POR QUÉ UN TRABAJADOR NO PUEDE GOBERNAR UNA PROVINCIA O UN PAÍS (1ra parte)

19 mayo 2018

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia política de nuestra Nación.

V.L.M.

Por Victor Leopoldo Martinez

RAZONES HISTÓRICAS

La siguiente reflexión nació con la lamentable situación por la que atraviesa el compañero trabajador que llegó a presidir un país como Brasil: Ignacio “Lula” Da Silva, y como homenaje a dirigentes gremiales catamarqueños que llegaron a cubrir cargos de legisladores –tanto nacional como provincial- como lo fueron Manuel Isauro Molina, Patricio Scolamieri, Pedro “Uto” Carrizo, entre otros.  Como las historias se repiten aunque los escenarios sean distintos, las similitudes nos orientan hacia determinadas conclusiones porque se trata de la PATRIA CHICA, LA PATRIA Y LA PATRIA GRANDE. Gracias a las enseñanzas de mi Maestro y Guía, Gustavo Francisco Cirigliano, el más grande pedagogo que dio esta tierra, puedo mirar y pensar nuestra realidad con ojos criollos y latinoamericanos.

LULA-M.I. MOLINA 1

“Gobernar es cosa de dotores” se dijo y se inculcó desde siempre en estas tierras argentinas. Ergo un trabajador según este criterio jamás reunirá las condiciones para hacerlo. ¿Será tan así? ¡Humm!!! ¡Miren que los “dotores” hicieron GRANDES macanazos y jodieron al pueblo en general la mayoría de las veces que gobernaron! ¿Hay excepciones? ¡Claro que las hay; pero son las menos!

Desde que Mitre decidió organizar institucionalmente el país al servicio de la minoría a la que él pertenecía, este pícaro y sinvergüenza personaje fijó condiciones y les impuso categoría de  “sumamente necesarias” para poder ejercer una responsabilidad gubernativa o función pública: la necesaria domesticación cipayamente cultural impartida a través de una educación que él pensó como valioso instrumento para concretar su proyecto. Allí  aparece su primer engendro: el bachillerato. ¿Qué es un bachiller? ¡Vaya uno a saber!!! En principio se trata de una persona que sumó conocimientos varios, generales y “universales”, un poco de todo pero, en realidad un individuo que no sabe nada de nada y no sirve para nada en términos prácticos. ¿Es tan así? ¿Mitre era zonzo? ¡No, para nada! Mitre pensó el bachillerato como el paso intermedio para aquellos que sí podían acceder a la universidad. Nuestras universidades siempre estuvieron más preocupadas por incorporar conocimientos universales –preferentemente europeos- aunque estos fueran inservibles para resolver problemáticas nacionales; casas de “altos estudios”  más  preocupadas por importar soluciones para nuestras problemáticas  sin conocer sus razones político-sociales-económicas reales donde se encontraban las verdaderas causas de nuestros males. Un “bachiller” traía la “deformación” justa para esta necesidad. Esas universidades preparaban “dotores” (preferentemente abogados que son los ideales para operar con “normas” tramposas o para volverlas tramposas) capacitados para “conducir” el país. Lo cierto es que históricamente y en la realidad solo estaban habilitados para servir y defender los intereses o bien de los poderosos o bien los foráneos. Arturo Jauretche las identificabas claramente: “Nuestras universidades son argentinas solo por radicación geográfica”

Don Bartolo se apropió del relato histórico nacional, herramienta necesaria para la construcción argumental que a modo de pilar sostuviera un  concepto de riquezas de la patria: Vacas y mieses y esa necesaria oligarquía como la única capacitada y con derecho a usufrutuar de sus beneficios.

Luego sembró hijos putativos a lo largo y ancho de nuestro territorio para que reproduzcan esa zonza historia nacional que él fabricó a pura semi verdades.  De esa forma quedó instalado en el inconsciente del ciudadano eso de que el conocimiento te permite acceder a una –aunque siempre ínfima- cuota de ese poder. ¡“Mi’jo el dotor”, pasó a ser una aspiración de máxima para cualquier argentino frente a esa realidad impuesta culturalmente por el proyecto mitrista para la salvación individual del “ciudadano”. Así se destrozó toda posibilidad de construcción colectiva con un mínimo de justicia social en materia de distribución equitativa de la riqueza que solo los trabajadores producían y producen.  

En realidad siempre se trató de un “engañapichanga”.

¿Por qué? Porque en los hechos el poder siempre lo tuvo el CAPITAL y sus poseedores; el resto de la burguesía nacional solo jugó obrando como simples marionetas movidas hilos, aunque invisibles, muy firmes. Fue  ese capital el que impuso las reglas para una selección amañada de “personajes aptos” para que solo se limitaran a lo largo de la historia a  defender sus intereses. Además  buscaron que nunca se cuestione ni la forma ni el modo sobre  cómo se conformó ese capital: usurpación de propiedades ajenas, explotación de esfuerzos ajenos, etc, etc. Porque fue esa la forma utilizada por aquella burguesía mercantilista y contrabandista que apareció –para nuestra desgracia- con el nacimiento mismo de la Patria; burguesía que  posteriormente aprovechó al máximo la conquista Roquista de aquel territorio “desértico” para quedarse con lo que hoy se conoce como la “Pampa Húmeda”.

Entonces comienza la tarea de  forjar  esa idea que sostiene que la formación académica y el conocimiento son  como la plata, como el dinero,  una mercancía más que se compra y se vende como cualquier otra.

(Continua más arriba)

Anuncios

MATAR POR LA ESPALDA; SUS VARIANTES.

3 mayo 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Realidad político-social-institucional de la Argentina.

disparos por la espalda

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

Tiro preguntas a las que hoy  la sociedad debería acudir buscando encontrar respuestas para  la realidad que le toca  vivir,  y así hallar un sentido a su existencia como tal.

Parto del caso de un policía  asesino, Chocobar. Lo tomo como referencia de una situación extrema de alto riesgo que fácilmente, y como figura de deslealtad, puede ser traspolada a no pocas situaciones de actos traicioneros. Simplemente lo hago   para reflexionar e intentar que los catamarqueños lo hagamos por salud mental.

¿Porque aplaude el presidente un asesinato, el asesinato cometido por un policía? ¿Cuánta gente inocente hoy está muerta porque fueron víctimas del “gatillo fácil”, de feroces represiones, o por “equívocos” policiales y/o de fuerzas de seguridad; otras encarceladas injustamente, pero por suerte no muertas?    ¿Es un buen ejemplo aplaudir asesinatos para la sociedad “civilizada” que el Sr. Presidente –dice- quiere construir a futuro?  ¿Esa será una de las características de la sociedad que el actual gobierno nacional  pretende construir?  ¿Sobre qué base y que antecedentes personales lo pueden hacer estos señores? ¿La sociedad debe celebrar que la ley de la selva se implante en nuestro país? En la semana que pasó se empezaron a organizar grupos de vecinos en Florencio Varela (Pcia de Bs.As.) armados con palos y objetos contundentes que salen a las calles a hacer justicia por mano propia cansados de la inseguridad. ¿Este es el Estado que pretenden los defensores de las instituciones de la república; los que dijeron que traían el CAMBIO?

