INGRESO UNIVERSAL, SERVICIO SOCIAL VOLUNTARIO Y CAPITALISMO EXTREMO.

19 julio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Cultura y educación.

Ariel Magirena

Por Ariel Magirena

Para terminar con el “costo laboral” terminarán con el trabajo. 

Soros y las fundaciones “humanistas” que financian la reducción poblacional y la fragmentación social y  promueven la transculturación y transexualidad, alientan en el mundo el “ingreso social” para la subsistencia de los que no forman parte del plan de la etapa superior del capitalismo. De ese modo limitarán la protesta y solventarán a los sobrevivientes mansos mientras la humanidad llega al mínimo ideal.

Captura de pantalla 2019-07-19 a la(s) 14.42.14

En el caso argentino chocan con la oligarquía que acuña un odio patológico contra los pobres y asalariados desde que alcanzaron sus derechos y protagonismo con el peronismo, la que intenta obedecer ese mandato pero a cambio de una “contraprestación” con salidas como la del “servicio cívico voluntario” para jóvenes a quienes arrancarán de sus hogares y geografías y mantendrán controlados (aunque ellos dirán que los “contienen”). 

Hoy, ejecutado el ajuste brutal por encima de las exigencias del FMI, el progresismo le rinde mucho mejor al capitalismo, pero los dueños del poder real permanecen con relativa lealtad a la clase cipaya que siempre le sirvió. Lo único que lo mella es la organizacion de los trabajadores y el peronismo al que tienen oportuna y generosamente infectado de micropolítica y marketing.

Una sola clase social hegemoniza la política en nuestro pais y el resultado es que la agenda que abarca todo el espectro electoral tiene eje en reivindicaciones micro y de sector habiendo arrasado con las de interés social. 

Para consumar con éxito su cometido necesitan terminar con la cultura de derechos y alentar la cultura del ego en la que “uno/a” está habilitado a hacer cualquier cosa para “ser” y si no lo entiende debe “deconstruirse”, que es el neologismo que pretende suavizar la renuncia y la destrucción.

La cura a esta pandemia liberal (progre o conserva) sigue siendo el nacionalismo popular revolucionario que expresa desde hacen 3/4 de siglo la doctrina justicialista.

Anuncios

UN “MANUAL” DE ANTIGUA ELABORACION Y MEDIOCRES ACTUALIZACIONES.

18 junio 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

Es común escuchar en el campo de la “oposición política” instalada en el parlamento nacional, o en boca del periodismo opositor afirmar : “Las reacciones y los argumentos PRO MACRI utilizados por funcionarios, medios adictos y periodistas sicarios para embarrar la cancha política o justificar decisiones gubernamentales son de «manual»” .

¡Y no están equivocados! ¡Son de manual! Pero reacciones de la clase política opositora que intenten contraponerse a esas maniobras, o ponerle al menos coto desde lo legal-institucional, no aparecen por ningún lado.

Cabe preguntarse: Las nuevas reglas de la política que muchachas/chos de la oposición se auto impusieron… ¿Les exige un “no confrontar”, un “no hacer olas”, un “no mover el avispero” un “no copar la calle” para no ser defenestrados por los “medios hegemónicos” públicamente y/o evitar que maten conciudanos -literalmente- P. Bullrich y sus fuerzas de ocupación? Los dirigentes peronistas ¿se comieron el verso “civilizador” de que hay que “actuar de manera políticamente correcta” según las reglas que impone el stablishment? ¿Es más importante llegar “ordenaditos” a octubre aunque el pueblo llegue con la dignidad humana avasallada diariamente por el piso? En una oportunidad Néstor Kirchner les dijo a los acreedores externos. “Los muertos no pagan”. ¿Porqué no traspolar el concepto y pensar por ejemplo: “Con un pueblo con moral baja por estar sin trabajo, hambreado y desnutrido y con un sistema productivo destruido será casi imposible cualquier recuperación. ¡Hagamos algo!?”. El PRO, al parlamento lo mantiene cerrado y la oposición se para en la puerta esperando que alguna vez lo abran!!! ¿Se justifica seguir soportando el daño a las instituciones de la república, al conjunto de los argentinos y a los intereses nacionales en pos de otorgar “gobernabilidad” a un grupo de delincuentes e inútiles que encima demandan un segundo mandato para continuar con sus perversiones, o piden al menos ese tiempo de tranquilidad que va hasta las próximas elecciones para finalizar sus fechorías?

El país y su pueblo entró en un cono de sombra el 11 de diciembre del 2015; el 16 de junio de 2019 y como aquel otro desgraciado 16 pero de 1955, el país se oscureció. El del “19” por un apagón padecido por gente indefensa; el del “55” por un criminal bombardeo contra gente indefensa. Del luctuoso y criminal día del “55” se sabe la cantidad de víctimas fatales; las víctimas del apagón del domingo pasado fueron 45 millones y de las fatales (que seguramente las hubo) jamás nadie se enterará. Se llegó al fondo negro del cono. El gobierno PRO se corre de cualquier responsabilidad sobre el desastre que ellos mismos están produciendo; los dirigentes opositores están “rosqueando” los lugares en las lista frente al inminente cierre de plazos. ¿Solo a los tilingos de clase media, el gobierno los maneja como estúpidos? Ningún dirigente opositor se lo pregunta.    

Es claro que a futuro la historia demandará por estos errores a todos, repito TODOS los protagonistas del presente. Pero ya será tarde; tarde hasta para querer enmendar las desgracias que viene soportando el grueso de la población en estos tiempo por el hecho consumado del macrismo en el poder. El tiempo se come la vida; las penurias y los malos tragos padecidos en un tiempo no se borran tan fácilmente con enmiendas futuras; daños sufridos en un período de nuestra vida nunca son compensados con bonanzas de tiempos futuros. Los daños siempre dejan secuelas físicas y psíquicas. Para daños padecidos alcanza y sobra con los que nos infringió e infringe  Macri.  

Macri Lagarde

Este desgraciado presente que padece el país se pudo evitar si solo se miraba a tiempo y sin soberbia los macanazos que se venían cometiendo entre el 2012 y el 2015. El peronismo le dio a la Dra. (como dice el “turco” Asís) en el 2011 el 54 % de aprobación para que siguiera haciendo peronismo. Se leyó mal políticamente aquel resultado. Se fue “limpiando” de peronistas la gestión del último gobierno para exhibir en la estantería a “técnicos y progresistas” que en la primera de cambio aparecieron “saltando el cerco” y presentándose como los “críticos de la primera hora de la autoritaria kirchnerista”. Un inmenso semáforo con su “rojo” titilante se encendió en las elecciones intermedias del 2013. La ceguera del poder les impidió verlo. En el semáforo del 2015 cancherearon y terminaron estrellando el “proyecto” de la mano de los que “abrían cartas” porque tenían la posta de lo que había adentro escrito por Scioli. El proyecto “carta-abiertista” era Randazzo quien en la primera de cambio saltó el cerco poniéndose al servicio de Macri-Vidal. Mas patético es el caso Bossio que ensucia sus pantalones cada vez que Magnetto-Macri le muestran una “carpeta”.   

Todo lo anterior forma parte de este lamentable presente.  

Nada de lo que está sucediendo en materia mediática, social, política, económica y judicial en este país puede sorprender a nadie. El consumo de politiquería (operaciones políticas basura y baratas) por gran parte de la clase media argentina es moneda corriente; algo habitual en una población que viene siendo domesticada desde hace largo tiempo para que su avidez cultural y de formación política se limite a consumir fantasías y posverdades fabricada mediáticamente. Hoy se llega al colmo de tener que presenciar la aceptación por parte del tilingaje que el “vivir” con el actual y degradado nivel de vida que padecen es un merecido castigo por los tiempos de bonanzas del que disfrutaron en el pasado inmediato.

Einstein dudaba que el universo fuera infinito, no así la estupidez humana a la cual consideraba ilimitada. Esas construcciones de “posverdades” difundidas mediáticamente y lanzadas con fluidez diariamente permitieron que por lo menos en este país Einstein tuviera razón.

Pero en términos políticos nada es nuevo. Infringir padecimiento es viejo. Es el modo y la forma de entender la política en su practica concreta; un estilo que tiene a un sector social que lo hizo propio desde hace tiempo. Todo fue posible porque siempre, repito SIEMPRE, ese sector social gozó de impunidad para hacerlo ya que su poder económico les permitió “comprar” conciencias y así blindarse para evitar cualquier accionar judicial. La justicia también se compra. Me refiero a esa oligarquía cipaya y soberbia que históricamente se movió y operó haciendo concordar sus espurios intereses sectoriales con los intereses del capitalismo financiero internacional, accionando de manera conjunta en el saqueo de la Patria y la explotación de nuestro Pueblo.

