LAS CONDICIONES NECESARIAS Y LAS DISTINTAS FORMAS QUE ADQUIEREN LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES (Parte I)

18 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Gentileza de Aldo Battisacco

Por la importancia del contenido,  el artículo será publicado en su totalidad. Pero dada su extensión lo haremos en cuatro entregas, en días consecutivos a partir de la fecha que se levanta a la web, ésta, la primera parte. Las entregas siguientes saldrán con el título: “LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES, (Parte II, Parte III y Parte IV)

La Redacción

Por Walter Formento (*)

EL CASO BLUMBERG. CIEPE , Mayo de 2004.

La Población Movilizada por los Medios de Formación de Opinión Política (1)

La Población Movilizada desde los medios de formación de opinión se caracteriza por tener la particularidad de que las consignas refieren a casos particulares de muerte, daños, lesiones y miedos. No existe relación alguna entre los movilizados, la primera vez que se encuentran lo hacen en la concentración con movilización. Su relación directa no es entre ellos, sino con los medios de formación de su opinión.

No sucede como en las movilizaciones donde los movilizados tienen relación gremial y/o política entre sí desde antes y vienen desarrollando una organización para solucionar los problemas políticos de seguridad, ingresos, trabajo, representación, salud, educación, etc.

En la Movilización de Masas las personas desarrollan organización entre sí y además, están en relación a la hegemonía que diferentes fracciones de capital pretenden mantener y desarrollar desde los medios de formación de opinión. Por el contrario, en el caso de Población Movilizada, el desarrollo de una organización anterior no existe y la decisión de movilizar individualmente y concentrar se centraliza en los medios de formación de opinión.

En el caso Blumberg, la Población Movilizada fue de 150.000 personas para la Red Mediática del Grupo Clarín; y de 600.000 personas para la Red Mediática del Grupo Neoliberal Canal 9, Ámbito Financiero, Radio10, etc.

La Red Grupo Clarín esta en relación al Proyecto de los grupos Económicos Locales y es un grupo económico local.

(1) Nos referimos a los Medios de Comunicación Masivos, en sus diferentes formatos multimedia, que con la instauración del Modelo Neoliberal en 1990-91 y con un proceso de concentración que se instaló desde 1976 en este sector han devenido en los organizadores de formación de opinión, pasando a ocupar el lugar de organizadores políticos-estratégicos de los partidos políticos de Masas. Para más detalles ver rabajo “Los Medios como formadores de opinión Pública”, “La crisis de los Partidos Políticos”, La Red Neoliberal esta en relación a los Grupos Financieros Transnacionales y es parte de ese Grupo de Intereses.

La tarea de agitar y propagandizar el fantasma de la “inseguridad social, económica, jurídica, etc.” es la tarea que viene desarrollando esta Red Mediática Neoliberal particularmente desde Diciembre de 2001, y la profundiza desde su derrota electoral de 2003.

La Red Mediática Local venía trabajando en la promoción y fortalecimiento de los valores de la producción y del actual Gobierno, del que forma parte como su “Ala derecha”; y en el descrédito permanente del llamado “Menemismo”. En el caso Blumberg, la política fue subirse a la situación, amplificar la convocatoria para masificarla, llevar la convocatoria mas allá de la posibilidad de manipulación por la Red Neoliberal, para pasar a controlar la manipulación de la población movilizada. Así, el Empresario Ing. Blumberg, como vocero del caso, pasó de culpar a la Política de seguridad del gobierno de la provincia Bs. As., a responsabilizar a la policía federal y a la policía de la provincia de Buenos Aires por su participación en el armado de este “caso”.


La seguridad o la inseguridad

Llamamos problemas de seguridad a los hechos siguientes:

1. Robos, Hurtos y Violaciones. Afecta a sectores populares y de clase media.

2. ‘Robos’ seguidos de muerte en supuestos “choques con la policía”. Afecta a sectores populares y de clase media.

3. Secuestros extorsivos seguidos de muerte. Afecta a sectores medios.

4. Secuestros a “famosos” seguido de pago-rescate. Afecta a los “famosos” de la farándula mediática. Esta es una operación mediática sicológica.

5. “Accidentes” seguido de muerte no aclarados de dirigentes de Grandes Empresas, dirigentes Políticos y Gremiales. Operación Parapolicial.

Los tres primeros tipos de hechos de seguridad son permanentes, cotidianos, y sólo varía su frecuencia y cantidad. Son casos llamados de “delito común”. Los dos últimos son tipologías que se suceden y responden a una planificación Político Militar, son denominados Operaciones de inteligencia Paramilitares- Parapoliciales y Operaciones de Manipulación Mediáticas-Sicológicas. Ambas operaciones son diferentes y ambas operaciones van siempre combinadas para alcanzar el objetivo final: El Golpe de Estado o cambio en los intereses dominantes que imponen la política de gobierno a la sociedad, por una acción de fuerza militar o policial.

Los primeros tres tipos, donde se encuentra el caso Blumberg, no son objeto de planificación en el Robo, Hurto, Violación y Secuestro. Sí es planificada la operación de Manipulación Mediática-Sicológica de focalizar-resaltar-maximizar cada hecho, con el objetivo de crear una sensación de caos: “El gobierno no controla nada” o “este gobierno es incapaz”, que es el objetivo de la Red Neoliberal en este caso, y con otros casos desde Diciembre de 2001. Pero el objetivo de la Manipulación Mediática Sicológica puede ser el de ocultar, minimizar y hacer difuso, para crear la sensación de “aquí no ha pasado nada más que delitos comunes y en número despreciable”.