Disparar por la espalda, ¿es un acto de valentía o de cobardía? Combatir la inseguridad con actos criminales ¿diferencia a los protagonistas de ambos lados dentro de un hecho delictivo o criminal? ¿Se animaría Chocobar, u otro policía, dispararle  por la espalda a un Beccar Varela que asesinó a un isleño en pleno delta del tigre, o a un  Aranguren que con sus decisiones tarifarias esquilma el bolsillo de la gran mayoría de los argentinos y no pocos hasta podrían morir de angustia? Ya murió una auxiliar de maestranza en la Pcia de Bs.As. hace dos años –Gobierno de Vidal- porque al ir a cobrar se dio con que no tenía nada ya que le habían descontado todo. Se murió por un error contable o abuso de una autoridad educativa. Cuando un periodista le preguntó a Macri sobre esto, el presidente respondió: “No sé, no te puedo responder porque no estoy en tema”.  

Chocobar mató a un delincuente por la espalda por un crimen que no existió ya que la víctima de las cuchilladas del delincuente sigue vivo. El asesino Veccar Varela -por portación de apellido- goza de los beneficios del estado de derecho a pesar del horrendo crimen cometido;  Aranguren de la inmunidad que le da ser integrante de un Ejecutivo Nacional plagado de corruptos a quienes la justicia no se anima a investigar por temor a la sentencia mediática, ya que un  empresario, propietario del mayor monopolio de  comunicaciones del país,  con criterio mafioso y a través de sus medios, aprieta, fabrica pruebas, enjuicia y condena como si fuera el poder judicial mismo. El hombre no quiere competencia ni para él, ni para su –por ahora- socio presidencial. Se acabó el poder judicial. La justicia es impartida mediáticamente mientras lavan la cabeza y le meten absurdas ideas al indefenso ciudadano común quien cree que son buenas, sin pensar que mañana puede ser la próxima víctima de la dictadura mediática, especialista en matar por la espalda.    

El presidente dice “Las fuerzas de seguridad nos tienen que cuidar y proteger”. ¿A quiénes debe cuidar? ¿A la población o los intereses de la clase aristocrática y de los grandes grupos económicos?  ¿De qué y de quienes los deben cuidar?

Quien más que menos sabe, por experiencias políticas anteriores –los “90” por caso-, que la moral y la ética son simples vocablos usados por la inmoralidad y la desvergüenza hecha pastores empresarios cuando las circunstancia les son favorables.

Los que incorporaron a su modo vida empresarial métodos que les permitieron hacer fortunas, como por ejemplo: la práctica  del contrabando, la evasión fiscal, el agio, ¿pueden volverse en situación de gobierno paladines de la lucha “anticorrupción”? Para usted que me está leyendo ¿son creíbles? ¿No ve en ellos una moral dudosa, una ética solo limitada a discursos para perejiles?    

Es más que claro que no existe una única forma de traición por la espalda.

¡Pongase en situación! ¿No sería una traición de su parte actuar sobre aquel que le dio la espalda y comenzó a caminar confiado, seguro, pensando que Ud. no lo iba a traicionar con una acción desleal en estado de indefensión? Si lo hace… ¿no es también disparar por la espalda?

Ud. que voto por el CAMBIO,  coteje ese “cambio” prometido con lo que hoy le toca vivir; luego compárelo con el caso Chocobar. ¿No siente que Macri  le disparó por la espalda a sus votantes al traicionar las promesas electorales de “pobreza cero”, “eliminación del impuestos a la ganancias para los trabajadores”, “mejor y mayor cantidad de empleo”, “mayor inversión en salud y educación de calidad”, “1 millón de viviendas por año”, “mejoras a los jubilados”, “economía estable y baja inflación”  a cambio de su voto de apoyo para luego de conseguirlo traicionarlos haciendo todo lo contrario?

¿No es la sociedad un conjunto de humanos en estado de indefensión atacada por la espalda, traicionada,  engañada en su buena fe al confiar en un discurso mentiroso, lleno de promesas que su enunciador jamás pensó en cumplir? Los problemas económicos no son de orden técnico sino producto de decisiones políticas. Hoy los ricos en el gobierno decidieron que usted debe ser más pobre, que debe iniciar la guerra contra los otros pobres así se liquidan mutuamente mientras ellos siguen haciendo sus grandes negocios. 

Usted ¿seguirá confiando en policías como Chocobar?  Entonces siga confiando en el actual presidente de los argentinos. Pero no olvide que usted puede ser la próxima víctima y gracias a las operaciones mediáticas su lamentable muerte será justificada con simple “por algo fue”, “algo habrá hecho”, “se colgó de la luz”, “robo una garrafa de gas”; y si lo hizo  porque se moría de frio, o no tenía conque cocinar y tampoco lo dejaron hachar para leña porque daña el ambiente y genera monóxido de carbono que es contaminante, para Macri usted es un delincuente; pero para él los integrantes de su equipo de lujo que le roban la vida diariamente a los argentinos no lo son. Para Clarin y Magnetto los delitos de este gobierno tampoco existen; delitos eran los del gobierno anterior únicamente. Si Ud. es pobre, muérase que es lo mejor que puede hacer para placer y tranquilidad de los ricos de estas tierras argentinas que seguirán haciendo “negocios”; como ayer, como hoy, como siempre.

(*) Escritor, periodista, docente, investigador.


