LAS DOS ARGENTINAS FRENTE A LA RECORDACIÓN DE LOS 40 AÑOS DE UNA LUCTUOSA FECHA NACIONAL

27 marzo 2016

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

DESDE LO VIVENCIAL

23 de marzo del 2016. En principio el día 24 los argentinos teníamos una obligación moral, recordar una fecha luctuosa dentro de  nuestra historia nacional; y no necesariamente  lo debíamos hacer desde el desconsuelo aunque tengamos sobradas razones para hacerlo frente a la actual gestión macrista.  La  sensación generalizada es de estar viendo una vieja y conocida película donde a los del pueblo trabajador –hacedor de PATRIA- les asignaron  papeles más que insignificantes y de menor protagonismo por ser la “grasa social”.

afiche

En mi caso todo comenzó el 23 en la ciudad de Gral Rodriguez, partido de la  Pcia. de Bs. As.. Mi sobrino, militante de una agrupación peronista, junto a  otras agrupaciones sindicales y organizaciones políticas y sociales de DD.HH. del lugar, organizaron una vigilia en una plaza de la ciudad.  Un  grupo de Rodriguences se preparaba así para concurrir al acto central  que al día siguiente  se realizaría  en Plaza de Mayo de la C.A.B.A.

vigilia 1

Así,  –y digo esto con una mezcla de asombro y dolor, el mismo asombro y dolor que sentí al día siguiente por la triste comprobación de la siempre vigente argentina de la ficción- algunos ciudadanos (no más de 150 en una ciudad de 95 mil habitantes) de esta localidad recordaron y  homenajearon a sus 15 compañeros lugareños desaparecidos por aquella nefasta dictadura militar en horrorosos hechos. Cantos y bailes murgueros amenizaron el encuentro y hasta se compartió un rico guiso de lentejas. Se los recordaba con alegría porque las luchas por la dignidad humana en vida nunca se pueden concretar desde el dolor desesperanzado sino desde la alegría del vivir que es la única forma de honrarla.

vigilia 2

Así lo habían hecho nuestros compañeros desaparecidos. Por eso los desaparecieron. Porque la dignidad y la autentica alegría popular molesta al mundo poblado por sectores sociales que  diariamente se dan  patinas de un sinfín de  hipocresías mientras dibujan en sus rostros sonrisas fabricadas para fotos de ocasión y aceptación social. Son ellos, ese medio pelaje Jauretchano vuelto compulsivos consumidores de cualquier cosa –incluida basura informativa- a fuerza de tratamiento pedagógico mediático a tal punto que los convencieron que sin eso no existen;  son nadie.

A unas 10 cuadras de aquella plaza un concejal del FpV de origen sindical junto a otro militante intentaban  pintar  en una pared una consigna que recordaba el luctuoso hecho cuando apareció una patota PRO que responde al actual Intendente PRO de este partido bonaerense; y no lo hicieron para unirse con otros argentinos según reza como letanía de campaña el presidente PRO Mauricio Macri; por el contrario, lo hicieron para amedrentar, golpear y robar haciendo respetuosos honor al ejemplo que da el presidente PRO M.M. a través de  su ministra de seguridad Patricia Bullrich. A una cuadra de donde se produjo la agresión hay una comisaría cuyos miembros, de no ser por la denuncia posterior de los afectados “no se habían enterado del hecho”. Eso sí,  la policía local no se olvidó de mandar patrulleros de vigilancia que rondaban cada 5 minutos alrededor de la plaza donde se desarrollaba el recordatorio.

Movi 3

24 de marzo; 11 de la mañana, en un viejo colectivo contratado partimos hacia la Capital Federal para el acto central recogiendo a nuestro paso a otros compañeros –hermanos de condición humilde- en localidades aledañas; luego por autopista Acceso Oeste enfilamos hacia Bs. As.

El contraste que mis ojos estaban registrando era tan brutalmente emotivo que una vez más me vi obligado a dar  gracias a Dios por haberme hecho PERONISTA.

Mientras adentro de aquel precario vehículo algunas compañeras, al tiempo que compartían mates y utilizando como apoyo la tapa de la conservadora que estaba cargada con botellas de agua fría, preparaban unos “sanguches” de  mortadela y/o salame con un poco de queso para engañar el estómago de los que allí íbamos, algo necesario para una jornada que presentíamos iba a ser larga y agotadora, por la ventanilla yo miraba la mano contraria de aquella autopista. A paso de hombre, caravana de autos ocupaban los 3 carriles de salida de la gran urbe. Sus ocupantes –gente toda de clase media- seguramente “aprovechaban” los días de Semana Santa para un “merecido descanso” en lugares alejados del ruido y de cualquier “compromiso” con la historia; quedaba claro que para ellos nunca existió el 24 de marzo de 1976, tampoco hubo crímenes de lesa humanidad y si los hubo fue por aquello de “por algo será” o el  Legrandnezco “algo habrán hecho”.