Los Hechos “delictivos” según pasan los Gobiernos

Período 1990-1995:

Los delitos “comunes” se suceden y hay Operaciones Mediáticas para reafirmar que todo está y va muy bien. Este período coincide con el dominio “absoluto” Neoliberal de las Transnacionales Financieras y con la mayor violencia económica, social, política y cultural. Las Operaciones Mediaticas y Parapoliciales se centran en destruir la legitimidad de las empresas estatales estrategicas para legitimar la Privatización-transnacionalización. Cada proceso de privatización fue precedido de una campaña de deslegitimación de los servicios estatales públicos: cortes de luz, que el agua estaba contaminada, inseguridad en los andenes de trenes con robos y arrojo de personas a las vías, inseguridad en el tráfico aéreo por falta de radares (2), o que no funcionaban. Abarco también, a Telefonos, Gas, Fabricaciones Militares, Petroquímica, Siderúrgica, etc.

(2) Cuando en realidad lo que se privatizó de los aeropuertos fue todo el negocio comercial y los radares siguen iguales, etc.


Período 1996-2003:

Los delitos comunes siguen, pero se desarrollan una serie de ‘accidentes’ como el del presidente de YPF aliado a Techint; el de Roberto Rocca, presidente de Techint; el ‘suicidio’ de Yabrán-controlante de la Aduana Aérea; el ‘suicidio’ del Brigadier Echegoyen –Aduana-; el ‘suicidio’ del Crio. Gutiérrez -Aduana-; el ‘suicidio’ de Perel –inteligencia evasión Tributaria Citibank-; ‘asesinato’ de García Belsunce –inteligencia, salida de capitales BGN-JPMorgan-; el ‘accidente’ de la “caída del helicóptero” en el Campo Argentino de Polo –Armas Ecuador Croacia-; el ‘accidente’ de la “explosión” de la Fca de Municiones de Río III -Armas Ecuador Croacia-; etc. Además, el ‘asesinato’ de Cabezas, la ‘masacre’ de Ramallo, la ‘cacería de Kosteki/Santillán (3).

Todas operaciones paramilitares-parapoliciales, combinadas con operaciones mediáticas de la Red Mediática Neoliberal que ocultaban las operaciones sobre dirigentes económicos y funcionarios, y resaltaban las operaciones de Cabezas- Ramallo-Kosteki/Santillán golpeando, en ambos casos, al eje Proyecto Grupos Locales- Techint-Duhalde.

Todo esto para debilitar lo que iba ocurriendo en ese período que se caracterizó por el incremento, ascenso en la influencia del proyecto de los Grupos Locales, timoneado por Techint, y por el Duhaldismo-Alfonsinismo como línea política que sostenía este proyecto.

Esta posición es clara en la candidatura de Duhalde en 1997, donde se suceden los hechos de Cabezas-Ramallo que lleva a la derrota electoral de Duhalde en la Pcia. de Bs. As. en 1997; y en 1998-99 con la presencia de Techint lanzando la crisis en la UIA y la fractura de las cámaras empresarias del Grupo de las Ocho -G8- (4).

Vuelve a ser clara en el 2002, con las operaciones Kosteki/Santillán con Duhalde en el Gobierno, que a causa de ello debe acelerar el llamado a elecciones. Y en el “accidente-muerte” del Presidente de Techint en abril del 2002.

La Red Clarín de los Grupos Locales, en todo momento y en cada uno de los casos sale a mostrar que los ‘asesinatos’, los ‘accidentes’, los ‘suicidios’, las ‘cacerías’, las ‘masacres’ son operaciones de inteligencia realizadas por los intereses Neoliberales Transnacionales Financieros-Menemistas.

(3) Para mejor desarrollo ver trabajo en ANEXO I, : ¿Dónde se asienta la Construcción de Poder Popular?, Junio de 2002, CIEPE.

(4) Para mejor desarrollo ver trabajo ” La interna de la UIA“, 1998, CIEPE.


Período Mayo 2003-Abril 2004:

Los delitos comunes siguen sucediéndose, aumentan los secuestros seguidos de muerte de hijos de sectores medios, y se desarrolla lo nuevo, los Secuestros de Famosos seguidos todos de pago-rescate, final feliz y odisea mediática: Hermano-Riquelme-Boca, Padre-Astrada-River, Marido-Georgina Barbarrosa conductora, Padre-Echarri-Actor, Suegro-Susana Gimenez-Diva, etc.

El Secuestro extorsivo de personajes famosos y de la farándula son parte de operaciones de inteligencia paramilitar-parapolicial planificadas y conjuntamente montadas con operaciones mediáticas-sicológicas de la Red Mediática Neoliberal tendiente a debilitar al Proyecto de los grupos locales en el gobierno y al eje político Kirchner-Duhalde. Lo que trata de generar es que “nadie esta a salvo” y usan la llegada de los famosos para generalizar esta sensación.


No sólo de “Inseguridad” vive el Golpe de Estado

El proceso de construcción de las condiciones del Golpe de Estado Neoliberal no sólo se nutre de la “Crisis de la Inseguridad” sino que se combina con la llamada “Crisis de la Energía” y con la subterránea, dado su desprestigio frente al conjunto de la sociedad, “crisis de la Deuda en Default”.