La democracia brasileña está en peligro

2 febrero 2018

Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Internacional-Regional

Fuente: http://www.elesquiu.com/correoyopinion/2018/2/2/democracia-brasilena-esta-peligro-275868.html

brasil__lula__apoyo__reuters.jpg_1718483347-1

Boaventura de Sousa

Por Boaventura de Sousa Santos (*)

Vivimos un tiempo de emociones fuertes. Para quienes –como yo y tantos otros– acompañamos en estos años las luchas e iniciativas en el sentido de consolidar y profundizar la democracia en Brasil y de contribuir a una sociedad más justa, menos racista y menos prejuiciosa, este no es un momento de júbilo. Para quienes –como yo y tantos otros– en las últimas décadas nos dedicamos a estudiar el sistema judicial brasileño y a promover una cultura de independencia democrática y de responsabilidad social entre los jueces y los jóvenes estudiantes de Derecho, éste es un momento de gran frustración. Para quienes –como yo y tantos otros– estuvimos atentos a los objetivos de las fuerzas reaccionarias brasileñas y del imperialismo norteamericano en el sentido de volver a controlar los destinos del país –como siempre hicieron, aunque esta vez pensaban que las fuerzas populares y democráticas habían prevalecido sobre ellas–, éste es un momento de algún desaliento. Las emociones fuertes son preciosas si son parte de la razón caliente que nos impulsa a continuar; si la indignación, lejos de hacernos desistir, refuerza el inconformismo y alimenta la resistencia; si la rabia ante sueños injustamente destrozados no liquida la voluntad de soñar. 
Éste no es el lugar ni el momento para analizar los últimos quince años de la historia de Brasil. Me concentro en los últimos tiempos. La gran mayoría de los brasileños saludó el surgimiento de la operación Lava Jato como un instrumento que contribuiría a fortalecer la democracia por la vía de la lucha contra la corrupción. Sin embargo, frente a las chocantes irregularidades procesales y la grosera selectividad de las investigaciones, pronto nos dimos cuenta de que no se trataba de eso sino de liquidar, por la vía judicial, tanto las conquistas sociales de la última década como las fuerzas políticas que las hicieron posibles. Sucede que las clases dominantes pierden frecuentemente en lucidez lo que ganan en arrogancia. La destitución de Dilma Rousseff, que tal vez fue la presidenta más honesta de la historia de Brasil, fue la señal de que la arrogancia era la otra cara de la casi desesperada impaciencia por liquidar el pasado reciente. Fue todo tan grotescamente obvio que, por un momento, los brasileños consiguieron apartar la cortina de humo del monopolio mediático. La señal más visible de su reacción fue el modo en que se entusiasmaron con la campaña por el derecho del ex presidente Lula da Silva a ser candidato en las elecciones de 2018, un entusiasmo que contagió incluso a aquellos que no lo votarían si fuese candidato. Se trató, pues, de un ejercicio de democracia de alta intensidad.
Dada la popularidad de Lula da Silva, era muy posible que ganara las elecciones en caso de ser candidato y eso significaría que el proceso de contrarreforma que se había iniciado con la destitución de Dilma Rousseff y la conducción política del Lava Jato habría sido en vano. Toda la inversión política, financiera y mediática habría sido desperdiciada, todas las ganancias económicas ya obtenidas estarían en peligro o perdidas. Desde el punto de vista de estas fuerzas, Lula no podía volver al gobierno. Si el Poder Judicial no hubiera cumplido su función, tal vez Lula fuera víctima de un accidente de aviación o algo similar. Pero la inversión imperial en el Poder Judicial (mucho mayor de lo que se puede imaginar) permitió que no se llegara a tales extremos. 
La democracia brasileña está en peligro y sólo las fuerzas políticas de izquierda y de centroizquierda pueden salvarla. Para muchos quizá sea triste constatar que en este momento no es posible confiar en las fuerzas de derecha para colaborar en la defensa de la democracia. Pero esa es la verdad. No excluyo que haya grupos de derecha que sólo se reconozcan en los modos democráticos de luchar por el poder; pese a eso, no están dispuestos a colaborar genuinamente con las fuerzas de izquierda. ¿Por qué? Porque se ven como parte de una elite que siempre gobernó el país y que aún no se ha curado de la herida caótica que le infligieron los gobiernos lulistas, una herida profunda que proviene del hecho de que un grupo social extraño a la elite osó gobernar el país y encima, cometió el grave error (y fue realmente grave) de querer gobernar como si fuese una elite.
En este momento, la supervivencia de la democracia brasileña está en manos de la izquierda y centroizquierda. Sólo pueden tener éxito en esta exigente tarea si se unen. Las fuerzas de izquierda son diversas y la diversidad debe ser bienvenida. Además, una de ellas, el PT, sufre el desgaste de haber gobernado, un desgaste que fue omitido durante la campaña por el derecho de Lula a ser candidato. Pero a medida que entramos en el período post Lula (por más que cueste a muchos), el desgaste pasará factura y la mejor manera de enfrentarlo es democráticamente, a través de un retorno a las bases y de una discusión interna que lleve a cambios de fondo. Seguir evitando esta discusión bajo el pretexto del apoyo unitario a otro candidato es una invitación al desastre. El patrimonio simbólico e histórico de Lula salió intacto de las manos de los justicieros de Curitiba & Co. Es un patrimonio a preservar para el futuro. Sería un error desperdiciarlo, usándolo instrumentalmente para indicar nuevos candidatos. Una cosa es el candidato Lula; otra, muy diferente, son los candidatos de Lula. Lula se equivocó muchas veces y los nombramientos para el Supremo Tribunal Federal así lo están mostrando. La unidad de las fuerzas de izquierda debe ser pragmática, pero basada en principios y compromisos detallados. Pragmática, porque lo que está en juego es algo básico: la supervivencia de la democracia. Pero con principios y compromisos, porque el tiempo de los cheques en blanco le causó mucho mal al país en todos estos años. Sé que, para algunas fuerzas, la política de clase debe ser privilegiada, mientras que, para otras, las políticas de inclusión deben ser más amplias y diversas. La verdad es que la sociedad brasileña es una sociedad capitalista, racista y sexista. Y es extremadamente desigual y violenta. Entre 2012 y 2016 fueron asesinadas más personas en Brasil que en Siria (279 mil contra 256 mil), a pesar de que el país asiático estaba en guerra y Brasil, en “paz”. La izquierda que piensa que sólo existe la política de clase está equivocada, la que piensa que no hay política de clase está desarmada.

(*) Doctor en Sociología del Derecho; profesor de las universidades de Coimbra y Wisconsin-Madison


LOS DELITOS MUTAN DE VALOR SIGNIFICANTE SEGÚN SEA EL COLOR DE PIEL DEL PROTAGONISTA.

25 enero 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Historia y Política

pedro-del-arrabal-3Por Pedro del Arrabal (Especial para EL EMILIO)

Así como el “medio pelo” dejó de ser aquel simple calificativo utilizado  por Jauretche cuando tenía que identificar a ciertos personajes que aun hoy deambulan como bola sin manija entre nosotros buscando “parecer” lo que no son y se ha transformado en un fenómeno cultural real  instalado como categoría social con toda su mediocridad a cuesta, hoy ese medio pelo, al que hay que sumarle  otra condición – la de “tilingo”-,  no pierde oportunidad para hablar de los “negros de mierda”, “negros villeros”, “negros chorros”, que, según lo aprendido,  son señalados por él como los delincuentes. Entonces el siguiente diálogo ya es cosa habitual en cualquier reunión de bar, o plaza, o cerca de alguna “mesa de dinero” (cueva)  o banco (que son los que operan por “izquierda” con dólares ajenos en dichas “cuevas”) donde nunca falta un tilingo.