Mov 10

En el camino hacia nuestro destino final se iban sumando otras viejas unidades de transporte y micros escolares colmados de pueblo memorioso hasta formar una interminable caravana que buscaba llegar por el sur de la Capital Federal a la Av. 9 de Julio Sur y  al momento de hacerlo desembocando en la Av. San Juan,  comprobar que ya no había casi lugar para estacionar. Buscábamos estacionamiento en la Av. más ancha del mundo y a 12 cuadras de los puntos de concentración de las columnas participantes.

PERON Y EVITA

La emoción comenzó a embargarme y sobre dichos Patrios me acorde que Evita solía recordarle a Perón: “los trabajadores,  los humildes, los  grasitas son los únicos que siempre serán fieles a tus banderas, a la patria”.

En apenas una hora de viaje quedaron grabadas en mi retina las imágenes de esas dos argentinas que desde hace 200 años todavía no logran encontrar una identidad que las unifique; le atribuyo a que no pocos son un típico producto de una fuerte colonización cultural y mental que llevó a una de esas argentinas a sentirse más cómoda identificándose con los valores y el pensamiento de los diferentes conquistadores foráneos.

Movi 2

En cierto momento y siendo un poco más de las 14 hs. me desprendí del grupo y la curiosidad periodística me llevó a acercarme a los puntos de concentración.  Entré a un bar de Av de Mayo para tomarme un café. Frente mío un televisor con la sintonía clavada en TN. Para el canal de noticias de Magnetto la multitudinaria movilización que copaba todo el centro de la ciudad para recordar el luctuoso hecho no estaba ocurriendo. Según su sabio entender el mundo estaba más interesado por saber sobre la tangueada y el swin de Barak Obama que conocer detalles de una marcha por los DD.HH en Argentina. Sobre estos valores fueron educados mediáticamente un par de generaciones. A la Realidad se la tapa con algunas imágenes que alcanzan para satisfacer la veta cholula de no pocos domesticados, y que emitidas en forma reiterada acompañada de zócalos desinformadores cumple la función buscada.

 UN POCO DE HISTORIA

El golpe de estado del 24 de marzo de 1976 tuvo más responsables civiles que militares porque los crímenes de lesa humanidad tuvieron ejecutores pero también autores intelectuales con objetivos económicos  muy precisos y que en lo esencial son los verdaderos responsables. Vale la aclaración para algunos dirigentes que dicen pertenecer al “campo popular” pero que “se comen la galletita” al analizar ciertos fenómenos  y presentarlos como diferentes por producirse en épocas diferentes con supuestos marcos históricos diferentes; como si la metodología Nazi implementada en la II gran guerra de la primera mitad del siglo XX fuera diferente a la implementada en muchas naciones Latinoamericanas por dictaduras militares manejadas por el imperio del norte y que asolaron la región en la segunda mitad del mismo siglo; como si existiera alguna diferencia entre capitalismo productivo y capitalismo financiero cuando los resultados sobre la población en general son nefastamente los mismos porque sus implementadores son los mismos de siempre desde el Imperio Romano a la fecha.

En nuestro caso, aquella tragedia,  como decisión política  fue  pensada por una oligarquía agro- ganadera-industrial con fuerte apoyo norteamericano.  Utilizaron  –como en todo el resto de América Latina- a las FF.AA. locales de fuerzas de ocupación y mano de obra para el trabajo sucio de secuestrar, asesinar, y hacer  desaparecer a todo ser humano que intentara oponerse a la decisiones del poder económico al cual los militares, como simples profilácticos, sirvieron. No pocos  ideólogos civiles de aquella larga y negra noche todavía siguen  hoy haciendo negocios de la mano de esta nueva versión dictatorial –con formato  “democrático”-, que encarna Mauricio Macri. Algunos periodistas “progres” que arrastran en su discursos a descolgados legisladores del FpV se molestan con la consigna que asocia al gobierno de Macri con una dictadura. Sepan estos señores que por izquierda la pseudo “dictadura del proletariado soviética” también  decía ser la democracia más perfecta por ser directa; así que no sé porque se asustan que uno califique de dictadura al gobierno derechista de  Macri basado en su forma de gestionar aunque haya sido elegido por el voto popular.