En el Período 1990-95:

No había Crisis de ninguno de estos tres tipos, sólo la crisis de las empresas estatales a ser privatizadas-transnacionalizadas. Todo bien con la Energía, con la Inseguridad y con la Deuda.

En el Período 1996-2001:

Hay Crisis de Deuda, empiezan las empresas privatizadas-transnacionalizadas de la energía a no invertir jugando a la crisis de la energía, y hay una inseguridad alta, sólo para quien es parte del Proyecto productivo local. La Deuda estalla en Agosto-Diciembre 2001, donde la línea de negociados se llamó Blindaje Financiero, Reestructuración, Megacanje, etc.

En el Período 2003-2004:

La anunciada, por el FMI y G7, crisis de producción no es tal; la anunciada crisis fiscal tampoco, etc. Entonces, con guantes blancos a la obra, sí hay Crisis de Inseguridad, sí hay Crisis de Energía, y sí hay presiones por la Deuda en Default. Igual que en el Periodo 1986-1989: Hay crisis de Energía, hay crisis de Inseguridad y hay crisis de Deuda. También, en este período los Grupos Locales –capitanes de la Industria- con Techint a la cabeza, enfrentaban a los grupos transnacionales angloamericanos vencedores de Malvinas por el control de este territorio social-productivo.

La “crisis de la energía”

La llamada “crisis de la energía” la construyen y sostienen los Grupos Financieros Transnacionales controlantes de las empresas privatizadas de Electricidad, de Gas, de Agua, etc. Los mismos grupos que controlan los bancos acreedores y sus organismos burocráticos transnacionales -FMI, BM, etc.- y los mismos grupos que controlan y financian la red mediática Canal 9- Ámbito Financiero.

Los antecedentes de esta “crisis” vienen de septiembre de 1998 cuando dejaron de invertir y empezaron a reducir la producción. Hacia fines de 1998 es cuando los Grupos Locales comienzan a desafiar el dominio de los Grupos Transnacionales y en 1999 ya le provocan fracturas, tanto en la UIA como en el Grupo de los 8. Para llegar a diciembre de 2001 donde logran imponer, en parte, su política de devaluación con pesificación. La crisis de la energía afecta y golpea sobre los grupos locales y las empresas pequeñas. Los grupos locales son conscientes de ello, pero los pequeños empresarios son una base manipulable dada su escasa participación política, su sola mirada económica, su exposición a la “inseguridad” y su vía informativa mediática y no política.

La crisis de la energía y la crisis de la “inseguridad” no sólo golpea a la Argentina sino también a Brasil y a Venezuela, es decir, afecta a todos los países que forman parte y hacen punta en el proyecto MERCOSUR-Unión Latinoamericana. Proyecto que también impulsan los grupos económicos locales de dichos países, en oposición al ALCA, donde no tendrían ningún tipo de posibilidad de competir con los grandes Grupos Financieros Neoliberales-Norteamericanos.

El Objetivo de estos ataques a los flancos es reducir la legitimidad del Kirchnerismo, debilitar el alineamiento pro-Kirchnerista de la “clase media” y predisponer a los sectores medios y populares para operaciones tipo “estallidos sociales” (5). Todo este ataque por los flancos sigue y acompaña la confrontación principal que se da con los bancos acreedores (6), disfrazados de bonistas, en el eje de conflicto de la reestructuración y pago de la deuda externa en Default que tendrá un punto alto en septiembre de 2004.

(5) Llamamos “estallidos sociales”, a las operaciones tipo “Saqueos”, donde la base social movilizada se encuentra coordinada y financiada por punteros-comisarios-políticos-fracciones de capitales, y en donde las acciones de las bases sociales populares nunca responden a un plan y un objetivo político social de inclusión de las mismas.

(6) Altamente deslegitimados después de la Crisis del Corralito Financiero, es decir la crisis derivada de las acciones de golpe bancario financiero y contragolpe banco financiero de diciembre de 2001.


La Crisis de la Deuda en default

El estallido de la Crisis de la Deuda en Agosto-Diciembre de 2001 muestra la guerra que se desató entre los grandes grupos de capitales financieros transnacionales por el control de la Deuda Externa Argentina como instrumento de dominación y control de este territorio productivo, donde el grupo que logre concentrar mayor deuda en su poder impone las políticas de gobierno en función de sus intereses(7).

Esta guerra, en Argentina, tomó forma de “reestructuración de la deuda” en noviembre de 2001 y generó una gran fractura al interior de estos grupos de intereses transnacionales que se habían comportado como un todo homogéneo y dominante hasta 1995; inicia su división entre 1996-98, pero imponiendo las políticas de gobierno Neoliberales hasta diciembre de 2001, con convertibilidad incluida a través de las “condicionalidades” que exigía el Fondo Monetario Internacional, cada vez que se establecía un nuevo acuerdo con este organismo, y cada vez que revisaban las metas impuestas (reformas estructurales, ajustes, etc).

En dicha operación de reestructuración, instrumentada por el entonces ministro de Economía Cavallo y que comenzó por el llamado “tramo local” (8), resultaron favorecidas las Líneas de Capitales Angloamericanos (Citibank, HSBC, Lloyds Bank….), los bancos españoles (Santander, Río) y la banca pública y privada argentina (Nación, BAPRO, Ciudad, Credicoop, Galicia) en detrimento y subordinando, a los llamados inversores extranjeros entre los que se cuenta la gran banca comercial Americana (JP Morgan-Chase-Manhatan, Bank of América, etc.)