JAURETCHE

Si les preguntas: ¿Por qué casualmente ellos son los “chorros” para vos?  

La respuesta sale naturalmente: “Porque son negros por afuera y de alma”.

Yo le confirmo su tesis: ¡Claro!  No son como la “Chiqui” Legrand (que la asustan y desconfía de los morochitos que ve en la calle) o la “Su” Gimenez (que ingresa al país vehículos importados para discapacitados  y así no pagar impuesto, como si ella lo fuera)  que son rubias por afuera y por dentro¿? (y que justifican la delincuencia de “guante blanco” con argumentos hipócritamente estúpidos porque esos delincuentes son “la paquetería total”). Me imagino que incluís al “blanquito ojos claros” del Mauri Presidente, ídolo total de la “Su” (con u$s en paraísos fiscales y en tiempos no muy lejanos  contrabandistas de vehículos vía Uruguay con su empresa SEVEL).

¡Logicamente!!! Es su respuesta.

¡Y si! Al tilingo poco le importa que todos sus admirados personajes sean brutos e incultos en materia de comprensión sobre el estar y el ser americano porque él también lo es. Le basta con que sean “claritos por afuera” -aunque cabezas huecas- pero “vivos” a la hora de hacer negocios. ¡La piolada argentina, que joder!!!

Viene a cuento lo anterior por ser algo así como que las pieles de “colores” claros tirando a “blanco” que poseen  ciertos cipayos mal educado que conforman una parte importante  no solo  de la dirigencia político-empresarial sino también  muchos “tilingos y medio pelo” de clase media que pretenden poseerlo,  trajeran en su piel una especie de “desengrasante” tipo “Prat… Bullr…” (perdón),  tipo M.M. (¡“Mister Músculo”! ¿Qué pensaron? ¿En…? ¡Ese… ni ahí!!!) marca “Impunidad” incorporado; y por lo visto es un producto que “limpia” (judicialmente) y “blanquea” añejas evasiones fiscales de todo tipo y color (vía modificación de normas) sin que la justicia ni lo considere inconstitucional ni una acción delictiva. Es más…  hasta tiene un término que ellos mismos instalaron en el lenguaje social, más fino,  con más categoría para el caso de sucumbir a la tentación de cometerlo (algo que les ocurre muy a menudo); término que lo saca de  la categoría de delito para pasarlo a un simple y auto perdonable  “ilícito”. (simil alcohólico pobre=“borracho”; alcohólico  rico=“beodo”)

Este fenómeno  tiene que ver con la parte perversa de aquella colonización cultural que instaló la desvalorización de las tonalidades  naturales de la piel de los nativo de esta parte del mundo ya que supuestamente ese color de tez venía con el sello impreso de “bárbaros” e “incivilizados”, sin siquiera tomar en cuenta que los acompañantes de aquellos conquistadores no eran casualmente lo “mejorcito” de Europa sino más bien ex presidiarios;  con el agravante que los verdaderos  bárbaros e incivilizados fueron casualmente esos conquistadores que desconocían las lenguas nativas reinantes en este continente según el uso del calificativo que los antiguos griegos le daban al término “bárbaro” (el que no sabía su lengua).

Pero la confusión –por ignorancia- se torna exasperante cuando se pierde de vista que a pesar de todo lo malo que cada conquista trae consigo, a esta parte de América le tocó en suerte ser conquistada y colonizada por lo que fue la cuna de la cultura  europea –la greco latina- que construyó conocimiento ¡Y vaya como! a partir de los aportes extraídos de esas antiguas sabidurías y conocimientos  que poseían los pueblos del cercano oriente árabe-judeos   y no por los descendientes de los bárbaros nórdicos anglo-germánicos,  violentos por naturaleza y que colonizaron el norte de nuestro continente (los resultados están a la vista si miramos los valores culturales estadounidenses). Quizá Patricia Bullrich con su debilidad por parecerse a “Rambo” (cuando “dobla el codo” más de la cuenta) sea el mejor ejemplo vernáculo en este último caso.

Lamentablemente y por obra y gracia de don Bartolo Mitre, hoy esos tilingos ignorantes paradojicamente  no solo no quieren ser sino tampoco parecerse a algo que sea latinoamericano. Hasta puedo agregar que además sienten desprecio por los “gallegos brutos”, y los “tanos come spaguetti” y solo pretenden parecerse a los franceses, o a los alemanes, o ser un agraciados  súbditos cipayos de la corona británica. ¡Si! Son los que comen “sanguches” de mortadela y cagan “sushi”.

¡Si! Es ese  tilingo que no entiende una reverenda mierda sobre el estilo de vida de estos últimos pero eso poco le importa porque la cuestión es parecerse en los más que se pueda a ellos para ser aceptados socialmente. ¿Maestro en estas estupideces? ¡Lanata, Jorge!

A todas luces, y para aquellos que desconocen la historia, estoy hablando de un “mal” cultural instalado por Mitre hace 153 años, quien nunca dejó de manejar los contenidos que a través de la educación se impartían en los sacrosantos establecimientos educativos aportados por su amigo Sarmiento al sistema liberal que enarbolaban ambos y cuyas banderas pretendieron instalar como las banderas de la patria misma.

Para entender esto solo basta con conocer el pensamiento de Mitre siendo ya presidente, cuando desde Lima -Perú- en 1864 se le cursó una invitación para integrar al país a la Unión Americana que allí se estaba gestando (anhelo de San Martín y Bolivar que Felipe Varela intentaba mantener alto). Mitre, a través de su canciller Rufino de Elizalde les respondió: “La República Argentina está identificada con la Europa (en realidad al servicio de los intereses británicos) hasta en lo más que es posible.”

Planteado en estos términos, la cuestión cultural del medio pelaje argentino no pasa por ser sino por parecer. Una de las tantas estupideces que encarnó profundamente en ciertos especímenes pero que a la hora de argumentar se degradan hasta la condición de tilingo por los disparates que utilizan. Lamentablemente en nuestro país “prendió” con total naturalidad y sin mucho esfuerzo por parte del sistema.

Lo triste y lamentable es ver y comprobar cómo soportan estoicamente gracias a su nivel de imbecilidad, cualquier basureo de los poderosos convencidos que esa conducta masoquista es el costo que se debe pagar  para parecerse a “ellos”.

Alguien dijo por ahí que no es conveniente discutir con un imbécil porque no solo te rebajas de categoría sino también porque corres el riesgo que te convenza con su bla, bla, bla.:

.-“¡Y sí!!! ¡Había que acabar con los negros chorros, el robo y la corrupción kirchnerista; había que  sincerar la economía¿?!!! Es lógico que aumenten las tarifas y eliminen la burocracia!!! La “cosa” así no podía seguir!!!