Una y otra vez dijeron y utilizaron el mismo y falaz argumento: “Llegan para poner «orden», acabar con la «corrupción y el robo» y «sanear» la economía nacional de los despilfarros populistas”; todo presentado de manera mediáticamente circense y como un “esfuerzo patriótico” de parte de ellos. La revolución del “30” contra Irigoyen; la del “55” a la que llamaron pomposamente «Libertadora» contra Perón; la del “76” calificada como “Proceso de Reorganización Nacional” nuevamente contra otro gobierno peronista; todas a través de sediciones militares (golpes de Estado alentados por los sectores privilegiados –esa oligarquía- de la sociedad).

Sin embargo en el 2015 llegaron por otra vía –la democrática- previa preparación de la opinión pública utilizando los mismos y recurrentes argumentos; en este caso el desastre populista “k”. Como en ocasiones anteriores dijeron que venían a traer el CAMBIO y llegaron de la mano de un empresario de muy dudosa moral. El personaje consiguió acceder a la presidencia estando procesado y tuvieron que sobreseerlo de urgencia para que pudiera asumir. La impunidad otorgada por los grupos económicos-mediáticos comenzó a servirle para poner en marcha un saqueo como los anteriores pero esta vez a cara descubierta.

A eso, el primer mandatario le sumó su incontinencia de autoritarismo y su marcada ignorancia sobre cómo funcionan las instituciones de la república. El nombramiento por DNU de 2 integrantes de la Corte Suprema eludiendo la responsabilidad del Congreso Nacional -bestialidad en estado puro- fue una de las burradas que le siguieron al comienzo del latrocinio iniciado el 11 de diciembre del 2015: a) devaluación de la moneda, b) quita de las retenciones a no pocos empresas extranjeras que operaban en el país, c) eliminación de impuesto a los ricos, d) justificación de la evasión impositiva quitándole ilegalidad a las empresas off shore en paraísos fiscales utilizaba hasta por el propio Macri para tener sus dudosas ganancias como empresario fuera del país liberándolas de toda carga impositiva. Transferencia de riqueza para su mayor concentración en pocas manos. Cuadro pintado con brocha gorda por el “mejor equipo de los últimos 50 años”, vendido mediáticamente como una obra “transparente”.

Todos los caso que se dieron a lo largo del tiempo, señalados mas arriba, fueron y son fenómenos políticamente reaccionarios , similares entre si, con aplicación de iguales “recetas” de ajuste para el conjunto del pueblo y “libertad absoluta” para espurios negociados con el Estado y/o con las multinacionales y la banca internacional, por parte del empresariado amigo y cómplices; operaciones que siempre terminaron afectando la dignidad y los intereses de trabajadores en general; rifando la riqueza nacional.

¿Cuales fueron las consecuencia posteriores de estos 4 engendros políticos señalados 2 o 3 párrafos más arriba? Al golpe del “30” le siguió la Primera Década Infame; al golpe del “55”, el “Plan Prebisch (o retorno al coloniaje dijera Jauretche); al criminal golpe del “76”, el comienzo de los grandes endeudamientos externos y el vaciamiento del país conseguido a sangre y fuego con la última dictadura militar como protagonista central pero en aquella ocasión usada como mano de obra para trabajos sucios y criminales mientras la misma oligarquía de siempre hacia sus grandes negociados. Con Macri volvieron los eternos delincuentes de guante blanco que operaron con aquella dictadura; los mismos que luego con Menem vendieron las joyas de la abuela y a quienes hoy ya ni siquiera les importa que sus guantes se muestren muy sucios en solo 3 años de salvaje y bárbara gestión Macrista.

He mencionado los más claros ejemplos históricos que dan cuenta de la similitud en un “modus operandi”.

Pero existe un agravante más; la “cosa Macrista” apareció mostrando la peor cara de esa parte de la sociedad conformada por esa oligarquía mediocre disfrazada de “patricios” a quienes esta vez se le sumó el tilingaje de clase media y media baja con aspiraciones burguesas. Desde ese 11 de diciembre del 2015 el Estado Nacional adquirió por primera vez en su historia el síndrome de los dictacráticos (dictadura de los “calificados” –el mejor equipo de los últimos 50 años- con disfraz “democráticos”), decidiendo en lo económico-político-mediático y judicial a su antojo. Implantaron de prepo una desastrosa gestión gubernamental que hasta les permitió animarse a justificar públicamente sus torpes y no por eso menos perversos errores con un simple “estamos aprendiendo sobre la marcha”.

Ahora queda claro (lamentablemente no para toda la población) que solo se trató de un club de empresarios y operadores financieros, todos ellos simples truhanes encabezado por el propio presidente Mauricio Macri. Estos personajes hicieron primar esa “viveza criolla” que nunca los abandona para llevar adelante la mayor depredación económica e institucional que el Estado argentino haya conocido y padecido a lo largo de toda su historia.

El daño ya fue hecho. El desastre es total en los términos que se quieran analizar y en los ámbitos que uno se decida auscultar. Ni siquiera la retirada quedó sin contemplar. De ahí el orden de la secuencia: mediática, social, política, económica y judicial. Los periodistas sicarios ya comenzaron a sacar el paragua antes que llueva victimizándose para asegurarse fuentes de trabajos sucios posteriores si es que el “populismo” regresa. ADEPA (Clarín y La Nación) iniciaron sus operaciones. Ahora se le sumó el FOPEA de Santoro-Sclauzero.

Lo grave está que la oposición política, hoy se presentan como un núcleo de incapaces inhabilitados para anticipar; menos prever y/o contrarrestar futuras maniobras, hechos concretos que a diario vienen hiriendo de muerte no solo a la población sino al Estado mismo en los cuerpos de todas sus instituciones republicanas y en sus soportes económicos-financieros. Hoy el pueblo argentino quedó a merced de las locuras de este engendro político llamado CAMBIEMOS. No es difícil inferir que lo seguirán haciendo hasta el 10 de diciembre de este año si es que ese día tienen que dejar el poder formal por decisión electoral. El poder real (el económico) estuvo y hoy está reasegurado a futuro; como lo estuvo siempre; y seguirá operando desde las sombras.

Seguramente son de “manual”. Pero hay que aclarar de que tipo de manual. Repito, el “modus operandi” no es original. El imperio norteamericano lo usa habitualmente en sus operaciones locales e internacionales. Copiarlo no demanda mucho trabajo. El stableshment siempre se caracterizó por ser “copiador”; la vanguardia lúcida de izquierda vernácula con su euro centrismo a cuesta nunca dejó de acompañarlo:

  • Operación mediática de preparación de la opinión pública con imputaciones sostenidas con falsos relatos para que el consumidor  aborrezca situaciones, actos, individuos o gobiernos hasta transformarlos a estos en enemigos públicos, con posterior enjuiciamiento y sentencia mediática de todos aquellos a los que hicieron víctimas por no acordar con las empresas periodísticas negocios beneficiosos para los intereses empresarios. .
  • El enjuiciamiento público-mediático tiene su correlato en operaciones judiciales llevadas adelante por el núcleo más corrupto del poder judicial encarnado en fiscales, jueces, jueces de cámara y hasta la propia Corte Suprema sobre quien se desarrolla la necesaria presión mediática por “operar” ambos de manera concomitante, buscando lograr la “vista gorda” de sus integrantes sobre estas espurias maniobras.
  • Persecución político-ideológica llevada adelante por el Ejecutivo (con escuchas y seguimiento interno por parte de los servicios de inteligencia) luego manipuladas mediáticamente para mayor impacto en la opinión publica contra todo legislador, juez, empresario, o ciudadano que no se avenga a prestarse para sus sucios juegos (ni el Papa se salva).
  • La pata política para la supuesta defensa del “republicanismo” en la denodada lucha contra la “corrupción política” (nunca empresaria) que llevan adelante los medios defensores de la “cacareada libertad de prensa” (que en realidad se trata de “libertad de empresa” para sus sucios negocios) la integran corruptos legisladores del parlamento nacional a quienes utilizan mediáticamente para sostener esas falsas denuncias señaladas más arriba y todo atropello legal que habilite cualquier tipo de operación política destructora de adversarios.
  • Todo lo anterior funciona como material distractivo (cortinas de humo) para que los más grandes y espurios negocios pasen total y absolutamente desapercibidos mientras se los ejecutan.  

El consumidor de toda esta basura político-mediática es solo una víctima confiada y engañada en su buena fe. Bien vale la pena recordar aquella historia que contó Jauretche en uno de sus trabajos, recordada por su nombre: “El chico de la bicicleta” (1) de donde podemos rescatar que la cuestión de la manipulación mediática tiene vieja data.