Como consecuencia de ello, éste último Grupo de Capitales comienza a presionar por una devaluación con dolarización de la economía argentina (que permita luego avanzar hacia la conformación del estado regional ALCA, con el dólar como moneda de todo el continente y la FED como Banco Central del bloque) lanzando un ataque especulativo con fuga de capitales; mientras que los grupos de capitales Angloamericanos presionaban por mantener la convertibilidad o, en caso extremo, antes que devaluar dolarizar a la paridad 1 a 1 (este grupo trata de bloquear la concreción de cualquier bloque regional ya que su proyecto estratégico consiste en avanzar hacia un estado global, con monedas privadas y sin Bancos Centrales). global (red financiera global), con monedas privadas y sin Bancos Centrales, según el proyecto que logre imponerse.

Aprovechando la debilidad que genera esta fractura entre estas Grandes Bancas Transnacionales, los grupos económicos locales liderados por Techint y asentados en el proyecto Mercosur, asestan un golpe de estado y de mano desplazando a la administración delarruista e instalando a Duhade-Alfonsín-Kirchner en función de gobierno; e imponen su proyecto de devaluación con pesificación, retomando el control de la política monetaria y cambiaria y del Banco Central que durante todo el período de la convertibilidad estuvo en manos de las grandes bancas transnacionales (en manos de sus operadores locales-Roque Fernandez-Pedro Pou- CEMA) que subordinaron a los sectores productivos a sus intereses.

En este nuevo contexto, donde los Grupos Locales se posicionan como dominantes (9), declaran la deuda en default y ofrecen pagar sólo el 25 por ciento de la misma. Esta situación es resistida por la Banca Transnacional, que disfrazada de bonistas a la vez, utiliza el llamado proceso de renegociación de la deuda, junto a la crisis energética y a la crisis de inseguridad para golpear y quitar legitimidad al gobierno de Kirchner generando las condiciones para el golpe de estado Neoliberal.

(7) Pero, además, la deuda ya no es sólo un mecanismo de dominio (capacidad de imponer las políticas a los gobiernos de los estados nacionales-colonias) sino que le confiere a los acreedores la capacidad, o el poder, de ir definiendo territorialidad social, es decir, la capacidad de avanzar hacia la disolución de lo que hoy conocemos como países o estados-naciones, pasando a la conformación de diversos estados bloques regionales, con monedas regionales y Bancos Centrales por unidades regionales, o a un estado

(8) Participaron sólo los bancos que tiene banca minorista en Argentina.

(9) La condición es de empate de fuerzas, por ello no se puede hablar directamente de correlación favorable o condición dominante directamente para los Grupos Locales como tampoco para los Grupos Transnacionales. Para profundizar concepto ver trabajo “Guerra Entre Capitales. Empate De Fuerzas Político Sociales desde Noviembre de 1998“, septiembre de 2001, CIEPE.


El Golpe de Estado por operaciones para-militares y mediáticas

La llamada crisis de la Inseguridad tiene parte de realidad social y parte de montaje mediático. Es la arte de montaje inteligente-mediático-psicológico lo que estamos describiendo para hacer observable la construcción del golpe de estado contra los sectores que se expresan en el Kirchnerismo, por parte de operaciones encubiertas que son diseñadas por cuadros de inteligencia transnacionales que financian y coordinan a cuadros policiales federales y provinciales y grupos “emprendedores” de tareas paraeconó-micos-parapoliciales, denominados “Mafias”.

La red sigue el siguiente hilo: “los grandes Bancos de financiamiento” + “las grandes centrales de inteligencia transnacionales” + “los aparatos zonales policiales-judiciales-empresarios” + “las mafias” + “los grandes medios formadores de opinión política”.

En la construcción del llamado caso Blumberg, el coordinador mediático era la red Canal 9 + Ambito Financiero + Radio10 + Radio Rock&Pop. Red mediática asociada a los intereses transnacionales derrotados en diciembre de 2001 y en las elecciones de mayo 2003, el llamado Menemismo-Delarruismo-Lopez Murphismo económico político.

El Grupo Clarín como red mediática asociada a los grupos locales, ganadores en Diciembre de 2001 y en Mayo de 2003, operó masificando la convocatoria para poder controlarla luego y darle otra dirección.

El llamado caso Blumberg es una operación de inteligencia y se encuentra manipulado mediáticamente para producir un golpe de estado contra el denominado Kirchnerismo.

El plano de los golpes financieros, el de los estallidos sociales, el de las operaciones militares son todos orgánicos a los intereses Financieros Transnacionales.

El ex jefe del FBI en Brasil Carlos Costa:

El ex jefe del FBI reconoció que en Brasil ellos trabajan codo a codo con los “primos, los colegas” de la CIA. También actúan aquí la DEA (antidrogas), la Sección Narcóticos del Departamento de Estado y agentes de la US Custom (aduaneros).

… “Todas nuestras agencias donan millones de dólares por año a la policía federal brasileña para operaciones vitales. El año pasado, por ejemplo, la DEA donó US$ 5 millones y la división de narcóticos otros 3 millones”.

EE.UU. compró la policía federal. Es nuestra, trabaja para nosotros… está en manos de extranjeros”.