.-Pero la “cosa” te permitía vivir más o menos bien;, ahora te están cagando y en cualquier momento te quedas sin laburo y endeudado hasta las pelotas  con los “nuevos” créditos en que te metistes para tener casa nueva y auto!!!

.-¿A mi? ¡No viejo!!! Los que se van a cagar son los negros de mierda que antes vivían de arriba! ¡Yo trabajo viejo, a mí eso no me va a pasar nada!!!

.- Pero… Vos, ¿No sos parte de esa burocracia estatal? ¿Te aumentaron el sueldo?

.– ¡No! Pero todos debemos poner algo, debemos colaborar para sacar el país adelante!!!

.- Pero los que te dicen eso, todos ellos, tienen la guita fuera del país!!!

.-¿De donde sacas eso? Yo no lo leí en ningún diario, ni lo no vi en la tele ni lo escuche en la radio!!!

.- ¿Qué diario lees?

.- Clarin

.- ¿Qué canales ves?

.- TN, canal 13, Del Moro, Fantino, Majul…

.- Y que radio escuchas

.-Mitre informa primero. Pero perdona che!!! Ahora la justicia funciona y los corruptos kirchneristas  van cayendo 1×1 en cana…  Los negros chorros tiemblan!!! Esa seguridad es la demanda nuestra sociedad!!!

.-Claro!! La seguridad que te da un presidente a quien se le hunde un submarino con 44 tripulantes argentinos y él no se priva de vacaciones. La seguridad laboral que te da  un ministro de trabajo que toma empleados en  “negro; o una oficina “anticorrupción” que no encuentra corruptos en estas gestión por ningún lado, y si ve alguno le “sugiere” que no sea tan gil, que no ponga el gancho en los “chanchullos” que para eso están los perejiles de rangos inferiores; o la seguridad ambiental que te da un burro como el rabino Bermang que cree que los incendios forestales e inundaciones se los combate con “transferencia de su responsabilidad” a otros, mientras él se rasca los huevos y/o se entretiene disfrazándose de planta.  La seguridad que te da un presidente que decreta un “blanqueo” para evasores fiscales  entre los cuales están sus familiares; o le condona la deuda multimillonaria que su padre tiene con el Estado; o achica la burocracia del estado eliminando la “grasa militante” para comprar una palmera a 240 lucas a una empresa inexistente cuando en el mercado cuestan 14 lucas,  y renueva los carritos de Golf para la quinta de Olivos porque son cosas “imprescindibles” y de suma necesidad y urgencia; o la confianza que te puede generar  un ministro de energía que como “ex” CEO de la petrolera multinacional más importante del mundo te fije el precio de las tarifas y los combustibles como si a las reglas del mercado no las impusieran las mismas multinacionales ; o que el secretario de comercio, siendo dueño de una cadena de supermercados te garantice “ecuanimidad” a la hora de fijar los precios; o la seguridad que te da un ministro de economía que “administra”  los recursos del país pero…  por las dudas y la poca fe que se tiene a sí mismo como administrador, “pone” el 80% de su patrimonio fuera del país y en paraísos fiscales; o la misma seguridad que te garantiza el presidente de la Sociedad Rural –hoy ministro macrista- denunciado por su propia familia por estafa. ¡Todo ellos “blanquitos”!!!

.-¡ Para, para, para un poquito! Todo eso que decis son armados de los “camporistas k” para salvarse de ir en cana!!! Negros de mierda!!! Nada de lo que dijiste está demostrado ante la Justicia. A esos negros mentiroso habría que hacerlos mierda, echarlos del país como dijo alguna vez nuestro presidente!!!

.-¿Qué justicia? ¿La de Bonadio; ese que reabre causas como la de AMIA de la que en su momento fue separado casualmente por encubrir y hacer desaparecer pruebas? ¿El Bonadio que enjuicia a funcionarios del gobierno anterior por el tema “dólar a futuro” sobre la presunción de negociado para beneficio propio de funcionarios de la anterior gestión  mientras que por otro lado autoriza al banco a pagar esos dólares a actuales funcionarios y empresarios macrista quienes en realidad fueron los principales compradores y terminan siendo los verdaderos beneficiados?

.-¡Otra mentira “k”!!! Clarín ya lo había anticipado “Los K van por la justicia y por Bonadio? ¡Suerte que todo se salvó a tiempo!!!    

¡Y Si!!! Solo así se entiende que aquellos tilingos porteños que se sentían inseguro en el gobierno anterior hoy sean silenciosas víctimas de la inseguridad reinante tanto en la C.A.B.A. de Rodriguez Larreta que fusionó lo peor de la “bonaerense” –hoy en la “Metropolitana”- con lo peor de la Federal y que actúan en conjunto con las bandas delictivas  haciendo de Bs.As. la ciudad más insegura de la región, destino similar que padecen los vecinos del gran Bs.As. de la Vidal quienes  viven al día porque no saben si mañana seguirán vivos, mientras “Heidi”  lo hace en un Bunker militar “por las dudas”. Para colmo sus admirados “comunicadores” de Clarín, TN. Canal 13 y Radio Mitre nada hablan de sus padecimientos preocupados por inventar enemigos internos, sentenciar mediáticamente corruptos anteriores,  señalar sindicalistas para amedrentar trabajadores  y operar sobre  jueces que no comparten ni  convalidan sus sentencias.

Es más, los “tilingos” reproducen los relatos fabricados mediáticamente con  estupideces mientras continúan despotricando contra negros villeros y chorros que los “chorean” a diarios. Y todos los días se “comen” el “ilícito” con formato de gran saqueo nacional de banqueros y empresarios que también, a diario,  les encarecen la vida ya que cada medida que toma el gobierno no deja de ser otra ventaja otorgada por el “blanquito y de ojos claros” a familiares y amigos empresarios cuya codicia es interminable.

¡Si! Hablo del empresario al que hicieron presidente y terminó siendo el presidente más corrupto que haya conocido la historia nacional; con “el equipo de lujo” más corrupto que se recuerde.

Pero el medio pelaje tilingo lo banca… También bancan y se “comen” todas las estupideces argumentales justificatorias que el cara de piedra, jefe de gabinete,  Marcos Peña Braun brinda para que todas y cada una de las perversiones cometidas a diarios –tanto en dichos como en hechos- por  miembros de su gabinete sean cosas “naturales” que forman parte del CAMBIO que nos “regalan” y no hechos de vergonzosa y descarada corrupción.

.-¡”Antes que tener a los negros choripaneros de los gobiernos populistas, los prefiero a estos que son más “claros y honestos”!!!

.- ¿Te miraste al espejo?

.- ¿Por qué preguntas eso?