Nota:

(1) “El doctor Manuel Ortiz Pereyra, uno de los fundado­res de F.O.R.J.A., fallecido hace ya muchos años, dejó un pequeño libro, editado en 1926 ó 1927, que se titulaba «El S.O.S. de mi pueblo». Era hombre con mucho «estaño», do­tado de una notable inteligencia que le había permitido su­perar la solemnidad y el empaque, entonces anexos al tí­tulo universitario; había sido la suya una vida múltiple y agitada en la que había tocado los más variados niveles de la fortuna y de las actividades ciudadanas; además, Dios lo había dotado también de gracia.                      
Sobre esto de la información traía un capítulo titula­do “El chico de la bicicleta”. 
Comentaba allí la apariencia técnica con que los dia­rios presentan una página llena de cuadritos con letras y números diminutos, donde se habla de cotizaciones de la producción en mercados de los que el chacarero nunca oyó hablar y en medidas y precios de los que no tiene la menor idea. El chacarero, decía, se hace una imagen borrosa dón­de se embarullan Winnipeg, Ontario, Yokohama, Rotter­dam, con dólares, libras, yens, rupias, florines, tonela­das y bushells, todas palabras misteriosas para él. No en­tiende, pero está muy agradecido a los grandes diarios que se preocupan por ilustrarlo para la defensa del precio de la cosecha,  y supone que estos sostienen grandes oficinas llenas de peritos de toda clase, que le proporcionan la infor­mación.

No hay nada de eso, decía Ortiz Pereyra. Lo único que hay es un chico con una biciclet que va a buscar la página a lo de Bunge y Born o a lo de Dreyfus; es decir que la aparente información para el vendedor la proporciona el comprador. ¡Y hace tanto tiempo que vamos al almacén con el “Manual del Comprador” escrito por el almacenero! El último que se ha “avivado” es Raúl Prebisch.”


Aleksandr Duguin y su devoción por Perón y el modelo sindical argentino

13 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMLIO, Política nacional e internacional

Fuente:https://mundogremial.com/aleksandr-duguin-y-su-devocion-por-peron-y-el-modelo-sindical-argentino/

Captura de pantalla 2019-05-12 a la(s) 23.17.32

“Perón creó los principios para el futuro. El futuro peronista es hoy”

El movimiento nacional justicialista conmemoró hace semanas los 70 años del Primer Congreso Nacional de Filosofía de Mendoza donde el General Juan Domingo Perón presentó y desarrolló su concepto de Comunidad Organizada.

La obra de Perón rompió fronteras y fue estudiada por innumerable cantidad de pensadores en distintos puntos del mundo.

Tal es así, que para recordar aquel congreso de filosofía se congregaron en nuestro país destacados filósofos que dedicaron parte de sus estudios al “peronismo”. Entre ellos,Aleksandr Duguin.

Duguin es un filósofo , historiador y analista ruso, reconocido mundialmente, que analizó la figura de Perón a quien llegó a definirlo como “un ejemplo a seguir por todos los Jefes de Estado”.

Hace días, visitó la sede central de la CGT en el marco de las actividades para rememorar aquel Congreso de Filosofía junto a filósofos argentinos, historiadores y pensadores de la región.

Mundo Gremial entrevistó a Duguin para conocer su análisis del peronismo, y sobre todo su visión respecto al modelo sindical argentino y su definición del trabajo.

MG: ¿Qué opinión tiene usted del movimiento peronista?

AD: “El peronismo se basa sobre necesidades de tener una alternativa al liberalismo global, a la hegemonía de América del Norte que está representado en el pensamiento político y filosófico de Juan Perón.

En su Tercera Posición de Juan Perón veo muchos aspectos parecidos a la Cuarta Teoría Política (de su autoría) que critica el liberalismo, comunismo y nacionalismo.

Creo que Perón no era tan nacionalista, era más que nacionalista. Pensaba en los intereses de la civilización latinoamericana. Por eso iba con esta propuesta de Getúlio Vargas de Confederación, también con Chile.

La unificación del continente con su identidad manifestada con la forma política del peronismo, justicialismo, con soberanía y justicia social. Es importante la dignidad del hombre de trabajo, CGT, trabajadores, como el centro, creo que no ha perdido ninguna importancia. Eso se diferencia con Brasil que después de la caída de los Getúlio Vargas, todo el sistema de la CGT de Brasil está destruida totalmente.

Acá después de Juan Domingo Perón, la situación de la CGT está conservada; estos colectivos para defender la dignidad de los trabajadores está presente, vive hoy y es muy importante. Porque Perón ha hecho algo más que ser un líder político, ha creado los principios para el futuro. El futuro peronista es hoy. Por esto es que considero a Perón como el pensador político, es el creador del pensamiento de estos valores para el futuro”.

Captura de pantalla 2019-05-12 a la(s) 23.18.34

Juan Manuel Morena, director de Mundo Gremial, junto a Duguin en la CGT

MG: Siguiendo esta línea, hoy hay un impacto muy fuerte en el mundo del trabajo que naturalmente va impactar en el modelo representación, ¿cómo lo analiza usted, en términos de trabajo?

AD: “Pienso que debemos concebir trabajo por fuera del marxismo. Porque el marxismo se ocupa del trabajo abstracto solamente, por eso (Karl) Marx pensaba que el capitalismo es la fase necesaria del desarrollo de la humanidad, de la economía, de la sociedad. Solamente cuando todo el trabajo deviene abstracto y no concreto, solamente después, la revolución socialista proletaria sería posible.

Eso es totalmente negativo, por eso esto juega a favor del capitalismo, liberalismo, globalización, esto se ve en la izquierda moderna, post moderna, que son los aliados del liberalismo gran capital”.

MG: Y son los grandes representantes de muchos sindicatos a nivel mundial también…

AD: “Sí, por eso el sindicalismo del trabajo peronista debe ser el sindicalismo de otra naturaleza, con otra esencia y esa esencia tiene que ser, según mis ideas, en la defensa del trabajo concreto. Es diferente trabajo concreto, es trabajo que no está hecho para vender.

Vender es una forma secundaria de manejar los objetos, es una forma de la creación, el trabajo creador. Trabajador no es proletario, trabajador es cuando hace trabajo concreto que está destinado a auto consumación o a un cambio en el contexto concreto también. Esto es trabajo para trabajo, es una forma de la dignidad humana que está presentada como arte con creación que no está para vender.

En el capitalismo todo trabajo deviene abstracto para vender, solamente para vender. La calidad de la plata no cuenta. Y por eso es que creo que tenemos que defender este trabajo concreto.

Volver al trabajo concreto que debe ser inscripto en el contexto local, humano, en el contexto de aldea, de ciudades, de la gente que si se conozca entre ellos”.

MG: ¿Y según ese pensamiento, cómo debemos pensar la economía de un país?

AD:A la economía hay que pensarla en concreto, la economía de la producción estratégica, de peso nacional, podría ser de otro nivel. Pero en ambos casos el trabajo debe ser a favor de la gente, de la sociedad, de la Nación. Esa es precisamente la diferencia entre los sindicatos marxistas o izquierdistas y los peronistas.

Por eso creo que el trabajo debe ser concebido como el hecho, el acto creador, como el arte, como un acto humano, profundamente humano que manifiesta la posibilidad del hombre de crear. Por eso el producto de este trabajo no puede tener precio, el precio es el don, el cambio del alma, del corazón; este trabajo cualitativo debe ser puesto en el medio de la lucha para la liberación del trabajo”.

Captura de pantalla 2019-05-12 a la(s) 23.13.20


EL PERONISMO Y LOS “periodistas pequeños, pequeños” PERONOFÓBICOS

5 mayo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

EL JOACO

JOAQUÍN M. SOLA ES UN BURGUESITO PEQUEÑO PEQUEÑO QUE COMO TAL HACE PERIODISMO PENSANDO QUE   ESTÁ CAMINANDO ENTRE UNA PLEBE LONDINENSE PERO EN UN PAÍS COLONIAL; Y LO HACE CON AIRE ARISTOCRÁTICO SENTENCIANDO A SINIESTRA EN DEFENSA DE “DIESTROS” (viejos ladrones del Estado y corruptos de toda laya que él vende como impolutos). CUAL SHERLOCK HOLMES SUDACA ENJUICIA AL POPULISMO Y A POPULISTAS SIN EVIDENCIA ALGUNA, SOLO CON ARGUMENTOS FABRICADOS EN UN REMEDO DE LABORATORIO MEDIATICO CUYOS PRODUCTOS SON ELIXIRES PARA MITÓMANOS ELABORADOS CON INFORMACIÓN BASURA. 

Victor L Martinez 2

Por Victor Leopoldo Martinez

Si bien es cierto que a esa herramienta periodística llamada La Nación, Mitre la pensó y diseñó para ser vocera del stablisment oligárquico y guarda espalda de sus intereses (según el decir del historiador Galasso), insisto en los derrapes que pueden leerse en sus páginas en esa caída libre que viene padeciendo el libelo por el tobogán de la mediocridad.

De aquella “tribuna de doctrina” que pretendió ser, según el deseo de su creador, está quedando NADA; no solo en términos periodísticos sino y fundamentalmente en materia de “plumas” pretenciosas de editorializar. Los ejemplos patéticos no son pocos; hoy a Morales Sola se le suma entre otros Luis Majul.