Todos los agentes secretos norteamericanos, que conforman un grupo próximo al centenar, se mueven “aquí, con total facilidad. Somos identificados como diplomáticos: agregados y asistentes. Todos entramos y salimos constantemente y actuamos libremente en todo el país”.

“El Estado brasileño no controla a los agentes extranjeros”. Con una lógica de bolsillo explicó: “Quien paga es quien manda. Los EE.UU. pagan y dan las órdenes en sectores que son vitales para nosotros”(10)

****

“La CIA, sucesora de la Office of Strategic Services (OSS), se ha dedicado no solamente a la inteligencia, sino también a varios tipos de operaciones de guerra psicológica y paramilitares, que jamás debían ser atribuidas a ella o al gobierno de EE.UU. sino a otras personas u organizaciones.

La técnica consiste esencialmente en la “penetration”, buscando aliados dispuestos a colaborar con la CIA.

****

Las operaciones de guerra psicológica implican “divulgación de informaciones, a través de la prensa junto a diversas organizaciones estudantiles, sindicatos, otros grupos profesionales y culturales, y también junto a los partidos políticos, sin que su fuente sea identificada como el gobierno de EE.UU.”

Ella es ejecutada, muchas veces, por agentes de la CIA, estacionados en Embajada Americana como diplomáticos, o hombres de negocios, estudiantes o radicados.

****

Las operaciones paramilitares consisten en la infiltración en áreas prohibidas, sabotaje, guerra económica, apoyo aéreo y marítimo, financiación de candidatos en las elecciones, soborno, asesinatos (“executive actions”) por la División D, dentro del proyecto ZR/RIFLE, entrenamiento y manutención de pequeños ejércitos (covert actions), etcétera.

“Esas operaciones tipifican la técnica del golpe de Estado que la CIA ha aplicado en Argentina, Brasil y diversos otros países da América latina, en los años 60 y 70 del siglo XX, radicalizando, artificialmente,

las luchas sociales, hasta el punto de desestabilizar gobiernos (“spoling actions”) que no se sometieran a las directivas estratégicas de EE.UU.”

****

“Las operaciones para eventualmente intervenir en Brasil comenzaron alrededor de 1961. El departamento de Estado, en aquel año, comenzó a solicitar a Itamaraty, visas para ciudadanos americanos, que entraban en Brasil bajo los más diferentes disfraces (religiosos, comerciantes, trabajadores, grupos de derechos humanos, etc.) dirigiéndose la mayoría para las regiones del Nordeste. A mediados de 1962, desde la tribuna de la Cámara Federal, el diputado José Joffily, del partido Social-Democrático (PSD) denuncio la “penetration” y a principio de 1963, el trabajador José Frejat, a través del Semanário, reveló que más de 5000 militares norte-americanos, “disfrazados de civiles”, desenvolvian, en el Nordeste, intensos trabajos de espionaje y desacreditación de Brasil, para dividir el territorio Nacional”. (11)

(10) Diario Clarín 21/03/04.

(11) 1964: A CIA e a técnica do golpe de Estado. Luiz Alberto Moniz Bandeira es Doctor en ciencia política, professor titular de História da Política Exterior do Brasil, en la Universidade de Brasilia (aposentado) , y autor de mas de veinte obras, entre as quais O Governo João Goulart: As lutas sociais no Brasil (1961-1964), cuja 7ª. Edição revista e ampliada, lançada pela Editora Revan em 2001, Brasil, Argentina e Estados Unidos: Conflito e integração na América do Sul (Da Tríplice Aliança ao Mercosul), e De Marti a Fidel: a revolução cubana e a América Latina.

Esta nota continúa con el título: “LOS GOLPES DE ESTADO NEOLIBERALES” (Parte II) en días subsiguientes.


(*) Autor: Walter Formento. Director Centro de Investigación en Política y Economía (CIEPE). Buenos Aires, mayo de 2004.

centro-de-investigacion-en-politica-y-economua


EL REGRESO DE LAS POLEMICAS JAURETCHANAS

3 marzo 2009

¡¡¡ATENCIÓN!!! EL BLOG DE “EL EMILIO” SE MUDÓ

www.revistaelemilio.com.ar

DE AHORA EN MÁS DIRIGITE ALLÍ. Y CORRÉ LA VOZ.

ESTA MISMA NOTA LA ENCONTRARÁS EN LA NUEVA DIRECCIÓN

Afortunadamente hoy vemos como se ha  instalado un debate que hace años se vio postergado por dirigencias cómplices o carente de idoneidad para el desarrollo del mismo, cuando no, con ausencia de autoridad moral. Y no solo con respecto a medidas puntuales sobre un tópico tan urticante como lo es el conflicto con el campo, sino, que proyecto o modelo de país expresan los sectores en pugna y cuál es la cosmovisión del hombre y de la historia que subyacen en las posiciones asumidas, más allá de errores de coyuntura que pudimos advertir como espectadores o activistas en uno u otro sentido. Arturo Jauretche protagonista de las famosas polémicas, nos alcanza hoy; y plumas relevantes asumen opiniones encontradas, como si en el seno del campo nacional estuviera el verdadero debate de la significancia e importancia de lo que nos concierne a todos. Desde otros lugares la cosa parece muy clara, nada se discute. Y también esto despierta suspicacia.