.-¡Digo!!! No te veo aspecto “anglo-sajón”!!!

.- ¡Pero yo no soy esos negros que querían parecerse a nosotros. No queremos parecernos a ellos; somos diferentes!!!

.- ¿En qué?

.-¡Eh…!!! ¡No sé… Pero somos diferentes!!!

 

 

 

 


NADA NUEVO BAJO LA VIÑA DEL “SEÑOR”

7 enero 2018

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional

JONATHAN SWIF

Por Victor Leopoldo Martinez (*)

En octubre de 1710 las urnas inglesas le  habían dado la victoria a los “Tory” (Conservadores), el partido que defendía el final de la guerra (de Sucesión Española: 1701/13) en la que aquella nación estuvo embarcada desde el primer año del reinado de Ana (Estuardo -1702).  Jonathan Swifs,   autor de la famosa obra “Los viajes de Gulliver”, fantástica novela donde vuelca una feroz crítica sobre el inhumano, cómico y orgullosamente bestial sistema político-social vendido como “civilización”, cuenta en su trabajo “Escritos Políticos” –pág. 145- que cuando  regresa de Irlanda a Londres después de la caída de los Whigs (Liberales), fue recibido por un viejo militante del partido perdedor –R. Harley- que como buen “panqueque” de la época, se había vuelto “tory moderado”.  Este personaje supo utilizar el genio de Swif para, a través de la prensa, manipular a la opinión pública inglesa. Harley le propuso  a Swif ser periodista al servicio del gobierno Tory ofreciéndole que se hiciera cargo del periódico gubernamental The Examiner. Solo debía “afirmar los principios y justificar los procedimientos del gobierno entrante”. De modo que la tarea más urgente del periódico gubernamental fue la de “culpar al anterior gabinete –gobierno- de prolongar aquella contienda arruinando la Nación”.

Traído esto a nuestro país y a su actual realidad política, la similitud  no debería llamar la atención en materia de “transferencia de culpas”; menos aún puede asombrar que Magnetto (Macrista por conveniencia) y el Grupo Clarín hayan comprado los servicios del hasta el 2010, su mayor detractor –Jorge Lanata, que lógicamente no le llega ni a los talones al escritor irlandés- para la tarea “anti k” que viene realizando. Tampoco puede sorprender  el blindaje mediático que recibe el actual gobierno nacional en materia de justificación de todas y cada una de sus medidas. Lo consigue a través de una constante manipulación  de la información desviando la atención hacía  “pasados hechos de corrupción “k” y/o la pesada herencia”. De este modo se crean cortinas de humo que tapan los descomunales negociados que con total impunidad llevan adelante el propio presidente, sus familiares con Franco (padre y hermano) y el primo Calcaterra a la cabeza, los CEOs “M” y hasta el denunciado por estafa por su propia familia, Etchevehere (S.R.),  todos integrantes del equipo ministerial de lujo que según “Mauri” es el mejor de los últimos 50 años.

Nunca hubo nada nuevo bajo la viña del señor. Sobre el “4to” poder, solo basta separar ciertas características en el modus operandi periodístico ya que el avance tecnológico  fue actualizando las herramientas generando diversidad de plataformas.

Dividido en dos aspectos: a) La labor periodística y b) utilización de los medios (prensa escrita, radial, televisiva, control de la redes sociales, etc. etc.) como herramienta de presión política, las conclusiones saltan automáticamente.

Para el  caso a) es claro que el “periodismo estrella” ha desvirtuado totalmente nuestra profesión que era –y es- informar objetivamente. Hoy “actuar” la “desinformación” es mucho más redituable política y económicamente que informar objetivamente. Poco importa la sincera respuesta que un invitado a un reportaje pueda dar si esta no se ajusta a lo que el “entrevistador estrella” quiere que la “audiencia escuche”.  El “periodismo de opinión”, tan viejo como nuestra profesión,  practicado por “conductores estrellas” como los Lanata, Morales Sola, Blanck, Vander Koy, Bonelli, Castro(Nelson),Leucos, Majul, Fantino, Del Moro, etc, etc,  son los que hoy con ficciones y relatos elaborados con datos  tergiversados a través de la manipulación, logran construir en el inconsciente colectivo esas “pos verdades” que luego el ciudadano común reproduce como “reales” sin siquiera constatar su grado de verdad o falsedad. Insisto con lo que vengo sosteniendo en mis aportes por este medio: Si lo dice el “Conductor Estrella” o  “tal o cual” programa o medio, entonces es cierto. La ignorancia y el vacío de lectura y conciencia crítica que la educación formal no logra instalar en la sociedad, son los mejores y más aprovechables elementos para que la manipulación mediática “prenda”.

Para el caso b), Macri, con un delirante e irreal discurso hoy gobierna un país ficcionado que los medios adeptos y socios en los grandes negociados (Clarin y La Nación) dan cobertura y sustento. En esa imaginaria argentina mediática todo funciona bien y mejor que cuando gobernaba CFK. Pero para que esta ficción funcione ahora necesita que no existan voces disonantes en materia periodística; eliminar a los jueces que pretendan imponer justicia según lo que establecen  las leyes dentro de un Estado de Derecho, por su “peligrosidad”; que la división de poderes en este tipo de gobierno poco importa por no ser necesaria su aplicación política a los fines empresariales; que carece de valor la vida de cualquier argentino si con ella se  entorpece el valor superlativo de cualquier negociado;  que los trabajadores, jubilados y los que menos tienen deben ser los que más “pongan” para que los ricos y poderosos no lo hagan. Tapar la corrupción de la actual gestión, en plena ejecución, con acusaciones sobre corrupciones ajenas y anteriores, por ahora y por lo que se ve, seguirá funcionando durante el 2018, tal como funcionó en aquella vieja propuesta que recibió Swif del panqueque ingles Harley.

(*) Escritor, Cineasta, Periodista.


La educación mediática estupidizante

30 noviembre 2017

San Fernando del Valle de Catamarca, Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Educación.

Publicado el martes, 10 de octubre de 2017 en : http://www.elesquiu.com/correoyopinion/2017/10/10/educacion-mediatica-estupidizante-263220.html

Educación Mediatica Estupidizante

Educación mediática estupidizante

Por Víctor Leopoldo  Martínez (*)

Resulta preocupante que grandes sectores sociales no sepan diferenciar una ficción vendida como verdad teniendo la realidad a ojos vista que les muestra todo lo contrario. La sutileza en el trabajo educativo mediático podría ser el único atenuante para sus víctimas. La matriz generadora de razonamientos cuyas aplicaciones direccionales se presentan tan opuestamente absurdas, gobierna hoy el país.