Que la línea editorial del matutino sea profundamente liberal-anti populista y por ende antiperonista no es novedad para nadie; pero creo yo que no puede a la vez rebajarse a tanto como lo viene haciendo desde hace un par de décadas, torturando con sus chabacanas editoriales a don Bartolo en su propia tumba. Independientemente de no acordar en lo personal con la línea Mayo-Caseros que el diario defiende, la pluma de su creador fue brillante, y por sus páginas desfilaron tipos de la talla de Leopoldo Lugones. Lamentablemente este presente al que lo están llevando los De Vedia-Saguier en su asociación con el mafioso que controla el grupo monopólico Clarín, Héctor Magnetto, muestra su actual grado de pauperización editorial.  

LIBRO DE CRISTINA

Esta vez Morales Sola se “colgó” del libro de reciente aparición escrito por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La nota en cuestión firmada por el ¿periodista? de marras y publicada por La Nación el 1 de mayo pasado se titula: “El libro de Cristina Kirchner: un repaso de sus odios”

Resulta llamativo, por no decir torpe, leer un texto escrito por un odiador serial referirse a ese nefasto sentimiento como si los depositarios fueran solamente otros. Nada original.

Como la típica manifestación sintomatológica presente en ciertos mediocres que padecen algún tipo de neurosis obsesiva, Morales Sola comienza su nota sosteniendo: “Dejemos a un lado el estilo y la redacción del libro de Cristina KIrchner. Definitivamente, el destino de ella no es el de escritora.” Sola utiliza el plural “Dejemos” de manera llamativa en una redacción personal –no grupal a menos que incluya a sus lectores- donde intenta criticar estilo y redacción de otro. A raíz de esta observación y utilizando el mismo criterio yo podría decir: “La redacción de textos no es lo fuerte en Morales Sola”. Ahora bien, me pregunto, don Joaquín… ¿pretende con su escrito claramente surgido de la impotencia, derrumbar el éxito editorial de una obra que ya lleva 250 mil ejemplares agotados? En realidad ¿quién aparece como resentido y envidioso en esta ramplona disputa planteada por el pseudo periodista, Cristina como él la quiere presentar…, o él mismo?

CRISTINA-SOLA 1

Pero su obsesión antiperonista lo hace desvariar y escribir estupideces sobre un texto hecho libro, claramente político, de alguien, en este caso Cristina Fernández de Kirchner, que no necesariamente tuvo una finalidad literaria al redactarlo. Esto queda patentizado renglones más adelante cuando de manera neurótica manifiesta: “Cristina es Cristina, con sus mismas filias y fobias, con sus mismas obsesiones, con el mismo rencor de siempre y los mismos enemigos reales o imaginarios.” O sea, ese pensamiento recurrente asentado en su peronofóbia le permite correrse de su cuadro patológico y ver obsesiones y rencores en la depositaria, en esta ocasión, de una de sus neurosis.

Sola podría reclamarle al mitómano Macri regalías por autoría (o viceversa) porque la aseveración que aparece a continuación fue –y es- usada recurrentemente por el ignorante presidente de los argentinos: «Leer ” Sinceramente ” es como escuchar a la expresidenta durante diez cadenas nacionales seguidas.» Salvedad; para Macri leer sería padecer una tortura insoportable. Macri ve una biblioteca o una librería y cruza de vereda.

Sigamos; a pesar de ser un maníaco obsesivo, no por eso Sola pierde sus momentos de lucidez, esos que le permiten “sacar el paraguas antes que llueva” cuando se imagina que algún peligro acecha. Claro está que no se percata que a los mediocres no los alcanza aquello de que “el que siembra vientos cosecha tempestades”; basta en el futuro con ignorarlos. Digo esto porque en algún momento de su escrito manifiesta: “la segura candidata presidencial será más vengativa que la que conocimos si llegara a acceder al poder”. Temor también expresado por otra tilinga: Mirta Legrand.

MORALES SOLA Y LA DICTADURAMorales Sola se sabe y se conoce como un personaje poco “limpio” en el desarrollo de su tarea pseudo profesional y más próxima al sicariato. Sus antecedentes de servicios a la última dictadura militar son los más claros ejemplos. De esto es muy consciente.Por eso en este artículo buscó lavar su imagen escudándose en ese verso empresarial que esconde la tarea sucia de la manipulación de la opinión pública, operaciones desarrolladas bajo el paragua de la “libertad de prensa”. Sino no se entiende que señale del libro de Cristina: “ El Grupo Clarín es el que se lleva más páginas y alusiones (Magnetto le da un espacio en TN); lo sigue LA NACION (pasquín donde editorializa), pero tampoco se olvida de la Editorial Perfil. Nunca entiende al periodismo como una institución de la democracia ni como un recurso indispensable de la sociedad para saber lo que hace -o no hace- el poder.”

”Joaquín, Joaquín.” Te pregunto en primera persona ¿Qué le contaste a la sociedad desde tus “instituciones democráticas” (TN y La Nación) sobre todos los corruptos negociados financieros y de obra pública llevados adelante por la gestión PRO-CAMBIEMOS? ¿Qué escribiste sobre el constante avasallamiento de los poderes republicanos que a diario comete este grupo de delincuentes ignorantes PRO que desde el 10 de diciembre del 2015 tomó por asalto el Estado? ¿Cómo te animas a calificar de “instituciones democráticas” a cloacas del periodismo como La Nación y Clarín? ¿Tu defensa de la democracia pasa por criticar un libro escrito por una peronista ignorando el escandaloso caso de corrupción que saltó con la investigación que lleva adelante el Juez Ramos Padilla y que sin querer queriendo te involucras al intentar una defensa corporativa de los medios que te contratan? Tus colegas Daniel Santoro (Clarín, TN, Canal 13) y Luis Majul (La Nación, América 24) enlodados hasta la cabeza en dicha causa y con pruebas reales -no fraguadas- ¿Son paladines de tus “instituciones democráticas mediáticas”? La causa que se tramita en el Juzgado de Dolores y que te desvela desnuda este pedorro texto en contra del libro de la ex presidenta como otra manipulación distractiva y encubridora del desastre macrista.

Captura de pantalla 2019-05-05 a la(s) 17.04.57

Vuelvo a la tercera persona. Un ejemplo de esa perseverante obsesión muy presente en Morales Sola por manipular a la opinión pública, aparece nuevamente de manifiesto al sostener: “En los tres años y medio sin poder debió, en cambio, hacerse cargo de las numerosas investigaciones por hechos de corrupción de su gobierno. El periodismo independiente y la Justicia siguieron esos casos y expusieron, con testigos de su propio entorno y de empresarios que aceptaron el sistema de sobornos, un método para robar que se extendió durante los doce años de kirchnerismo.”

A confesión de parte relevo de pruebas. ¿Como podría Morales Sola liberarse de la responsabilidad que le cabe en la instalación dentro del colectivo social la idea del “se robaron todo” si cada vez que puede lo sigue repitiendo como mantra? Otra vez más relata una historia fraguada -endilgando cargos de corrupción- sin contar con pruebas o evidencia alguna más allá de los espurios servicios prestados por un juez impresentable por servil como Bonadio. ¿Ese es el rol del “periodismo independiente”? ¿No correspondería llamarlo vil bastardeo de nuestra profesión? Otra posibilidad podría ser que Morales Sola esté tratando, como tantas otras veces, lavar conductas delictivas de ese periodismo que jamás fue independiente y sí operador de grandes intereses económicos. Porque ahora está saliendo a la luz que todo lo difundido por los medios periodísticos hegemónicos relacionado con la “corrupción k” (que seguramente existió como bien lo reconoció la ex presidenta en cuanto a los que estaban debajo de ella, pero nada nuevo para algo que viene ocurriendo desde que el propio fundador del diario donde  escribe Sola comenzó a “ordenar” el país allá por 1862) fue un circo-show mediático montado por esa mafia que incluye a medios de comunicación corruptos, periodistas corruptos, jueces corruptos, funcionarios PRO corruptos y legisladores CAMBIEMOS CORRUPTOS.