Con Uds. Luis Brunati y Norberto Galasso

Aldo Battisacco

OPINION

El enemigo principal

Por Luis Brunati *

Saludamos el tono del artículo de Norberto Galasso (en Página/12, el 2 de febrero pasado), aunque no la tendencia a eludir los temas de debate. En efecto, Galasso enumera los temas, pero lo que interesa no es saber cuántos son, sino qué opina sobre cada uno de ellos. También se dice que el artículo de Alcira Argumedo (en Página/12, el 27 de enero) no refutó “las apreciaciones correctas de Barcia sobre la mortalidad infantil”. Al respecto, creo conveniente señalar que el hambre es un crimen siempre, e independientemente de la variación de uno o dos puntos en los guarismos. Sin embargo, en el caso particular de la Argentina, el hambre es un crimen calificado, consentido y evitable. ¿Cómo se puede justificar que en un país que produce 134 millones de toneladas de alimentos y una renta inmensa discutamos el tema en base a cifras del Indec, cuyo contraste con la realidad es para todos inquietante? Aquí, es un tema de prioridades y voluntad política. ¿Qué es prioritario, pagar deuda externa o salvar vidas? Tanto Menem, como De la Rúa y la gestión K han privilegiado el pago de los servicios de la deuda externa, además de aceptar que los recursos petroleros y mineros se extraigan sin control público y se exporten dejando las divisas en el exterior. El ciento por ciento para el caso de las mineras y el 70 para las petroleras, tema denunciado reiteradamente por Pino Solanas y Proyecto Sur.

No obstante, la clave del artículo de Galasso está en la definición del “enemigo principal”. Al respecto, ya nadie discute que, utilizando el terrorismo de Estado, la dictadura militar contribuyó a consolidar un nuevo bloque de poder hegemónico en el país, conformado por grupos económico-financieros locales y externos –incluyendo a los grandes propietarios de tierras, cada vez más concentradas y extranjerizadas– con el apoyo de Estados Unidos, países europeos, el FMI y el Banco Mundial. Estos fueron los beneficiarios del saqueo de recursos públicos y sociales durante los treinta años siguientes, comenzando por el carácter fraudulento de la deuda externa y la estatización de la deuda privada, realizada por Domingo Cavallo desde el Banco Central, durante la dictadura. Con el retorno de la democracia, la fortaleza alcanzada por ese bloque de poder, sumada a la escasa voluntad política, permitió desarticular el Estado de Bienestar y el Estado Empresario y la potestad soberana del Estado Nacional, facilitando un descomunal traslado de recursos públicos y sociales en favor de los nuevos dueños de la Argentina.

Así, el saqueo articulado al amparo del terror durante la dictadura se consolidó en democracia a través de verdaderas estructuras de corrupción, conformadas por los grupos económico-financieros, parte de la dirigencia gremial y los dos partidos mayoritarios.

La alternancia bipartidista –incluyendo la cooptación de sectores como el Frepaso– permitió la continuidad de los mecanismos de despojo: subsidios a la descentralización industrial y a las exportaciones; especulación financiera; pago de la deuda sin evaluar su legitimidad; privatizaciones leoninas; altas tarifas en dólares sobre mercados cautivos; prebendas a los “amigos del poder”; complicidades espurias; intercambio de expertos económicos o referentes políticos; “empresarios nacionales” súbitamente enriquecidos y similares; lo cual no está exento de conflictos de intereses y tensiones en su interior. Dadas las dramáticas consecuencia de esta estructura de corrupción, preocupa que se banalice el tema de la corrupción económica. En todo caso, ese bloque de poder y sus cómplices son el enemigo principal. Son ellos los que se benefician con el sacrificio y dolor de nuestro pueblo.

Precisamente, en Venezuela, Bolivia y Ecuador, las fuerzas populares lograron quebrar la trampa de ese tipo de bipartidismo. Por ello, la nacionalización de los recursos estratégicos y empresas clave para esas economías y el repudio a la deuda externa ilegítima no constituyen una “casualidad permanente”, sino movimientos clave para garantizar la redistribución de la riqueza y el bienestar del pueblo. Si se considera que solamente la derecha política, junto a la “nueva derecha” y la oligarquía rural, conforman el “enemigo principal”, por carácter transitivo parecieran pertenecer al campo del pueblo Techint, Monsanto, British Petroleum, Repsol, Pan American Energy, Shell, Esso, Ford, Barrick Gold, Minera La Alumbrera, Grobocopatel, Bunge y Born, Cargill o la Aceitera General Deheza del senador oficialista Urquía, entre otros tantos “amigos del poder”, y entonces se comprende por qué razón muchas de estas corporaciones han recibido subsidios o prebendas del orden de los 10 mil millones de dólares anuales.