Las disparatadas argumentaciones se presentan  como las más claras pruebas de las diferentes varas de medición a la hora de verbalizar su utilización. Estas aparecen en funcionarios para evadir responsabilidades en el caso de la desaparición forzada de Santiago Maldonado a manos de la Gendarmería Nacional; pero también en las disparatadas afirmaciones de legisladores y “simpatizantes” PRO-Cambiemos para justificar ese gravísimo delito. Para eso recurren a un pueril y unidireccional relato que pretende vender como necesarias “las medidas que se adoptan para “ordenar” –o “normalizar”-  la sociedad.

Acá aparece la “posverdad” enfrentada a la realidad en formato de ejemplos claros.

Vara 1: Para no pocos “jueces” al servicio del poder de turno, la responsabilidad del accidente ferroviario de Once que tantas vidas costó, es del Estado en las figuras del exministro De Vido y la expresidenta Cristina Fernández, un relato creado y difundido mediáticamente hasta el hartazgo y su instalación definitiva en el inconsciente colectivo.

Vara 2: Llamativamente en el gravísimo hecho de la desaparición de Santiago Maldonado el Estado, en este caso en las figuras de  la ministra de Seguridad Bullrich y el propio presidente Macri no aparece como responsable del  hecho.

Según esta posverdad construida mediáticamente, la desaparición de Maldonado no fue “ordenada” por dichos funcionarios. Viendo las maniobras distractivas en marcha seguramente terminará siendo responsabilidad de un “loquito” Gendarme a quien “se le fue la mano”.

El motorman que no accionó los frenos de la formación del Sarmiento  y produjo las muertes que produjo, ni siquiera es uno de los “corruptos k” hasta para el  delegado gremial “pollo” Sobrero, sino que el accidente fue “desidia” producto de una planificada corrupción K”. Una disparatada argumentación que atenta cualquier razonamiento jurídico pero que desnuda esa doble vara a la hora de instalar en la opinión pública ciertos juicios de valor.

Si el accidente de Once era evitable por ser responsabilidad del Estado la seguridad en el transporte público; la pregunta cae de maduro: en la desaparición de Maldonado, ¿no? ¿Quién debe velar por la seguridad de los ciudadanos si no es el Estado? Para el Gobierno PRO ¿el Estado sólo debe cuidar la integridad física y bienes de manera selectiva? (llamese Lewis, Benetton, Turner o lo que sea). Lo de la estación Once, los peritajes prueban que fue un accidente por imprudencia del motorman. La desaparición de Maldonado ¿fue también por imprudencia de un gendarme? ¿Se puede llamar imprudencia a una desaparición forzada? La responsabilidad del Estado ¿existe para un caso y para el otro no? ¿Qué es más grave? ¿Tener al responsable del accidente de Once pero correrlo del hecho para accionar políticamente contra el gobierno anterior?  ¿O tener una cadena de complicidades para que la socialización de responsabilidades entremezcle a ejecutantes de la desaparición con los que ordenaron la represión y el accionar de los gendarmes buscando que todo se diluya? Los gendarmes sostienen que sólo actúan bajo “órdenes” (obediencia debida). La “obediencia debida” no habilita un crimen de lesa humanidad y el ejecutante es tan criminal como el autor intelectual del hecho  junto a los que bajaron la directiva.

La preocupación es lógica en tanto el Estado de derecho es el que está en riesgo. El desmadre y la falta de control político de las fuerzas de seguridad por estar armadas (literal) pone al resto de la sociedad en  total estado de indefensión.

Que ningún funcionario del gobierno quiera reconocer que dio orden para que la desaparición forzosa de Maldonado se produjera es aceptar explícitamente que:

  1. a) A las fuerzas de seguridad no las controla nadie.
  2. b) Que dichas fuerzas deciden las políticas de seguridad del Estado con criterios propios.
  3. c) Que para la “Justicia PRO” el accionar de las fuerzas de seguridad no es enjuiciable; o sólo para utilizar a algunos de ellos como “perejiles” a quien cargarle la culpa.
  4. d) Que la fuerza es el derecho de las bestias y es claro que hoy a esas bestias se la usa políticamente según sean los intereses en juego a defender, en este caso de los sectores económicamente privilegiados.
  5. e) Que frente al Estado de derecho que decían venir a defender, son los propios gobernantes, funcionarios y legisladores PRO-Cambiemos los que aceptan en los dichos, hechos y actitudes su incapacidad política para un control racional de las normas constitucionales y para que el desmadre de ese Estado de derecho continúe desgraciadamente vigente y día a día se ahonde.

(*) Periodista – documentalista catamarqueño


MORAL SOCIAL Y AMORALIDAD E INMORALIDAD EN LAS CLASES DOMINANTES.

11 noviembre 2017

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Política Nacional, de nuestra redacción

BARBA-MACRI

v-l-m-3

Por Victor Leopoldo Martinez

Las controversias que se plantearon a lo largo de la historia de la humanidad en relación al término moral entre la concepción  judeo-cristiana, el materialismo dialéctico y hasta la postura Kantiana con su  “ imperativo categórico” (concepto central en la ética kantiana, y de toda la ética deontológica moderna posterior), en ocasiones como estas pueden servir para entender algunas decisiones políticas “amarillas”. Esto no es ninguna originalidad de mi parte ya que cualquier cristiano lo puede conocer a través de Google. Me refiero a todas aquellas que está tomando este gobierno PRO en materia política, económica y judicial, con fuerte y negativa incidencia en lo social pero que son vendidas en insulsos e inconsistentes mensajes políticos  -con ayuda de un desmesurado y perverso apoyo mediático- como la panacea; todo dentro de ese CAMBIO cultural que el PRO dice llevar adelante (así lo afirmó hasta una limitada pero audaz gobernadora provincial que es  vendida por esos mismos medios hegemónicos cual “Hiedi” de la política, escondiendo a la simil  Marie Laveau II que en realidad es).

