y otros (lo menos que cabía era abstenerse). También mencionás a otros que, esos sí, hacen buenos negocios como las grandes empresas mineras y petroleras. No eludí este tema –como me criticás por mi nota anterior– ni lo eludo ahora. Digo que hay “amigos del poder”, efectivamente, como también los hay en todos los movimientos que algunos catedráticos llaman despectivamente “populistas”, incluso en el peronismo del ’45. Pero esos negocios no alcanzan para confundir los campos. Son suficientes sí, para señalar compromisos, contradicciones, concesiones del Gobierno. Por eso hay que empujarlo, movilizando al pueblo, para que profundice su política y adopte medidas audaces en esas áreas hoy sujetas al saqueo. Pero no podés caracterizar al Gobierno solamente por esta cuestión, como ocurría con radicales y nacionalistas que conspiraban contra Perón diciendo que entregaba el petróleo o no había nacionalizado la CADE. También te puedo recordar que Perón, seguramente a disgusto, llevó al balcón de la Rosada al asesino de Sandino. ¿Esta actitud tan criticable invalidaba las nacionalizaciones, el no ingreso al FMI, el más del 50 por ciento de la participación de los trabajadores en el ingreso y tantas otras cosas positivas? Evidentemente, no. Había que hacerse el distraído si se estaba dentro del peronismo o criticarlo lateralmente, sin dejar de reconocer el carácter nacional y popular del gobierno, si se estaba en la izquierda nacional (porque de la otra izquierda mejor no hablar). Fue también una concesión cuando el General encarceló a los exilados guatemaltecos del gobierno de Arbenz derrocado por los yanquis. De esta desgraciada medida algunos sacaron la conclusión de que el gobierno era proimperialista, lo recuerdo. Así actuó gente honesta, con grandes ilusiones y quimeras. Lenin también los soportó y los calificó como “el izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo”. Como vos sabés, colaboraron para que llegaran los Rojas y Aramburu, quienes liberaron a los guatemaltecos, pero fusilaron a los trabajadores peronistas y dictaron el 4161 y todo lo demás.

En mi anterior artículo decía que me sorprende que compañeros de larga lucha en el peronismo no comprendan las vacilaciones de los gobiernos policlasistas, que también las tuvo el peronismo, aun en sus mejores momentos (Actas de Chapultepec, ¿te acordás?). También me sorprende que omitan los avances de este gobierno y algo tan caro al peronismo como son los derechos de los trabajadores. Porque ahora no sólo hubo disminución de la desocupación y recupero de las paritarias, sino que desde la Comisión parlamentaria de Legislación Laboral presidida por Héctor Recalde se recuperaron conquistas que el menemismo había destruido (sextuplicación del salario mínimo, vital y móvil, suspensión de despidos sin causa, derogación de la ley Banelco, prohibición de uso de banderas extranjeras en los buques para eludir la legislación laboral argentina, limitación a ocho horas de la jornada para peones rurales, modificación de la ley de pasantías, el “dubio pro operario” en juicios laborales, jueces laborales en materia de quiebras, etc.). Y esto no lo promueve “el enemigo principal”, sino el Frente para la Victoria.

Es correcto que Proyecto Sur critique, pero, por favor, no desde el campo del enemigo, no desde La Nación y Perfil, ni en los programas de los periodistas del imperio, que se solazan escuchando las críticas. Elogien lo elogiable y critiquen lo criticable, pero con sumo cuidado para no ser funcionales a la reacción. Crezcan, desarróllense, si pueden, cabalgando junto a lo mejor del Gobierno y cuando deban votar, no le den pasto al enemigo.

También ha salido al ruedo, por correo electrónico, otro dirigente y amigo, Mario Mazitelli, quien señala que la política del imperio es “la alternancia”. Según él, el imperialismo deja hacer al centroizquierda hoy, después en 2011 vendrá la centroderecha y así sucesivamente mientras Proyecto Sur –sostiene un militante honesto como Mario– construye el partido “para hacer la revolución social”. Este supuesto poder inmenso de los sectores dominantes previendo varios gobiernos y manejando a su gusto a todos los argentinos –menos a Proyecto Sur– me sorprende porque se sustenta en categorías liberales, como centroizquierda o centroderecha, que utilizan Morales Solá y sus congéneres. Creo, en cambio, que hay una cuestión nacional que divide a la sociedad en antiimperialistas y proimperialistas y una cuestión social que la divide en explotadores y explotados. Del ensamble de ambas cuestiones nace un proyecto de Liberación Nacional en marcha hacia el socialismo.

Pero esta polémica no la voy a seguir por dos motivos. La primera, porque la egolatría es mala consejera. Y esto de que la plana mayor de Proyecto Sur (sólo faltás vos, Carlitos del Frade, y espero que no lo hagas) se prodigue en discutir conmigo puede provocarme cierta vanidad y apartarme de aquello que aconsejaba Scalabrini: “Ser uno cualquiera que sabe que es uno cualquiera”. La segunda, porque aparecen quienes rebajan el nivel de la discusión, como un tal José Luis que por correo electrónico intenta descalificarme tratándome benévolamente de “anciano”. Como se comprende, a los 72, no estoy para coqueterías, pero si la calificación viene de Proyecto Sur les advierto que si yo soy anciano, Pino es seis meses más anciano que yo.

Pero no es así, Pino, vos y yo sabemos que no somos viejos. Ocurre simplemente –como decía Jauretche– que hace muchos años que somos jóvenes y mantenemos la juventud suficiente para polemizar acerca del destino de esta América latina que insoslayablemente va hacia la unidad y al socialismo. Y, por mi parte, bajo el telón sobre esta polémica, en la certeza de que tarde o temprano las duras luchas por la liberación nacional y social nos encontrarán a todos nosotros, otra vez juntos, en la misma vereda de siempre.

* Historiador y ensayista.