MINISTRO-ECONOMIA-DICTADURA-ALFREDO-MARTINEZ Pero volviendo al gobierno dictatorial 1976-1983, quizá pocos sepan  que aquel golpe de Estado de Estado del 24 de marzo de 1976 comenzó a pergeñarse el  4 de julio de 1973  -3 días después de la muerte del Gral. Perón-  en la casa del que luego fuera el primer ministro de economía de aquella dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz. En su domicilio, aquel día estuvieron reunidos Videla y Massera junto al anfitrión, hombre este último que  estaba llevando a la quiebra a la empresa de energía ITALO de la cual era su presidente y que luego –ya en dictadura- se la vendió al Estado (o sea a él) y él, como ministro de Economía, la compró por una sobrevaluada cifra; uno de los tantos negocios que comenzaron a hacer los mentores de aquel golpe.

Negocios y más negocios realizados por la oligarquía local en concordancia con espurios intereses de empresas multinacionales  que operaban bajo el escudo imperial llamado “Doctrina de la Seguridad Nacional” que anulaba cualquier demanda sindical o protesta social sin importar el costo en  vidas humanas. El fin justificó los medios.

Y si por “derecha” a los grandes grupos económicos les cabe una alta cuota de responsabilidad en aquel genocidio sin que hasta el día de hoy se conozca arrepentimiento alguno de sus ideólogos y/o autores, por izquierda no le van en saga. Tampoco hasta el día de hoy  se conoce arrepentimiento  ni mea culpa alguna del Partido Comunista por la complicidad  de sus principales dirigentes cuando se transformaron en sostenedores por izquierda  de aquella dictadura ya que sus patrones ideológicos –URSS- hacia negocios con ella a través del orejudo ministro Martínez de Hoz (Un alto dirigente del PC sostenía en el vespertino La Razón en 1976[1]:  “Videla es un Gral democrático”.  Recordar también la fiesta de Gala del 9 de Julio de 1978 en el Colón donde Videla tenía sentado a su lado al embajador del Imperio Soviético despertando la ira del entonces Gral  Guillermo “pajarito” Suarez Mason quien denunciaba que “la Rosada era una cueva del P.C.”. Hoy dentro FpV encontramos a “camaradas” –integrantes de la Federación Juvenil Comunistas en aquellos años- dando lecciones sobre derechos humanos y marcando  errores de los trabajadores peronistas por seguir a  burócratas sindicales.

Mov 8 Ahora bien, los peronistas también debemos hacernos cargo que dentro de nuestros no pocos errores en la llamada “década ganada” está el pésimo trabajo cultural y educativo que el ejecutivo dejó en manos equivocadas y que nos llevó y lleva aún hoy a  seguir conviviendo con gran parte  de  nuevas generaciones de compatriotas que no tienen ni la más mínima idea de lo que fue aquel genocidio más allá de conocerlo como un dato efemérico distorsionado con información cruzada por izquierda y derecha que lo único que genera en muchos de ellos es desinteres y por ende indiferencia. La cultura y la educación  quedaron en manos de mitro-marxistas que operaron de tal forma que produjeron en esas materias los cambios necesarios para que todo  siguiera igual… y ellos en la palestra.

Movi5

Existen dos argentinas  claramente diferenciadas. Una multitud de seres conscientes de la magnitud de aquel genocidio colmaron la Plaza de Perón, la Plaza de las Madres este 24 de marzo del 2016; a 40 años del inicio de aquel genocidio. Para otra gran parte de argentinos fue el feriado de Semana Santa del 2016. Para comenzar a cambiar la historia primero debemos hacernos cargos del por qué el tema de DD.HH. sigue sin ser una causa nacional de interés para todos los argentinos y trabajar en consecuencia; por y para que nuestros 30.000 compañeros desaparecidos sigan estando presente, y los nietos que todavía siguen en manos equivocadas vuelvan a sus VERDADERAS FAMILIAS y a ver a sus verdaderas abuelas.

Movi 1

Mov 9

Movi4

[1] Pocos días después del golpe, una publicación oficial del PC afirmaba respecto al nuevo presidente: “En cuanto a sus formulaciones más precisas (…) afirmamos enfáticamente que constituyen la base de un programa liberador que compartimos (…). El presidente afirma que no se darán soluciones fáciles, milagrosas o espectaculares. Tenga la seguridad que nadie las espera (…). El General Videla no pide adhesión, sino comprensión, la tiene”.