Porque fue esa mafia la que en los últimos 3 años y medio se encargó de enjuiciar y sentenciar públicamente a empresarios y funcionarios del anterior gobierno a quienes hasta escracharon cuando eran sacados de sus casas esposados con las cámaras de TN y canal 13 tomándolos en primer plano. Los mismos escraches -ahora tan temidos por Sola- son los que en el susto le endilga ahora a la que quiere ensuciar usando la crítica a su libro: “El escrache, ese método propio del fascismo de señalar e insultar a una persona en la vía pública por lo que es o por lo que piensa, fue entonces (¿lo sigue siendo?) un recurso habitual del cristinismo.” Sola teme que la humillación y la ignominia a la que sometieron a tanta gente inocente sean las monedas con las que él podría pagar por sus perversos pecados. En realidad debería pero por suerte para él en los corazones peronistas nunca anido el ODIO que sí generó una y otra vez ese sanguinario revanchismo en las clase social que él defiende, con sobrados ejemplos en la historia de los últimos 60 años. Sola sabe que él fue parte de todos esos enjuiciamiento -con sentencia mediática posterior incluida- que terminaron en bochornosas imputaciones y detenciones judiciales concretadas gracias a la fabricación de pruebas con   testificaciones falsas conseguidas de manera mafiosa y extorsiva concretadas por el trabajo sucio que llevaron adelante el fiscal rebelde y extorsionador Stornelli (con asistencia técnica del DEA-abogado trucho, D’alessio hoy preso) y el juez más corrupto que recuerde la justicia argentina llamado Claudio Bonadio; todo llevado adelante desde esa cloaca de la justicia federal instalada en Comodoro Py y digitada desde Presidencia de la Nación. Estas cuestiones saltaron en la investigación que lleva adelante en el Partido de Dolores el Juez Federal Alejo Ramos Padilla a quien ahora el nefasto gobierno macrista que mintió que con su llegada al poder “llegaría” (potencial que nunca llegó) la transparencia, quiere sacar de escena con ayuda de la mafia mediática;  porque de la seria investigación con pruebas fehacientes y contundentes que se tramita en Dolores surge que están involucrados desde periodistas hasta el ignorante y mitómano Presidente, como también diputadas oficialista, integrantes de la AFI y lo más corrupto del poder judicial. ¿Estas cuestiones son intrascendentes para Morales Sola y para ese periodismo comprendido en esas espantosas “instituciones de la democracia” llamadas La Nación y Clarín que “rescata” Morales Sola?

CRISTINA-SOLA 2

Es claro que donde Morales Sola ve un error a criticar “El periodismo y los medios periodísticos son siempre para ella (Cristina) simples empleados”, lamentablemente para él es un acierto para el lector objetivo. A Morales Sola le duele mucho lo de “empleado” porque le gustaría ser patrón pero lamentablemente es un simple sirviente del poder, un pobre escriba sicario. A pesar de que con su afirmación, M.S. pretende señalar de manera  explícita el carácter autoritario de la ex presidenta, el acierto radica en que en nuestra profesión ser empleados de la sociedad y por la sociedad (que incluye al gobierno que sea por ser decisión del voto popular) no es algo malo si cumplimos con responsabilidad nuestro deber de informar con la verdad.

Pero la parte más desopilante –por lo chabacana- de su escrito aparece cuando intentando ser un Fernández Moujan (reconocido psiquiatra y psicoanalista argentino) termina copiando a un mediocre médico-periodista como Nelson Castro (otro obsesionado con el síndrome de Ubris de Cristina) en materia de diagnósticos presidenciales: ¿Qué daño moral o psicológico había sufrido y de parte de quién para que primara más el resentimiento que el agradecimiento a la vida? No lo sabemos, pero fue como fue. ¡La mierda!!! ¡Si Morales Sola lo dice!!!

La cuestión no termina allí. Sola, a pesar de usar doble apellido, no deja de ser un ramplón y rústico periodista perteneciente al vulgo del cual él intenta despegar para ser asociado al patriciado oligárquico, ese lugar al que aspira acceder; clase social a la que sirve como un simple empleado; pero nada más que eso; y por eso reacciona contra Cristina. Como diría Jauretche “un pobre tilingo” (1). Esto queda en evidencia cuando manifiesta: “Hay (en Cristina) contra Macri un odio de clase evidente, un rencor infinito porque tiene el apellido que tiene.” Como si lo planteado por Cristina tuviera que ver con una cuestión de pertenencia de clase y no con la brutalidad y la perversión muy presente en ciertos sectores sociales. Por otro lado el señalamiento de tan estúpido detalle lo desnuda también en su nivel de ignorancia. El pseudo patriciado argentino no tiene estampado en sus escudos heráldicos el sello que “realmente” le da identidad: “Contrabandista mercachifles” que es la génesis de la conformación de sus fortunas y bienes mal habidos (con fecha de inicio en 1806/07; en aquellas invasiones inglesas). Que una Blanco Villegas se haya casado con un “tanito” como Macri no lo hace a Mauricio un hombre de la Nobleza y menos aun siendo el bruto y el torpe que es y que lógicamente y por más esfuerzos que haga Joaquín Morales Sola, avergüenza (de manera prejuiciosa) a pobres y a ricos, a nobles y plebeyos. Seguramente para la pretendida oligarquía vernácula y sus tremendos prejuicios debe ser doloroso que haya tomado estado público y puesto en evidencia la figura  del hijo bobo y perverso de la familia: Mauricio Macri. De ahí este último señalamiento: “No se olvida ni del abuelo de Federico Pinedo ni del bisabuelo de Horacio Rodríguez Larreta . Por supuesto, tanto uno como otro actúa hoy según esos mandatos centenarios dictados por una determinada clase social. Resentimiento en estado puro, que ella no esconde ni hace el esfuerzo de ocultarlo.” Es evidente que el resentimiento y la envidia presente en Morales Sola frente a tanta inteligencia y lucidez que acompaña a la figura de la ex presidenta y que el intenta menoscabar en este artículo es parte de un combo de desgracias que lo acompañará hasta el final de sus días.

Nota

(1)El tilingo es una frustración; una decadencia sin haber pasado por la plenitud; un acomplejado. El tilingo es la calidad sin el ser, la pura forma que no pudo ser forma. El tilingo ni siquiera pisa: pasa, se desliza. Por eso el tilingo es un producto típico de lo colonial.” Arturo Juretche. 

Pongo a continuación la nota completa escrita por Morales Sola y publicada por La Nación

El libro de Cristina Kirchner: un repaso de sus odios

Por Joaquín Morales Solá

LA NACION 1 de mayo de 2019

Dejemos a un lado el estilo y la redacción del libro de Cristina KIrchner . Definitivamente, el destino de ella no es el de escritora. Pero tiene un pasado y un presente como figura política, y podría tener también un futuro. Entre la confusión y el silencio que lo precedieron, el libro tiene un mérito destacable: desmiente a todos los voceros oficiales y oficiosos de la expresidenta. Los que hablaron de una Cristina más buena, menos confrontativa, más comprensiva y dispuesta a reflexionar sobre los errores del pasado, estaban describiendo una construcción personal (la de los voceros) que nada tiene que ver con la Cristina actual. Cristina es Cristina, con sus mismas filias y fobias, con sus mismas obsesiones, con el mismo rencor de siempre y los mismos enemigos reales o imaginarios. Leer ” Sinceramente ” es como escuchar a la expresidenta durante diez cadenas nacionales seguidas. Todas pertenecientes a la época en que explayaba sus prejuicios, su visión conspirativa de la vida y la historia y sus descalificaciones personales y políticas contra el periodismo, contra la Justicia y contra los productores rurales, entre otros. No ha cambiado nada.

Otro mérito del libro es el de advertir a los incautos que la segura candidata presidencial será más vengativa que la que conocimos si llegara a acceder al poder. Cultivó el rencor y la venganza cuando tenía pocas cosas para reprocharle a la vida. Como ella bien recuerda, fue diputada provincial, diputada y senadora nacional, primera dama del país y dos veces presidenta. ¿Qué daño moral o psicológico había sufrido y de parte de quién para que primara más el resentimiento que el agradecimiento a la vida? No lo sabemos, pero fue como fue. En los tres años y medio sin poder debió, en cambio, hacerse cargo de las numerosas investigaciones por hechos de corrupción de su gobierno. El periodismo independiente y la Justicia siguieron esos casos y expusieron, con testigos de su propio entorno y de empresarios que aceptaron el sistema de sobornos, un método para robar que se extendió durante los doce años de kirchnerismo. Ahora tiene muchas más razones que antes para sembrar el odio y para imaginar el escarmiento. Es interesante hurgar en el libro para establecer cuándo comenzó el odio entre los argentinos y quiénes lo instruyeron con más eficacia. Sin duda, Cristina fue siempre la candidata ideal en el proyecto de Mauricio Macri para competir este año por la presidencia. Se recuerdan, sin embargo, pocas alusiones públicas del macrismo para descalificar a las personas del cristinismo y a la propia Cristina. Fue durante el período de poder de Cristina cuando el odio se convirtió en una herramienta legítima de la política. Muchas personas públicas, antikirchenristas o críticas del cristinismo, debieron elegir un virtual exilio interno para no verse escrachadas en el espacio público por los seguidores de la expresidenta. El escrache, ese método propio del fascismo de señalar e insultar a una persona en la vía pública por lo que es o por lo que piensa, fue entonces (¿lo sigue siendo?) un recurso habitual del cristinismo. Cristina no hace otra cosa en su libro que agrandar el “ellos” y encoger el “nosotros”. La grieta es una estrategia electoral del macrismo. En el cristinismo, está incrustada en él, forma parte de su mapa genético. Esa es la diferencia, aunque hay también un sector social no menor que practica el odio hacia el cristinismo y que, a veces, se cruza con los seguidores del macrismo.

