EE.UU. SIENTA UN MUY MAL PRECEDENTE EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS.

20 abril 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

A www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Por Victor L. Martinez(1)

La desclasificación de información autorizada por la gestión de Barack Obama, que permite conocer las actividades y los métodos usados por la C.I.A., entre ellos la aplicación de torturas a personas que fueron detenidas como presuntos terroristas, atrocidades cometidas con el solo fin de obtener información(¿?), todos hechos que se practicaron asiduamente durante la presidencia de George W. Bush; sumada a la negativa del propio y actual presidente de juzgar a sus autores intelectuales y practicante, sienta un muy mal precedente en materia de Derechos Humanos a nivel internacional.

Pedro del Arrabal, en una nota que se publicó el 26 de mayo del 2008 en este blog, titulada: “POR UN PUÑADO DE U$S” (ver nota) y en un subtítulo de la misma que dice “Licencia para torturar (¿hasta matar?)”, sostenía la inmoralidad de una acordada de la Corte Suprema de Justicia norteamericana que impedía a cualquier gobierno del mundo juzgar a los agentes de C.I.A. que operan encubiertamente en todo el planeta por los comprobados abusos que pudieran llegar a cometer en sus intervenciones por “Razones de Estado”.

CRIMENES DE LESA HUMANIDAD Y SEGURIDAD DE ESTADO

Son conocidas por muchos gobiernos del mundo –y la mayoría guardan un respetuoso silencio- las infames operaciones que hombres de la CIA realizan por todo el ORBE amparados en cuestiones de “Seguridad Nacional”.

Pero de ahí, a que se intente poner un manto de olvido a todas esas acciones que atentaron contra los derechos humanos más elementales en gran parte del planeta, liberándolos de culpa y cargo a sus autores, no hace otra cosa que colocar al Estado norteamericano, ya no como amparador de la práctica del “Terrorismo de Estado” de algunos gobiernos dictatoriales en distintas partes del planeta, sino como el propio “Estado Terrorista”.

Para despuntar este simple argumento uno podría plantearse preguntas (un tanto infantiles si se quiere ya que nos estamos transitando terrenos de política internacional), como por ejemplo:

¿Con que derecho el gobierno norteamericano puede hablar y cuestionar al gobierno cubano sobre políticas de derechos humanos, si en la misma base de Guantánamo (Cuba) los agentes de la CIA cometíeron las más atroces barbaridades en materia de tortura?

¿El fin justifica los medios cuando de “poderosos” se trata”?

¿El próximo Estado Mundial tendrá una legislación acorde a los intereses de los países poderosos tal como en la actualidad lo tienen los Estados Miembros del “Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, que les permite intervenir en cualquier parte del mundo para salvaguardar la Paz(¿?), La Libertad(¿?) y en defensa de los Derechos Humanos(¿?) ?

El futuro “Estado Mundial” elaborado por el G.5, que ya se encuentra en plena ejecución en materia de “acciones previas” sobre áreas neurálgicas que afectan la convivencia pacifica entre los pueblos (crisis económica, ecoimperialismo, crisis energética, agotamiento de recursos naturales, crisis del agua, etc., etc.), que generan las condiciones para la “futura necesidad” de un “nuevo orden mundial”, ¿tendrá un Estado Gendarme –EE.UU.- con los hombres de su “nueva” C.I.A. gozando de total impunidad para ejercer la violencia indiscriminadamente en cualquier parte del mundo sintiéndose cubiertos por el manto de las “Razones del NUEVO ESTADO MUNDIAL?

Resoluciones de este tipo, a los actores de las diferentes y asesinas Dictaduras Militares que atropellaron a pueblos enteros en muchos países de nuestra región y del resto del mundo, que constantemente piden a gritos “olvidar el pasado”, ¿no les viene como “anillo al dedo”?

Con decisión como estas, ¿EE.UU. no perdió autoridad moral para dirigirse al mundo y hablar sobre derechos humanos?

Una equivocada decisión de un Presidente que sabe por la propia historia de sus hermanos de color que solo se puede construir un futuro sólido si este se asienta en la verdad y la justicia, en la no perdida de la memoria, y de tener siempre presente los aciertos y “errores” del pasado.

Un MUY MAL (para dejar de usar la palabra “Negro” como algo malo) precedente sentó el Presidente Obama con esta decisión.