Anuncios

Cara a Cara: “La memoria popular es el cofre más sagrado que existe”

30 marzo 2015

Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO

Reportaje a nuestro director realizado por el matutino EL ESQUIÚ.COM

Fuente: http://www.elesquiu.com/noticias/2015/03/29/204945-cara-a-cara-la-memoria-popular-es-el-cofre-mas-sagrado-que-existe 

Foto de Victor Martinez 2

Por “Kelo” Molas

Su película “El jardín de Juan Ctkhealiemín” es en gran medida su carta de presentación: prohibido silenciar la verdadera historia. Hace 45 años dejó su Catamarca natal y se radicó en Buenos Aires, donde desde muy joven comenzó a subir, de a uno, los peldaños de la vida: peronista, docente, periodista, cineasta. Dice el “Taki Ongoy” en su prólogo que “quienes suponen que la historia puede ser contada desde un sólo punto de vista, se equivocan”, y este catamarqueño aceptó sin dudar el reto de sacar a la luz lo que otros se empeñaron en ocultar. Tiene una especial valoración de las comunidades gozosas de provincianía de nuestro interior y en cada expresión suya parece parafrasear aquellos versos de “Los pueblos de gesto antiguo”, del enorme poeta Hamlet Lima Quintana. Descalifica sin dudar a Sarmiento y a la oligarquía nacional. Y habla con manifiesta gratitud de la “Fray”, que lo formó en sus primeros pasos.

En el Cara a cara de este domingo, se hace escuchar Víctor Leopoldo Martínez, el “Tico” de la memoria intacta.

-¿Qué representa para vos un 24 de marzo?

-Fundamentalmente, es memoria. Porque en este país se ha tratado, a lo largo de la historia, de tapar algunas cosas que afectaban a determinados intereses. Desde el nacimiento mismo de la Patria hubo dos claras posiciones que se vinieron repitiendo: hay un  sector social con mucho poder –particularmente económico- que lo único que entiende como valor Patria son sus bienes materiales, nada más; y hay un sector mayoritario de argentinos en el cual el concepto de Patria es muy grande, amplio donde entran a jugar también los sentimientos. Lo que intentó esa minúscula parte, que comúnmente se conoce como oligárquica, fue ocultar esa historia, de manera especial a través de la educación, cambiando el eje de la cuestión, ubicándolo en otro lugar, sitio donde ya otras historias vendían mentiras sobre nuestra realidad. Por eso el 24 de marzo es un punto de inflexión en nuestro historial y lo concreto es que acá hubo una parte de la sociedad que utilizó a las fuerzas armadas para sus fines y en el marco de esa metodología se implementó el terror; eso es lo que no se puede volver a repetir: pretender esconder la historia, incluso desde épocas anteriores a (Carlos) Menem quien como responsable de los Indulto fue otro que intentó tapar la verdadera historia. Por eso también es que recién ahora aparece y  se habla de un  (Juan) Chelemín, resistidor de opresiones en épocas de la conquista y colonización; alguien que visceralmente  forma parte de nuestra historia, la Historia de Catamarca.

-Cuando aludes a ese “sector social con mucho poder económico”, ¿el mismo sigue, como se dice, vivito y coleando?

-Totalmente. El otro día tuve una discusión, y digo discusión en términos de intercambiar ideas, respecto del tema qué se entiende por derecha con un compañero de la izquierda nacional. Ese compañero dice que la derecha tiene ideología y, por ejemplo, (Alejandro) Dolina sostiene que no y yo estoy de acuerdo con Dolina por una cuestión muy sencilla: si hay un sector en esta sociedad que es burro, ese es el oligarca; imposible hablar con ellos, no conocen nada, hay una marcada ignorancia en ese compartimiento, y ojo, estoy hablando de gente que ha sido alfabetizada en los tres niveles, no me estoy refiriendo a personas que no han tenido acceso a la educación. En general, la derecha, la oligarquía nuestra, es bastante ignorante; es lamentable, pero real. Es más: se jactan de esa ignorancia, creen que lo que tienen les alcanza y sobra para imponer el “soy más que ustedes”.

-A esa “marcada ignorancia” hay que responderle con una buena educación. ¿La tenemos en el país?