En una persona política que siempre descubre la perfección cuando se mira en el espejo (y eso es evidente en el libro), no es de extrañar que sus principales enemigos sigan siendo los periodistas y los medios periodísticos. Más de un centenar de veces alude peyorativamente al periodismo independiente (“medios de comunicación hegemónicos”, “sicarios mediáticos”, “la construcción comunicacional”, “una sociedad absolutamente mediatizada”, “un pobre público indefenso ante los medios”, “estupidez inoculada por los medios”, “las páginas descartables de muchos diarios”, entre otros martillazos nada novedosos) en un libro de 600 interminables páginas. El Grupo Clarín es el que se lleva más páginas y alusiones; lo sigue LA NACION, pero tampoco se olvida de la Editorial Perfil. Nunca entiende al periodismo como una institución de la democracia ni como un recurso indispensable de la sociedad para saber lo que hace -o no hace- el poder. El periodismo y los medios periodísticos son siempre para ella simples empleados. O de ella o de corporaciones empresarias maléficas. Su combate, como bien se vio con la ley de medios, es por quién controla a ese institución fundamental de la libertad. Llama la atención, con todo, que lo culpe a Macri de poner presos a los dueños de medios opositores a él. Sin nombrarlos, alude a Cristóbal López y a Fabián de Sousa, que efectivamente son dueños de canales de televisión por cable y de radios. Y es cierto que están presos, pero no por ser dueños de esos medios, sino porque se quedaron con 15.000 millones de pesos del Estado. Como agentes de retención del Estado, habían cobrado impuestos a las naftas, por ejemplo, y no le entregaron el dinero a la Afip. No hace ninguna referencia a ese multimillonario juicio por evasión impositiva. El libro de Cristina está lleno de tales manipulaciones.

Otra de sus obsesiones es la Justicia o, para decirlo en palabras de Cristina, el “partido judicial”. En el podio, el más execrado entre todos es sin duda el juez Claudio Bonadio , a quien directamente califica de “sicario judicial”. Protesta porque no le aceptaron su recusación de Bonadio por “enemistad manifiesta de él hacia mi y de yo hacia él”. No se conoce ninguna expresión del juez, más allá de sus sentencias, que respalden esa “enemistad manifiesta” del magistrado contra Cristina. Resulta improcedente desde todo punto de vista que se acepte una recusación porque la persona imputada siente una “enemistad manifiesta” contra el juez que le tocó. Si se aceptara ese criterio, no habría juez en condiciones de juzgar a Cristina, salvo los que militan en su cofradía de Justicia Legítima. Es inadmisible que una “abogada exitosa” (como ella misma vuelve a calificarse en el libro) ignore esa regla básica del derecho. La Justicia debe reformarse y democratizarse, insiste. La democratización está, según ella, en la ley de reforma de la Justicia que la Corte Suprema declaró inconstitucional. Era una maniobra para llenar de cristinistas al Consejo de la Magistratura y, por lo tanto, a la Justicia. De aquella resolución de la Corte Suprema, dice que el “Poder Judicial rechazó su propia democratización”. Tampoco se olvida de la Corte.

Víctima de “la elite más rica de la Argentina”, como se define, Cristina garabateó un libro que es también un panfleto contra los empresarios en general y contra los productores agropecuarios en particular. No perdonó nada ni a nadie. Las “patronales rurales” son las culpables de la guerra con el campo en 2008 y la derrota de ella fue la “restauración conservadora”. Aunque lo señala a Martín Lousteau como el autor exclusivo y excluyente de la resolución 125 , concluye que la lucha del campo contra sus arbitrariedades fue “absolutamente destituyente”. Pero hace otro aporte a la sinceridad cuando señala que esa guerra fue también “absolutamente fundante para definir el perfil del gobierno”. Es decir, hubo un antes y un después de la guerra con el campo, y el después fue mucho más radicalizado. Lo sabíamos todos, pero ella lo confirma ahora. Si bien la comparación con Macri aparece constante en el libro, es en el capitulo dedicado al conflicto con los productores rurales donde subraya más el contraste. Ella, la abanderada de la lucha contra el poder económico concentrado. Él, un simple muñeco de esos vastos e indefinidos poderes. Hay contra Macri un odio de clase evidente, un rencor infinito porque tiene el apellido que tiene. Lo dice sin disimulo. Por lo demás, no hay empresarios argentinos que puedan compararse con José Ber Gelbard y, por lo tanto, ninguno sirve. Su reloj atrasa medio siglo.

No se olvida ni del abuelo de Federico Pinedo ni del bisabuelo de Horacio Rodríguez Larreta . Por supuesto, tanto uno como otro actúa hoy según esos mandatos centenarios dictados por una determinada clase social. Resentimiento en estado puro, que ella no esconde ni hace el esfuerzo de ocultarlo. Uno de sus héroes es Putin (“tiene mirada histórica y estratégica”), aunque el líder ruso es uno de los déspotas más importantes del mundo. Putin está acusado de haber instigado la persecución, la cárcel o la muerte de opositores y periodistas. Cristina no se detiene en eso. O se detuvo y no le pareció mal. Desde ya, sus otros líderes paradigmáticos son Hugo Chávez y Rafael Correa . Los dos han sido denunciados dentro de sus propios países por haber creado un sistema político autoritario y asfixiante para la prensa libre, para los empresarios independientes y hasta para los sindicatos que no se disciplinaron. Programa y modelos coinciden. Es un último acto de sinceridad: el autoritarismo kirchnerista regresará con ella, si es que regresa.


LOS MEJORES CORRUPTOS DE LOS ÚLTIMOS 100 AÑOS

21 abril 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, Mensaje de Pascuero 2019

*“Si hubiera sabido” ¿o “si hubiera escuchado”?*

Eduardo de la Serna

Por Eduardo de la Serna (Cura Opción por los pobres)
Una de las cosas que se ven, escuchan o leen cada vez con más frecuencia en estos días es “yo no sabía”, o “no me imaginé”, o “me desilusionó”, o “no creí qué”… Todas referidas a la debacle nacional a la que nos sigue llevando inexorablemente el gobierno (o des—) de Cambiemos. Y se me ocurre pensar.
Una de las características que los estudios bíblicos reconocen de los profetas es que “saben leer la realidad”. Los profetas no son sujetos o sujetas que adivinan o intuyen el futuro, sino quienes leen desde Dios el presente. Veamos: la historia de Israel (tal como se leía entonces, por cierto) reconocía que a medida que el pueblo olvidaba a Dios, Dios lo olvidaba a él; y entonces, los pueblos vecinos los despojaban, oprimían o incluso, esclavizaban.
 
• Por eso la idea de “este sí es un buen camino” o, por el contrario, “por este camino nos estrellamos” es característico de los profetas. 
• La idea de mirar la realidad: “si oprimimos a los pobres, si nos desentendemos del huérfano o la viuda” nos disolvemos como pueblo de hermanos, que es lo que debiéramos ser. 
Esa es la mirada de los profetas. El gran estudioso judío Abraham Herschel afirma que la característica de los profetas es su “simpatía” con Dios (del griego _syn_ = con; _pathos_ = sentir). Los profetas sienten lo que y como siente Dios ante la realidad, positiva o negativa. Entonces, decir, “si seguimos por este camino nos vamos a estrellar” no es hablar del futuro, sino del pasado. Es haber mirado la historia del pueblo con la mirada puesta en Dios y puesta en el pueblo. Y saber las consecuencias obvias del obrar de tal o cual manera.
Decir que alguien se sorprendió, o se decepcionó con lo que está haciendo el gobierno argentino (y tantos otros neoliberales de América Latina) es haber sido (¿y seguir siéndolo?) un ciego que no quiere ver, o un sordo que no quiere oír. Simplemente.
Desde que asumió el gobierno de Cambiemos el grupo de Curas en Opción por los Pobres lo dijimos a quien quisiera oír. Durante todo el año 2016 escribimos cartas quincenales “al pueblo de Dios” señalando y alertando lo que estaba ocurriendo y lo que iba a ocurrir: ¡esto mismo que hoy está ocurriendo! ¿Fuimos adivinos? ¡De ninguna manera! ¿Sabios y expertos politólogos? ¡Tampoco! ¿Profetas (en el sentido bíblico, no en el sentido habitual)? ¡Sin duda! Bastaba con mirar la historia, bastaba con tener un oído en el Evangelio y un oído en el pueblo. Con escuchar los dolores que ayer le provocaron los capataces de Egipto. 
Es cierto que uno escucha hoy a periodistas (o los que fungen de tales; más de uno, en realidad, operadores del modelo), o a curas que hasta “ayer” hablaban de “la realidad” que hoy se manifiestan sorprendidos, decepcionados, “no me imaginé” … Y “dan ganas” de responderles varias cosas. A algunos periodistas se les puede recomendar que pasen al así llamado periodismo deportivo (que vende bastantes globos, así que una mancha más no le hace nada al tigre). A algunos curas se les puede recomendar que renuncien a los cargos o suplementos y se dediquen a escuchar los clamores de su pueblo, o – para decirlo con metáforas francisquistas – que tengan “olor a oveja”. Insisto, los curas opp desde que empezó el neoliberalismo remozado de Macri y sus huestes, los mejores corruptos de los últimos 100 años (ya no son 50… por la inflación, quizás) señalábamos que rumbo a esto íbamos. Es cierto que no faltaron las voces (muchas que ahora dicen “si hubiera sabido”) nos cuestionaron, nos criticaron y dijeron que hacíamos política, etc… “Un oído en el Evangelio y un oído en el pueblo” repetía el Pelado Angelelli, ese que no murió en un accidente (como decían los eclesiásticos amigos del poder… es decir, que se metían en política, pero en “otra política”). Ese oído en el pueblo le da raíces al Evangelio; ese oído en el Evangelio propone la utopía del Reino de Dios al pueblo. El gran teólogo luterano Karl Barth afirmaba que hay dos lecturas que un cristiano no debe dejar de tener cada día: el evangelio y el periódico (claro que Barth no se refería a Clarín, o La Nación, por cierto… era inteligente). Es que, sin escuchar el sufrimiento de las víctimas, y escucharlo con los oídos de Dios, lo que digamos no será de parte de Dios, sino de parte del “poderoso caballero”, ese Don Dinero que ya Jesús nos avisaba que el que sirve al Dinero, odiará a Dios (o viceversa). Desde ese “lugar” es lógico “estar sorprendido”, o “decepcionado”.
Dan ganas, como decía, de repetirles: “nosotros te avisamos”. Pero ahora no es cosa de pedir esa autocrítica a los ciegos y sordos voluntarios. Ahora es cosa de decirles que escuchen al pueblo… a ese que ayer podía encender un ventilador en verano, o comer un asado cada tanto, o dar leche (leche de verdad) a sus hijos en su propia mesa… Aunque fuera fruto de un “plan” sus hijos comían (y sus padres compraban). Quizás escuchando al pueblo (sintiendo, pathos) entiendan de otro modo el Evangelio. No está mal, al menos, para esta Pascua.