En cuanto al tema de la Resolución 125, sistemáticamente se omiten varias claves. Son el diputado Lozano, los diputados del SI y el ex diputado Mario Cafiero quienes denuncian que el proyecto oficial encubre una maniobra que perjudica al Estado, en una suma superior a los 1700 millones de dólares (no pesos) y presentan un proyecto propio a favor de las retenciones móviles segmentadas, que incluye la investigación del ilícito denunciado. Este proyecto no fue llevado a votación, porque en Diputados ganó el proyecto oficial. Para colmo de males, gracias a la maniobra, el Estado nunca llegó a cobrar las alícuotas fijadas en “la 125” y que sí las agroexportadoras descontaron a los productores. Otro dato interesante es que antes del voto no positivo de Cobos, catorce diputados del Frente para la Victoria votaron en contra del proyecto oficial. Por todo ello, no es bueno que se pretenda comparar el sentido de nuestro voto con el voto de la derecha. Nosotros nos negamos a acompañar al Gobierno en el fraude, no en las retenciones. Galasso reconoce el negociado, al hablar de las acciones judiciales iniciadas por AFIP, pero soslaya que son posteriores a nuestra denuncia, cuando la maniobra entre los funcionarios del Gobierno y las agroexportadoras había tomado estado público. Pero la cosa no queda allí, la posterior ley de blanqueo exime a las agroexportadoras también de esa responsabilidad. Por todo ello, nos parece en extremo injusto que el compañero Galasso pretenda adjudicarnos “una grave responsabilidad si se frustra esta gran oportunidad”. En todo caso, si se frustrara esta gran oportunidad, no sería a causa de nuestras humildes críticas, sino a consecuencia de los propios errores políticos del Gobierno y su definición del “enemigo principal”.

Finalmente, en relación con las apreciaciones que el compañero Galasso realiza sobre la obra de Perón y, más allá de que sin duda hubo errores que no intentaré justificar, sus extraordinarias realizaciones en el campo social, los derechos del trabajador, la ancianidad, la niñez, la educación, la salud, energía, infraestructura industrial, obra pública, desarrollo tecnológico e incluso su concepción ambientalista expresada hace casi 40 años en el “Proyecto Nacional” tornan injusta cualquier comparación con gestiones posteriores.

* Docente, integrante de la mesa nacional de Proyecto Sur.

Respuesta de Norberto Galasso

OPINION

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-120467-2009-02-24.html

El enemigo principal (polémica)

Por Norberto Galasso *

En Página/12, el 17 de febrero último, el compañero Luis Brunati se suma a la polémica que venimos desarrollando acerca de si Proyecto Sur debe atacar frontalmente y con todo furor al Gobierno, considerándolo el enemigo principal, como lo está haciendo (Pino dice: “Kirchner es perverso”, “traidor”, “el Gobierno es antinacional y antipopular”, “Scalabrini Ortiz y Jauretche habrían visto con simpatía esta protesta rural”, “Scalabrini no estaría en Carta Abierta”, etc.) o si, en cambio, corresponde una crítica lateral, reconociendo aciertos –empujando, para profundizarlos– y señalando errores. Aquí reside el aspecto central de la discusión: quién es el enemigo principal, que ahora retoma Brunati.

Le contesto: lea el compañero Luis el diario La Nación, mire los noticiosos de TN, observe la perversidad de la casi totalidad del periodismo televisivo y la opinión de la casi totalidad de la dirigencia que aparece en “los medios” –ferozmente opositora al Gobierno– y se convencerá de que no puede coincidir con ellos. López Murphy, Carrió, Escribano, Grondona, la Mesa de Enlace agropecuaria, Longobardi y tantos otros saben bien quién es “el enemigo principal de ellos” y en este momento le apuntan agresivamente, con burlas y saña, al kirchnerismo. Por tanto, Luis, éste no puede ser, al mismo tiempo, el enemigo principal de Proyecto Sur.

Esta gente antinacional y antipopular pretendió “desgastar” al Gobierno, quiso voltearlo con un cacerolazo, logró debilitarlo con sus cortes de ruta, se apropió del cerebro de gran parte de los sectores medios reverdeciendo el gorilismo, apelando al racismo “anticabecita”, al machismo –incluso al “machismo de las mujeres”– ensañándose con Cristina y ahora intenta organizar algo parecido a la Unión Democrática, aunque en dos alas. Una, la liberal-oligárquica de Carrió –UCR en declinación conservadora, traidores como Cobos y hombres de paja del imperio como “el Bulldog”, con el aporte de la hija de Pepe Estensoro y la prepotencia aristocrática de una Bullrich Luro Pueyrredón, renegada de sus osadías juveniles. La otra, la monstruosa degeneración de un sector del peronismo, que retoma la línea menemista-duhaldista, con millonarios como De Narváez, oportunistas como Solá y el fantasma del viejo Pinedo resurrecto en su nieto. Todos ellos, juntos o separados, se esmeran por bajar el telón sobre la experiencia de Néstor y Cristina. A su vez, Fidel, Chávez, Lula, Evo y Correa no quieren que esto ocurra porque consideran a la pareja como compañeros del hundimiento del ALCA y de la necesaria reunificación de América latina con Banco del Sur, moneda latinoamericana y comité de defensa ante cualquier prepotencia imperialista.