-Hablo a título personal: yo acompaño mucho a este proyecto político nacional con el cual, en líneas generales, estoy totalmente de acuerdo. Soy peronista y creo que lo que más se acercó al peronismo del ‘43 y del ‘55 es esta gestión. Lo que no comparto de este gobierno es que no se haya animado a meter mano en la Educación, me refiero a meter mano a fondo en los contenidos, porque ahí está la clave: con los contenidos se coloniza o se libera, no hay términos medios. Y tenemos que pensar en educar en término americano. Estamos en una etapa que ya el general (Juan Domingo) Perón llamaba continentalismo. Pero volviendo a la educación, vale tener en cuenta que esa oligarquía de la que hablaba se apropió de todo, lo que ellos llaman “academicismo”: han inventado academias de historias, de educación ¡y hasta de moral! ¿Y cuál es la moral que ellos defienden? La occidental y cristiana, por supuesto, a cualquier precio, no importa el costo. Y ahí aparece un 24 de marzo. Insisto: si hoy en día en la currícula de la educación no aparecen Chelemín, los 30 catamarqueños desaparecidos, la verdadera historia de Catamarca más allá de la zamba y el verdadero (Felipe) Varela, algo anda mal. Porque si hubo algo que valía la pena en este país ese era el gaucho, y (Domingo Faustino) Sarmiento se empeñó en hacerlo desaparecer; el gaucho era el caudillo, el único que defendía los intereses de las clases sumergidas, y eso no está ahora en los contenidos de la educación. Hay que empezar a inculcar, desde la niñez el concepto de Patria, recuperar los conceptos que nos hablan de esa Patria Grande.

-En la conciencia de los argentinos existe hoy, cuando se refiere al 24 de marzo, un cambio: lo que en un principio se decía únicamente “golpe militar”, ahora quedó marcado como “golpe cívico-militar”.

-Coincido plenamente. Creo que mucho más fuerte es lo que tenés enfrente y ahí están los intereses monopólicos, en términos comunicacionales, los que sostienen lo contrario; es decir: Clarín es tan responsable del golpe –y lo digo en todos los términos-, lo mismo que La Nación, son responsables de lo que pasó. Esa es la gente que estuvo en la cena de (Mauricio) Macri; a esto hay que entenderlo también, son los mismos que defienden los intereses de los que se colgaron de las fuerzas armadas para que éstas hicieran el trabajo sucio.

-El texto Nº 4 de la magnífica obra “Taki Ongoy”, de Víctor Heredia, refiriéndose al gran alzamiento diaguita de 1630, dice: “No fue la nuestra una lucha de bárbaros contra seres civilizados, no lo fue. Luchábamos por la libertad y don Juan Chelemín, el bravo cacique, fue nuestro líder y guía”. ¿Cuál es el punto en común entre aquel líder indígena y una víctima del terrorismo de Estado como fue Nelly Yolanda Borda, parte de la trama de tu película?

-El eje central de la película “El jardín de Juan Ctkhealiemín”, que se estrenó el 24 de marzo de 2014 en el Cine Teatro Catamarca, es que la historia se repitió en ambos casos. Es  difícil probar el tema de la entrega, pero lo que se conoce a nivel de voz popular es que hubo entrega en los dos casos. En el caso puntual de Chelemín, fue el indio Utis Amaya el que lo entregó y en el suceso de Nelly Yolanda Borda ocurrió lo mismo. Se conoce perfectamente que semanas previas a su desaparición hubo gente que estudió bien la zona de Belén, ya había sido marcada. En Londres (Belén) se estacionaron 3 camiones con militares que mintieron que iban en busca de traficantes de drogas cuando en realidad el operativo era para secuestrar a Yolanda. Fue una crueldad y una animalada, era una simple militante política que realizaba un fuerte trabajo social; tenía todo el derecho del mundo a compartir un ideario con otros compañeros, lo que por supuesto no justifica para nada que haya sido secuestrada un 27 de enero de 1977, y nunca más se supo de ella.

-Sobre tu película hubo una infeliz frase de la diputada Buenader, cuando dijo que habría que preocuparse más por los derechos humanos de los vivos. ¿Te merece alguna opinión?

-No hay ningún justificativo; si lo hubiese pensado dos veces, seguro que no lo dice… el tema es que hay que pensar. Debería preguntarse mejor qué hice yo cuando se estaban llevando a catamarqueños en aquella época. Habría que preguntarle qué hizo. Lo de esta señora fue una utilización política de baja estofa. De más está decir respecto de los derechos humanos que todavía hay muchas cuestiones por solucionar.

-En este 24 de marzo se notó la ausencia en los diarios locales de pronunciamientos sobre la fecha por parte de varios partidos políticos, entre ellos la UCR. ¿Qué significado tiene para vos?