EL OXÍMORON MACRI

11 abril 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción.

FOTO MIA

Por Victor Leopoldo Martinez

Cuando digo que Macri es la encarnación de un oxímoron, quiero señalar puntualmente una figura cuasi humana que a simple vista se la puede calificar como una contradicción andante. Me refiero al bruto que pretende venderse como inteligente, al ignorante que cree manifestarse con sabiduría, al badulaque que se presenta como un ser espiritual, al odiador que dice amar, al monologador que constantemente habla de diálogo, al perverso que pretende vender sus deshonestas acciones como bondadosos favores, al politiquero de cuarta que se postula como gran estadista, al protervo del presente que solicita no volver a supuestos pasados malignos siendo él mismo la reedición de un corrupto pasado harto conocido para los mínimamente formados aunque desconocido para los educados mediáticamente; todo eso es Macri. Y más; Macri es el porteño que ama a Macri porque ama los oxímoron (una ciudad con ciertos habitantes que pretenden ser europeos dentro de un país sudaca). Son esos porteños los que lo bancaron 8 años como su gobernador; y lo seguirán bancando como presidente. Desde hace 3 años y medio el pueblo argentino padece la espantosa gestión del oxímoron Macri.

La retórica de Macri es una suma de oxímoron. Por ejemplo, cuando Macri habla en contra del pasado al que supuestamente “la gente” no quiere volver no lo hace genéricamente. Siente, sabe que él es la burda reencarnación de una parte de ese pasado que no nombra; focaliza su reacción en “otro pasado” que él sataniza: “No volver a las recetas populistas”. Las cifras que recita del guion armado que siempre le acercan -70, 80 años- son coincidentes con su postura de inquisidor. Es la retórica incoherente de un mitómano perverso parado en el lado de la grieta donde se vive en eterno bienestar diciéndoles a los infelices del otro lado de esa grieta: “Crucen, salten para nuestro lado” sabiendo que les es imposible porque a esa grieta, él se encargó de agrandarla. Hoy,  para el común de los mortales argentinos, intentar hacerlo, significaría saltar al vacío. Macri cava con su pala hecha “decisiones de gobierno” justo del lado de la grieta donde están los trabajadores, los pobres, atormentándolos con esa letanía generadora de culpa, esperando que así salten al vacío.

Macri es un oxímoron porque habla de construir futuro con lo peor del pasado que él representa. Macri no inventó nada nuevo. Su CAMBIO consistió en revertir una realidad de país no tan lejana. No hace mucho tiempo, hubo un pueblo que conoció lo que es dignidad, que consiguió con lucha y esfuerzo cierto bienestar para su vida en poco más de una década (2003/15).

OXÍMORON MACRI (2)

Macri retrotrajo aquel país a situaciones peores a las vividas con posterioridad al derrocamiento de Irigoyen en el 30 del siglo pasado conocido “la Primera década infame”; de Perón después del 55 del mismo siglo de la mano de los “libertadores”, del derrocamiento del último gobierno peronista en el 76 de la mano de la más sangrienta dictadura que recuerde la historia nacional. Macri es la nefasta sumatoria de Justo-Roca + Aramburu-Rojas- Prebisch + Martinez de Hoz-Videla-Massera-Cavallo + Menem-Cavallo-Triaca-M. J. Alsogaray + De la Rúa-Cavallo-Bullrich-Mathov. De ese pasado, Macri no habla.

Macri es la versión más perversa del liberalismo vernáculo en el nuevo formato neoliberal. Macri odia el populismo del pasado porque ama el liberalismo de ese pasado que le dio a su familia y a él ese largo y venturoso bienestar conseguido no casualmente a fuerza de “pico y pala” sino de corromper gobiernos legítimos hasta hacerlos ilegítimos (con ayuda mediática desde ya).

Macri es un oxímoron porque desde una gestión de gobierno plagada de corrupción se anima hablar descaradamente de transparencia y corrupciones ajenas.

Macri es un oxímoron gracias también a los nefastos aportes de La Nación y Clarín; ellos son los principales responsables de la satanización de gobiernos populistas y el ensalzamiento de siniestras gestiones liberales y neoliberales pasadas que tanto daño hicieron al país, a su pueblo permitiendo el saqueo de sus riquezas. Macri es el mismo –pero en versión más nefasta- de lo peor de nuestro pasado. Macri es un oxímoron en sus dos espantosas versiones: discursiva y danzarín; en todo atenta contra el mínimo decoro y el más minúsculo sentido del buen gusto. Nuestro pueblo es bueno y confiado, pero no estúpido; de eso se da cuenta cuando es engañado.


Cuando la vergüenza mata.

29 marzo 2019

C.A.B.A., Argentina, UNASUR-CELAC, EL EMILIO, de nuestra redacción

“Cría cuervos y te comerán los ojos.”

PEDRO DEL ARRABAL

Por Pedro del Arrabal

Murió Franco Macri, padre de nuestro actual presidente. El presidente, dos semanas después del fallecimiento, y sin que se le caiga la cara de vergüenza, reconoció públicamente que su padre era un delincuente, y ya muerto lo mando en “cana”.

F.M. 1

Cualquier miseria humana  que se la intente vender “Duranbarbística-mente” dentro de un envase de honestidad  como un producto con “imagen virtuosa”, nunca  perderá aun así su sustancia miserable. Lo que Mauricio familiarmente y por temor a ser desheredado no hizo por el  bien de su “recitado republicanismo”, de su supuesto amor por  la “transparencia” y la “honestidad” estando el padre vivo, lo hizo descaradamente con el padre “finado”. Tardo un poquito pero apareció. La peor de las miserias que un humano con un mínimo de pudor trataría de esconder, Mauricio la sacó a relucir poniéndola en evidencia.  Este es el personaje que hoy gobierna nuestro país. Si se animó a hacer algo así con su padre muerto ya nadie puede dudar que el personaje de marras  se siente habilitado para llevar adelante cualquier otro gesto o actitud miserable  contra el que se le oponga.

Cría cuervo y te comerán los ojos.

No podía ser de otra manera tratándose de una familia italiana  de pied de grue poco emparentado con el trabajo y más afecto a operar de manera mafiosa (sin dejar de lado las prácticas pedófilas del Tío Antonio Macri).

La Mama de Macri

Tanto al finado Franco como a su hijito Mauricio les gustaba codearse e incursionar en el mundo de la “farándula”. Entonces y farandulezcamente uno podría preguntarse ¿Fue amor,  información equivocada, la sola condición   “europea”  del posible consorte, un embarazo prematuro (14 años) quizá, lo que la llevó a la burguesita Blanco Villegas –mamá de Mauricito- “casarse” con Franco? Solo Jorge Rial lo podrá descular  algún día.