De esto no hay duda alguna. Vos me decís en tu artículo que también son enemigos Bunge y Born, Urquía, la Aceitera General Deheza, Monsanto, etc., ¡qué duda cabe! Sólo que el diputado de Proyecto Sur votó a favor de esos intereses sojeros contra la Resolución 125 con el alborozo de La Nación, Clarín, Perfil y otros (lo menos que cabía era abstenerse). También mencionás a otros que, esos sí, hacen buenos negocios como las grandes empresas mineras y petroleras. No eludí este tema –como me criticás por mi nota anterior– ni lo eludo ahora. Digo que hay “amigos del poder”, efectivamente, como también los hay en todos los movimientos que algunos catedráticos llaman despectivamente “populistas”, incluso en el peronismo del ’45. Pero esos negocios no alcanzan para confundir los campos. Son suficientes sí, para señalar compromisos, contradicciones, concesiones del Gobierno. Por eso hay que empujarlo, movilizando al pueblo, para que profundice su política y adopte medidas audaces en esas áreas hoy sujetas al saqueo. Pero no podés caracterizar al Gobierno solamente por esta cuestión, como ocurría con radicales y nacionalistas que conspiraban contra Perón diciendo que entregaba el petróleo o no había nacionalizado la CADE. También te puedo recordar que Perón, seguramente a disgusto, llevó al balcón de la Rosada al asesino de Sandino. ¿Esta actitud tan criticable invalidaba las nacionalizaciones, el no ingreso al FMI, el más del 50 por ciento de la participación de los trabajadores en el ingreso y tantas otras cosas positivas? Evidentemente, no. Había que hacerse el distraído si se estaba dentro del peronismo o criticarlo lateralmente, sin dejar de reconocer el carácter nacional y popular del gobierno, si se estaba en la izquierda nacional (porque de la otra izquierda mejor no hablar). Fue también una concesión cuando el General encarceló a los exilados guatemaltecos del gobierno de Arbenz derrocado por los yanquis. De esta desgraciada medida algunos sacaron la conclusión de que el gobierno era proimperialista, lo recuerdo. Así actuó gente honesta, con grandes ilusiones y quimeras. Lenin también los soportó y los calificó como “el izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo”. Como vos sabés, colaboraron para que llegaran los Rojas y Aramburu, quienes liberaron a los guatemaltecos, pero fusilaron a los trabajadores peronistas y dictaron el 4161 y todo lo demás.

En mi anterior artículo decía que me sorprende que compañeros de larga lucha en el peronismo no comprendan las vacilaciones de los gobiernos policlasistas, que también las tuvo el peronismo, aun en sus mejores momentos (Actas de Chapultepec, ¿te acordás?). También me sorprende que omitan los avances de este gobierno y algo tan caro al peronismo como son los derechos de los trabajadores. Porque ahora no sólo hubo disminución de la desocupación y recupero de las paritarias, sino que desde la Comisión parlamentaria de Legislación Laboral presidida por Héctor Recalde se recuperaron conquistas que el menemismo había destruido (sextuplicación del salario mínimo, vital y móvil, suspensión de despidos sin causa, derogación de la ley Banelco, prohibición de uso de banderas extranjeras en los buques para eludir la legislación laboral argentina, limitación a ocho horas de la jornada para peones rurales, modificación de la ley de pasantías, el “dubio pro operario” en juicios laborales, jueces laborales en materia de quiebras, etc.). Y esto no lo promueve “el enemigo principal”, sino el Frente para la Victoria.

Es correcto que Proyecto Sur critique, pero, por favor, no desde el campo del enemigo, no desde La Nación y Perfil, ni en los programas de los periodistas del imperio, que se solazan escuchando las críticas. Elogien lo elogiable y critiquen lo criticable, pero con sumo cuidado para no ser funcionales a la reacción. Crezcan, desarróllense, si pueden, cabalgando junto a lo mejor del Gobierno y cuando deban votar, no le den pasto al enemigo.

También ha salido al ruedo, por correo electrónico, otro dirigente y amigo, Mario Mazitelli, quien señala que la política del imperio es “la alternancia”. Según él, el imperialismo deja hacer al centroizquierda hoy, después en 2011 vendrá la centroderecha y así sucesivamente mientras Proyecto Sur –sostiene un militante honesto como Mario– construye el partido “para hacer la revolución social”. Este supuesto poder inmenso de los sectores dominantes previendo varios gobiernos y manejando a su gusto a todos los argentinos –menos a Proyecto Sur– me sorprende porque se sustenta en categorías liberales, como centroizquierda o centroderecha, que utilizan Morales Solá y sus congéneres. Creo, en cambio, que hay una cuestión nacional que divide a la sociedad en antiimperialistas y proimperialistas y una cuestión social que la divide en explotadores y explotados. Del ensamble de ambas cuestiones nace un proyecto de Liberación Nacional en marcha hacia el socialismo.

Pero esta polémica no la voy a seguir por dos motivos. La primera, porque la egolatría es mala consejera. Y esto de que la plana mayor de Proyecto Sur (sólo faltás vos, Carlitos del Frade, y espero que no lo hagas) se prodigue en discutir conmigo puede provocarme cierta vanidad y apartarme de aquello que aconsejaba Scalabrini: “Ser uno cualquiera que sabe que es uno cualquiera”. La segunda, porque aparecen quienes rebajan el nivel de la discusión, como un tal José Luis que por correo electrónico intenta descalificarme tratándome benévolamente de “anciano”. Como se comprende, a los 72, no estoy para coqueterías, pero si la calificación viene de Proyecto Sur les advierto que si yo soy anciano, Pino es seis meses más anciano que yo.

Pero no es así, Pino, vos y yo sabemos que no somos viejos. Ocurre simplemente –como decía Jauretche– que hace muchos años que somos jóvenes y mantenemos la juventud suficiente para polemizar acerca del destino de esta América latina que insoslayablemente va hacia la unidad y al socialismo. Y, por mi parte, bajo el telón sobre esta polémica, en la certeza de que tarde o temprano las duras luchas por la liberación nacional y social nos encontrarán a todos nosotros, otra vez juntos, en la misma vereda de siempre.

* Historiador y ensayista.