-Se trata de un indicativo claro de ese compromiso que tuvo ese partido con sus hombres trabajando para aquel proyecto, básicamente aquí en Catamarca. A nivel nacional hay muchas cosas que se pueden objetar, pero al menos hay un compromiso mínimo por parte de los partidos políticos, excepto –y en esto quiero poner mucho énfasis- una fracción política raramente cipaya por tradición, el Partido Comunista, que estuvo muy comprometido en el ‘43 con la Unión Democrática y ofreció sus militantes en el ‘55 para perseguir y cazar peronistas y, además, son los que levantaron en el ‘76 la consigna de que (Jorge Rafael) Videla era democrático. Lo más triste de la UCR es que rompió, con el acuerdo con (Mauricio) Macri, una línea histórica que tuvo su eje en el pensamiento de Hipólito Yrigoyen.

Foto de Victor Martinez 3

-¿Qué tiempo te llevó hacer la película “El jardín de Juan Ctkheakiemín”?

-Empecé a trabajar en la investigación en el 2011 y la terminé en febrero del 2014. Tengo que agradecer de manera especial a Belén, siempre digo que la película es de Belén, es de Catamarca, yo apenas fui un instrumento, nada más. El gobierno provincial se portó muy bien conmigo, y fue un orgullo que la gobernadora Lucía Corpacci estuviera presente el día del estreno, que la secretaría de Cultura la haya auspiciado y que la declararan de interés cultural los concejos deliberantes de Belén y de Santa María.

-Resulta saludable hablar sobre los derechos humanos con la más absoluta libertad, pero si como dicen el peligro siempre está al acecho, ¿no crees que está faltando mayor educación sobre el tema para conocimiento de las nuevas generaciones?

-Un tema clave, sin lugar a dudas. En términos curriculares, es una gran falencia que tiene el sistema educativo por aquello de que no se puede querer lo que no se conoce y creo que en nuestro país hace falta, esencialmente, como decía un gran antropólogo como Guillermo Magrassi, mirarnos un poco más hacia adentro. Esto es lo que tiene que enseñar la escuela: mirarnos entre nosotros y valorar lo que tenemos. Todas esas cosas, que enaltecen a la condición humana, el sentirse americano, no se conocen en profundidad. Erróneamente, se prioriza el tenés que ser y para poder ser tenés que tener y se deja lado lo prioritario que es el estar, el sentarse una tarde, tomar unos mates y ver el atardecer; esto, que constituye un lujo en la vida, no lo tiene cualquiera.

-¿Quién está en deuda con los 30 desaparecidos en Catamarca?

-Creo que existe una realidad indiscutible y que en algún momento se debe replantear el tema como sociedad, y pensar seriamente en esta vida democrática, a la hora de emitir un voto por ejemplo, quiénes son los confiables. Aquí hay responsabilidades concretas y si bien no se puede hablar de complicidades de carácter exprofeso, cuando se acompañan estos procesos con el silencio se termina siendo cómplice. Hay que asumir esa verdad que se vivió en la provincia y que se ocultó por mucho tiempo, alguna vez alguien tiene que decir y hacer algo. En la película, bien lo dice el Dr. Guillermo Díaz Martínez: ¡Cómo puede ser que en el juicio a los represores en Catamarca, a ningún docente de la carrera de Derecho se le haya ocurrido llevar a los alumnos! Y la Universidad Nacional de Catamarca es una casa de altos estudios que tiene que responder al pueblo catamarqueño y no a un determinado sector político.

-La escuela no debería ser cómplice del silencio, de algo así como “de esto no se habla”.

-¡Por supuesto! Pero hay algo muy contradictorio: en la escuela, a lo largo de los ciclos primario y secundario, se habla bien de un criminal, concretamente Sarmiento.

-¿Domingo Faustino?

-Claro, un tipo que decía abiertamente “no hay que ahorrar sangre de gauchos, porque no vale nada”, y encima tiene un himno. Y yo no estoy en contra de Sarmiento porque sí nomás, simplemente digo que hay que mostrar la realidad. El mismo (Arturo) Jauretche dice que todo lo que crearon en torno a la figura de Sarmiento son mentiras. Entonces, si esa historia se inculca a fuerza de insistencia, me pregunto por qué nosotros no podemos empezar a insistir en el otro objeto, que significa comenzar a revisar toda la historia. Con esto no queremos ser los dueños de la verdad, pero discutamos los distintos puntos de vista esgrimiendo argumentos sólidos; no se puede estar todo el tiempo sosteniendo la idea de que hay puntos que es mejor ocultarlos, porque a la larga o a la corta eso salta a la vista. La memoria popular es el cofre más sagrado que existe, no olvidemos.

-El país se debate en un clima exasperado de todos contra todos. ¿Es que no hay un punto en común y, peor, la sensación de que nada nos une?