Murió Franco Macri. Ni prócer para el empresariado amante de la “patria contratista”,  ni el  “limpio” empresario que siempre operó políticamente; simplemente un hábil y astuto negociante que supo amasar fortunas creando empresas (algunas “fantasmas” para el “Lavado de dinero)   y realizando negocios con el Estado como tanto otros de sus pares,  llámense estos “Nico” Caputo, Paolo Rocca, Perez Companc, etc, etc,.

F.M. 2

Un personaje  a quien nunca le importó quién estaba al frente del poder institucional; menos su color político o condición de facto. Solo le bastaba tener una buena llegada a ese poder político de turno, algo que conseguía  haciendo gala de su poder económico en cada momento de la historia reciente. Poco  le importaba si los contratos para  “obras públicas” los conseguía a fuerza de corromper funcionarios. Con el padre muerto y en plena campaña electoral el hijo presidente no dudó en reconocer tener en ese padre un empresario “sucio” en materia de obtención de negocios a fuerza de corrupción. Intentó  ponerle al finado un traje recién sacado de tintorería “trucha” aduciendo que la culpa de la roña paterna  era de la corrupción “kirchnerista”. Miserable hasta el punto de llegar a enlodar al padre y a los adversarios políticos como algo útil para su campaña electoral, pensando que ese lodo  que embarra a todo el núcleo familiar, a él no lo salpicará.

Lamentablemente el “D’alessiogate” inesperadamente lo está haciendo.

Hasta el más ignorante de nuestros ciudadanos sabe que la corrupción tiene dos patas: el corruptor y el corrupto. La corrupción nunca podría “caminar” si una de las “patas” no lo quiere hacer por ser delictivo. Mauricio Macri nunca dudó ni duda en corromper a quien sea si con eso él puede seguir con la vida que lleva; jodiendo a otros y  sin hacer nada. A  esta altura y con todas las muestras que a modo de pruebas  va dejando en su ineficaz manera de “gestionar”, a nadie puede ni debe sorprender.  

Mauricio Macri ya estrenó su veta  miserable para acceder al gobierno de la C.A.B.A. practicando (¡O casualidad!) delitos de espionaje telefónicos de rivales políticos y familiares. Hoy, y luego de tres años de gestión presidencial quedó al descubierto (¡O casualidad!) otra red mafiosa y extorsiva del tipo político-mediático-judicial (PRO-Clarín-Comodoro Py) que indirectamente lo vinieron beneficiando ya como presidente.  Una investigación llevada adelante por el juez federal de Dolores Ramos Padilla está poniendo al descubierto ramificaciones de esa red mafiosa que lo están “tocando” y señalando como posible jefe (en las sombras) de una “asociación ilícita”. Mauricio Macri, otra vez más,  no duda en ensuciar al Juez; si lo hizo con su padre, qué o quién le podría impedir hacerlo con un Juez. Ya lo había hecho con otros jueces anteriormente.

La Mama de Macri y Noticias

Pero volvamos al camino transitado por Mauricio.   Miserablemente le mintió a toda la sociedad para llegar a la presidencia. Logrado el objetivo comenzó a vender las riquezas del país, a transferir recursos de los pobres a los ricos y a facilitar la explotación de los trabajadores a manos de sus amigos CEOS. Esto viene poniendo en evidencia la falta de escrúpulos y la caradures  que por lo visto parecen no abandonarlo ni bajo el sol, menos aún en las “sombras”. Según su propia madre, “Siempre fue mentiroso; desde chiquito le gustaba mentir; ni pegándole le pude sacar esa costumbre”.

Ahora bien, el ser torpe e  ignorante no implica necesariamente carecer de  “viveza”  a la hora de hacer negocio y vivir bien. ¡A no pocos  “buscavidas”,  la “viveza criolla” los hizo rico y famosos en estas tierras! ¡Miren sino a la “Su” Gimenez! Otros hoy, hasta son empresarios. Tinelli lo sintetizaba con una frase que seguramente él la conoce como nadie: ¡Qué país generoso! Pero es claro también que toda “viveza criolla” no transita casualmente por la senda de la decencia; hasta me animaría a asegurar que son sendas antagónicas y por ende incompatibles.   

No son pocos los problemas legales y judiciales que a la familia Macri  vienen acompañando desde hace varias décadas.

F.M. 3

Empresario astuto si los hubo en este país, ese fue Franco Macri. Basta recordar el incremento del número de empresas de su propiedad durante la última dictadura pasando de 7 originales en marzo de 1976 a 47 en diciembre de 1983 (casi un 600 % en cantidad). Nadie sabe cómo ni de qué modo aumentó su patrimonio empresarial pero lo cierto es que fue real, tan real como su astucia para vincularse políticamente y así conseguir canonjías estatales desde el regreso de la democracia en nuestro país.

Los negociados más recordados  que por “torpezas” cometidas vaya uno a saber por quién  de su entorno, o por cuál de sus asesores y/o hijos, terminaron en la justicia, se encuentran: Manliba(Recolección de residuos de la C.A.B.A.), “Autopistas del Sol”, contrabando vehicular de su empresa SEVEL a Uruguay, contrato por cloacas nunca hechas en el Municipio de Morón, Correo Argentino, Panamá Papers, Parques eólicos, entre otros tantos; todas estafas contra el  fisco.

La compulsión familiar por la evasión fiscal, el amor por los paraísos fiscales y la fuerte tendencia a corromper a quien sea con tal de salir “limpios” de las causas judiciales, bien podría ser calificada como esa cuota de “suerte” que los acompañó hasta hoy. Pero el pez, una vez muerto comienza a pudrirse por la cabeza, luego se descompone el resto del cuerpo. La herencia  que dejó el viejo Franco y la calaña de sus crías comenzaron a operar en la descomposición.

Así volvemos al deceso de don Franco. El desgraciado acontecimiento familiar destapó otras ollas que ya venían oliendo mal desde hacía largo tiempo.

F.M. 4

La  “cosa”,  (término muy utilizado por Mauricio para referirse como Presidente a todo lo que desconoce; que como “cosas”  no son pocas) para papá Franco en vida, cambió cuando su hijito Mauricio comenzó a meterse en política. Primero fue la experiencia boquense.  La  pasión futbolera que el vástago, tenía, pero fundamentalmente la intervención de  otros “vivos” (Fernando Niembro por dar un ejemplo)  quienes  se habían dado cuenta que sabiendo manejar bien  estupideces ajenas se pueden hacer grandes negocios, impulsaron al muchachito a meterse en política; primero en el club de sus amores –B.J.-; luego y azuzado por  “esos amigos” y la manija mediática dada  por Clarín  junto a la “manito  del “operador deportivo Niembro” – denunciado en el 2015 por negocios “turbios”-, llegó a ser gobernador de la C.A.B.A.

Aun así y mientras las “cosas” se acotaban a la C.A.B.A.  a don Franco mucho mucho no le preocupaba porque los negocios de sus empresas con el gobierno porteño seguían vigentes y reasegurados con el hijo gobernador.  Pero la “cosa” cambio cuando ese “hijito” llegó a la presidencia. Basta recordar las descalificaciones que a modo de quita de responsabilidad paterna hizo antes de que el “nene mal criado” fuera presidente. Por “las dudas”, Franco le  transfirió a la sociedad y a los votantes toda responsabilidad  para el caso que lo eligieran. Palabras más, palabras menos, Franco prevenía a la sociedad: “miren que es medio estúpido” (hasta la propia Carrio lo calificaba de la misma manera y su actual ministra de seguridad –Bullrich- de corrupto).  Una vez elegido su hijo presidente, Franco comenzó a temblar y a sentir que su “bobo” le podía fallar en cualquier momento. La sucesión de macanazos que comenzó a cometer como Presidente del país (no sin una alta cuota de perversión claro está) producto de la marcada ignorancia que traía  por la “educación privada no recibida” donde había comprado los certificados habilitantes, el brutal desconocimiento de lo que es manejar un Estado Nacional políticamente, junto al perverso asesoramiento que recibía de un tilingo ecuatoriano como Duran Barba, y  viéndolo como un torpe y guarango empresario que a modo de un elefante comenzaba a caminar dentro de una cristalería destrozando todo a su paso, a papá Franco lo comenzaron a preocupar ya que le estaban dando muy malas señales. ¿Las razones?  A cualquier padre seguramente lo angustia que se ponga en evidencia la ignorancia y la torpeza de un hijo (por lo menos en esta sociedad que tiene como alimento predilecto el prejuicio). Una realidad de esta naturaleza es motivo más que suficiente para que un padre –también un tanto perverso- prefiera morirse a padecer  tamaña  vergüenza que significa tener un hijo “bobo”.  Y  Franco Macri se murió nomas. Lamentablemente, y vaya uno a saber sino lo hizo a modo de venganza por no tener cuenta su advertencia, le dejó a la sociedad la “pesada herencia” de tener que seguir soportando las torpezas y perversiones de su hijito bobo y perverso.