Analizadas dichas medidas desde lo moral y en relación a sus propulsores, las mismas son tomadas claramente por la amoralidad enquistada en el gobierno de la Nación con un alto nivel de inmoralidad en sus ejecutores ya que afectan seriamente las relaciones humanas ensanchando la “grieta” que mentirosamente venían a cerrar. Terminaron avasallando derechos y conquistas sociales establecidas en la Constitución Nacional  que hacían posible una convivencia más justa en cuanto al reparto de la riqueza que el pueblo produce. Esto último poco le importó a la actual gestión nacional en relación a otra de las tantas acepciones que el término moral tiene: “Conocimiento de lo que el ser humano debe hacer o evitar hacer para conservar la estabilidad social.” Hoy el gobierno PRO, con Macri a la cabeza, manipulan todos los recursos (naturales, energéticos y humanos) de la nación, y también los poderes del Estado como si fueran de propiedad privada además de pretender  volver a los trabajadores a su anterior condición de esclavos.

festejo PRO

Con total impunidad el gobierno PRO exhibe  en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches la especulación financiera, la falta de escrúpulos en el avasallamiento de la independencia de poderes de la república y la hipocresía hecha mensajes benévolos llenos de falsas promesas. Como cuasi virtudes y con un cartelito que dice PRINCIPIOS DEL CAMBIO, pero que arrancado y auscultado con minuciosidad uno puede leer en letras de agua “PRINCIPIOS NEOLIBERALES”, estos desvalores son ofrecidos y lamentablemente comprados por una comunidad totalmente adormecida y distraída con shows mediáticos-judiciales  montados por los medios monopolizados para cada ocasión. El eje: mostrar una supuesta lucha anticorrupción contra funcionarios de la anterior gestión pero que en realidad busca tapar  la descomunal corrupción contra la patria misma existente en la actual gestión PRO. Hoy ya no quedan dudas de la complicidad mediática liderada por el mafioso Magnetto en el desfalco contra los intereses del Estado Argentino.  

El neoliberalismo macrista puso en movimiento un harto conocido reacomodamiento de  las distintas superestructuras éticas, morales, jurídicas, ideológicas y políticas que periódicamente van CAMBIANDO según sean los intereses de las  clases dominantes (agro-industrial-mediática). La ignorancia generalizada que reina en toda la sociedad fue –y es-  aprovechada por los menos zonzos de las clases dominantes que haciendo uso del poder que les da el ser “patrón” y por ende “modelo a seguir”, preñaron  a los de clase media y media baja con un sin números de zonceras. De allí la búsqueda de la consolidación de esos desvalores a través de los cambios que proponen en materia educativa.

1-LA VIRTUD DEL EGOISMO

Un gobierno cuyos protagonistas –con el presidente a la cabeza y los CEOs empresarios acompañantes- poseen un pasado “oscuramente delincuencial” y un inescrupuloso presente con “panamá papers y paradise paper” en su prontuario, no pueden dar lecciones de moral anticorrupción a la sociedad habiendo sido, y seguir siendo, lo más corruptos que recuerde la historia nacional, algo que viene acompañándolos desde el 24 de marzo de 1976.

¿Posee algún tipo de moral alguien que jamás trabajó ya que vivió usufructuando del esfuerzo ajeno  y encima se anima a fijar “condiciones de Trabajo” a los que sí lo hacen, con el agravante de amenazar al trabajador que si no acepta las negreras condiciones puede perderlo? ¿Puede alguien que nunca se va a jubilar porque su condición económica le garantiza un permanente bienestar gracias al esfuerzo y la esclavitud de otros, poner condiciones sobre los ingresos y beneficios sociales de los que sí trabajaron y quieren vivir con una jubilación digna? ¿Se puede entender como trabajo de un “empresario” reunirse todos los días con sus técnicos alcahuetes para escuchar qué operación financiera es más redituable… o como presionar, o a quien del gobierno hay que coimear para sacar tal o cual ventaja económica, entre ellas obtener por ley la precarización laboral?   Esto ¿no delata un alto grado de amoralidad? Y utilizo el término “amoral” pensándolos como simples ignorantes, tratando de atenuar su perversión por ser personas que desconocen la ciertas reglas sociales. Si los ofende ser tratados como ignorantes (y muchos de ellos lo son) entonces peor aún; pasarían a ser inmorales que es más grave por ser conscientes de sus perversiones.  Sigo.  ¿Es moral y humanamente sensato priorizar el  “saneamiento de la economía” (una frase ficcional que solo persigue ampliar los márgenes de rentabilidad de los poderosos al más bajo costo) por sobre la salud, la educación y la calidad de vida del resto de la población de un país? ¿Es justicia aquella que denigra la condición humana de un “sospechoso” a quien no se le respeta ni siquiera los pasos del debido proceso? ¿Alguien recuerda o vio en un show mediático a María Julia Alsogaray (estafadora del Estado), o a Videla (responsable de 30 mil desapariciones de argentinos)  ser sacados descalzos y esposados de sus domicilios? ¡Ningún reo merece semejante  escarnio! ¿Harían lo mismo con el cómplice de la última dictadura, de Menem y de Macri de apellido Magnetto si alguna vez la justicia llega a ser verdaderamente independiente? ¿Dónde está el Estado de Derecho en la república de Macri? ¿Existe algún grado de moral en un “gabinete de lujo” conformado por múltiples procesados, evasores fiscales con cuentas off shore en paraísos fiscales, lavadores de dinero sucio (banqueros), CEOs que tomaron por asalto el Estado para hacer negocios favorables a las empresas que representa? “Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador… ¡Todo es igual! ¡Nada es mejor! Lo mismo un burro que un gran profesor” rezó Discepolin allá por la primera Década Infame de los años “30” del siglo pasado.

Emile Durkheim(1858-1917) más en antaño aún hacía hincapié sobre la moral que conlleva hasta la propia división del trabajo: “La conciencia social de las Naciones no se engaña; prefiere un poco de justicia a todos los perfeccionamientos industriales del mundo. Sin duda que la actividad industrial no carece de razón de ser; responde a necesidades, pero esas necesidades no son casualmente morales.” Y Duerkhein lo ejemplificó a través de comparar situaciones que claramente se juegan en las sociedades contemporáneas “civilizadas” pero que nunca garantizaron desde el punto de vista humano una moral propia de lo “civilizado”: “Hemos reemplazado la diligencia por los ferrocarriles, los barcos de vela por los transatlánticos; los pequeños talleres por las fábricas, un gran despliegue de actividades miradas como útiles pero que no tienen nada moralmente obligatorio. El artesano y el pequeño industrial que resisten a esa corriente general y perseveran obstinadamente en sus modestas empresas cumplen con el deber social tanto como el gran industrial que cubre el país con fábricas y reúne bajo sus órdenes a todo un séquito de obreros…

Y a propósito del grado moral de algunas decisiones sostenía: “… Un hecho semejante no puede evidentemente producirse sin afectar de manera profunda nuestra constitución moral pues el desenvolvimiento del hombre se hará en dos sentidos completamente diferentes según nos abandonemos a ese movimiento o bien le ofrezcamos resistencia”.

Solo el tiempo dirá si el pueblo argentino reaccionará a tiempo de manera patriótica para evitar esa tormenta que en forma de latrocinio se comenzó a descargar sobre la Nación Argentina a partir del 10 de diciembre de 2015, aniquilando su soberanía política, vilipendiando su independencia económica, reinstalando una injusticia social exacerbada en nuestra sociedad, algo que ilusamente creíamos superado sin advertir que la perversa y egoísta cultura del estúpido individualismo estaba al acecho dentro de nuestra propia sociedad.