-Yo creo que hay puntos en común y es que debemos entender cabalmente qué es lo que se entiende por Patria, por nación, por pueblo; hay distintas concepciones y desde ya todas respetables, pero debemos tener en claro cuál pensamiento priorizamos en función del bien común, y aquí es donde saltan las diferencias.

-¿Por qué peronista?

-Tengo dos referentes en mi vida para haber entendido lo que es el peronismo: mi abuela, la mamá de (Manuel) Isauro Molina, doña Aurora Molina, y por supuesto Isauro, por quien tengo una gran admiración, porque dedicó su vida íntegramente a defender los ideales peronistas. Lo que le pasó a manos de los militares fue muy triste, y si yo soy peronista en gran medida se lo debo a él.

-¿Por qué crees que el silencio le fue ganando a la memoria en Catamarca en los últimos años?

-Porque hay un trabajo sistémico muy fuerte en el cual mucho tienen que ver los medios de comunicación. La educación formal compite con la educación informal, la cual dan los medios, con una clara desventaja, porque un chico puede estar 4 ó 5 horas por día con un docente, mientras el televisor, por ejemplo, lo bombardea durante 12 horas diarias; en esto hay que trabajar, y bastante. También están las campañas publicitarias, que muestran cómo se puede lograr todo con la ley del menor esfuerzo, y en esto se ha trabajado –vaya casualidad- desde el 24 de marzo de 1976 en adelante y se ahondó en el orden nacional en la era menemista, que fue algo así como la frutilla del postre.

-¿Qué recuerdos tenés de la “Fray Mamerto Esquiú”, tu escuela?

-A la “Fray” le debo todo, escuela a la que fui desde el jardín de infantes. Recuerdo que en esa institución, junto a los chicos más humildes del secundario, armamos un grupo estudiantil al que le puse el nombre de “ENUT” (Estudiantes Normalistas Unidos Triunfaremos), ya venía encarando para el lado de “unidos triunfaremos”, como dice la Marcha Peronista.

-Hoy, en la vida cotidiana, ¿qué te hace expresar “que lo parió” y qué te hace decir “esto me gusta”?

-Detesto la hipocresía, no la entiendo, y hasta admito que soy intolerante con ese tema, ahí cabe el “que lo parió”; por el contrario, me despierta mucha admiración la dignidad del pueblo humilde, ese que te da todo sin pedir nada a cambio. Uno lo puede comprobar cuando va al interior, donde alguien te ofrece su catre para dormir y ese alguien duerme en el suelo, y tiene esos gestos sin ningún tipo de especulación. Se perdió eso de “voy a hacer una gauchada” sin pensar en una recompensa, y esto es lo que me gusta.

-¿Cuánto vale tener ideales?

-¡Sin lugar a dudas: mucho! Es la savia que alimenta y le da sentido a la vida; vivir sin ideales es muy triste, tan triste como vivir sin dignidad. Es linda esta cosa de valorar el esfuerzo, de obtener logros mediante el sacrificio


UN POCO DE HISTORIA A PROPÓSITO DE LA FEDERACIÓN AGRARIA

7 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

SOY UN “ATREVIDO CHORRO NO ARREPENTIDO” Y POR TAL CONDICIÓN NO SE ME CAE DE LA CARA VERGÜENZA ALGUNA (SIMPLEMENTE PORQUE NO TENGO).

¡TODO SEA POR LA CAUSA! (¡O A CAUSA! ME DA LO MISMO).

LE PEDÍ A LA REVISTA QUE UNA VEZ MÁS SE COMPLICARA EN EL ASUNTO CONVIRTIENDOLA DE ESTA FORMA EN CÓMPLICE DE OTRO “DELITO” (¡LO HACE LA “PRENSA SERIA”! ¿CÓMO NO LO VA A PODER HACER UN “PICHI” (PERO DE CATEGORIA; ¡NO CUALQUIER PICHI!) COMO YO?

TODA ESTA SANATA ES PARA JUSTIFICAR QUE REPRODUCIMOS DESCARADAMENTE (YA NO SE CUANTOS VECES FUERON VICTIMAS DE NUESTROS AFANOS) ESTA “PROCLAMA” DEL COMPAÑERO MANUK PUBLICADA EN SU BLOG “anarkoperonismo.blogspot.com”

¡OJO! LO HACEMOS POR EL BIEN DE LA HISTORIA (Y DE LA MEMORIA) Y EN CONTRA DE LA “PATRIA CAMPERA” (¡Y LOS BUROCRATAS DESDE YA!)

Pedro del Arrabal


miércoles 25 de febrero de 2009

LA BUROCRACIA NO DISCRIMINA

burocracia“Cómo ya hemos analizado alguna vez en este humilde medio, existe una falsa creencia popular y es que la burocracia resulta propiedad exclusiva del justicialismo y sus organizaciones afines (por ejemplo, la CGT). Claro, es difícil discutir esto cuando ponemos ejemplos como Rodolfo Daer; Luis Barrionuevo o el viejo y querido Don Armando Cavallieri (quien según cuentan las leyendas, es propietario de una isla por el Caribe). Amén de lo bien o mal que puedan tener a sus representados -dicen que el sindicato de gastronómicos es muy generoso para con aquellos pocos privilegiados que trabajan en blanco- nos cuesta discutir que estos dirigentes escapen a la definición de “burócratas”. Más se complica cuando apelamos a personajes históricos como “el lobo” Vandor.

Pero alcanza con ver cómo operaban los gerentes revolucionarios del Partido Comunista Argentino entre el 30 y el 80 para comprobar que las prácticas burocráticas no fueron inventadas el 17 de Octubre de 1945. Y yendo a un fenómeno más reciente, el trotskismo combativo que desciende del Morenismo y sus sucedáneos hoy en día funciona como una estructura burocrática que parasita el presupuesto de la Universidad de Buenos Aires. Cualquiera que haya estudiado en la UBA desde el 2000 para acá sabrá comprenderme y hasta tal vez me dé la razón.

Un caso singular es el de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA para los amigos). Esta central se conformó en el año 1991 a partir de una escisión de la CGT (Confederación General del Trabajo); planteando fuertes críticas al modelo neoliberal impulsado por Carlos Saúl Ménem y condenando las prácticas burocráticas y seguidistas de la CGT (La CGT oficial, claro, y no el MTA combativo que también se creó en esos mismos años). Cuando se conformó la nueva central, fue elegido como Secretario General el dirigente de ATE Víctor De Gennaro, y se mantuvo en ese cargo durante 15 años, oportunidad que aprovechó para apoyar la fórmula de continuismo neo-liberal encabezada por De La Rúa y Chacho Álvarez en el año `99.

Además de los sindicatos de trabajadores alternativos (como la Asociación Judicial Bonaerense que actualmente apoya el armado de Duhalde en Pcia. de Bs. As.) esta central obrera tiene la particularidad posmoderna de estar conformada por organizaciones de carácter extra-laboral, por ejemplo organizaciones de jubilados; de desempleados y de campesinos sin tierra. Un ejemplo es la Federación Tierra y Vivienda que conduce el oficialista Luis D´Elía, o la Federación Tierra y Vivienda disidente que rompió con la conducción oficialista para apoyar también el armado de Eduardo Duhalde de cara a las legislativas de Octubre.

Entre las más significativas de estas organizaciones ajenas al mundo laboral que componen la CTA se encuentra la Federación Agraria Argentina (de ahora en más FAA) que tiene una historia que antecede a la misma CTA y que se origina allá por principios del siglo XX con el Grito de Alcorta. Esta organización surgió como oposición a la elitista Sociedad Rural Argentina y sus dirigentes no tuvieron ningún prurito en formar corporación con su enemiga histórica durante el conflicto agropecuario del año 2008. De más está decir que en esta singular UTE (Unión Transitoria de Explotadores) los que salieron beneficiados por sobre todo fueron los miembros de la Sociedad Rural Argentina, mientras que los representados por la FAA no sólo no ganaron nada sino que además terminaron en una situación más desventajosa que antes del conflicto.

Claro, nos referimos a las bases y los representados, porque las dirigencias burocráticas nunca pierden. Y así como algunos dirigentes sindicales en los ´90 sobrevivían al desarme de la economía productiva administrando la caja de las obras sociales; los dirigentes de la ex-combativa Federación Agraria Argentina pasaron el trago amargo del neoliberalismo repartiéndose la suculenta caja de la expedición de Cartas de Porte. Este negoción que según estimaciones oficiales brindaba la suma nada despreciable de $200 millones anuales, le permitió a sus dirigentes seguir dándose la gran vida durante años y viajando a congresos de izquierdismo universal mientras los representados se veían sumidos en las peores consecuencias del cambio poco competitivo para la exportación.

Es bueno que alguien se decida a terminar con los negocios de todos estos burócratas, ¿No? Aunque hay que tener en cuenta que si alguien se decide a hacerlo, se va a ganar la enemistad incondicional de los mismos, y tiene que prepararse para un año electoral muy difícil porque los burócratas son muy rencorosos con sus enemigos.

(Para vos enana: ¿Querías cumbia? Tomá)”

ManuK